Ha­cia una mis­ma y SIN CUL­PA

La mu­jer del ma­ña­na lle­va fra­guán­do­se dé­ca­das. Las con­quis­tas de hoy se asien­tan en el tra­ba­jo del pa­sa­do. Pe­ro el pre­sen­te nos con­du­ce ha­cia un fu­tu­ro que, sin du­da, se­rá más fe­me­nino y más igua­li­ta­rio.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos - ISA­BEL ME­NÉN­DEZ Psi­coa­na­lis­ta

LLa mu­jer ha de po­ner pa­la­bras a sus de­seos, a su se­xua­li­dad, a sus as­pi­ra­cio­nes de tra­ba­jo y de li­ber­tad. Apar­car sus mie­dos, ana­li­zar sus cul­pas y se­guir crean­do una so­cie­dad y una cul­tu­ra más jus­tas y más igua­li­ta­rias. Pe­ro, ¿có­mo ca­mi­na­mos ha­cia esa me­ta? La psi­coa­na­lis­ta An­nie An­zieu nos di­ce que “es pro­pio de la mu­jer te­ner un in­te­rior in­vi­si­ble y fe­cun­do”. Un in­te­rior que crea vi­da, no so­lo des­de el pun­to de vis­ta bio­ló­gi­co, sino des­de el desa­rro­llo del pensamiento fi­lo­só­fi­co, el ar­te, la li­te­ra­tu­ra, la cien­cia o la po­lí­ti­ca. Es de­cir, tie­ne mu­chos más re­gis­tros que el ma­ter­nal. Ser mu­jer y ser hom­bre son re­pre­sen­ta­cio­nes en mu­ta­ción. No fue lo mis­mo ser mu­jer pa­ra nues­tras abue­las de lo que es pa­ra no­so­tras: aho­ra tra­ba­ja­mos tam­bién fue­ra de ca­sa, re­cla­ma­mos sa­la­rios igua­les a los hom­bres, he­mos li­be­ra­do nues­tra se­xua­li­dad y se­gui­mos avan­zan­do ha­cia ese em­po­de­ra­mien­to que tra­ta de eli­mi­nar la dis­cri­mi­na­ción. La mu­jer se­gui­rá con­quis­tan­do un es­pa­cio don­de se sien­ta más có­mo­da y sa­tis­fe­cha con su vi­da. Pe­ro pa­ra ello ten­drá que po­ner pa­la­bras a sus du­das y a sus con­tra­dic­cio­nes. Por­que to­mar el ca­mino de la li­ber­tad siem­pre ge­ne­ra com­pro­mi­sos con una mis­ma. Las po­si­cio­nes psí­qui­cas que la mu­jer ocu­pa hoy se han trans­for­ma­do. Es im­por­tan­te pro­du­cir una nue­va reali­dad psí- qui­ca don­de no ten­ga que re­du­cir­se a ser “ma­dre de”, “hi­ja de” o “es­po­sa de”, lo que per­mi­ti­rá que ma­ña­na las mu­je­res pue­dan sen­tir­se li­bres pa­ra ser ellas mis­mas, más allá de las re­la­cio­nes afec­ti­vas y amo­ro­sas. La mu­jer ha de de­jar de sen­tir­se cul­pa­ble por no ha­cer lo que su­pues­ta­men­te se es­pe­ra de ella. Pe­ro, pa­ra con­se­guir­lo, hay que te­ner el va­lor de po­ner­se en cues­tión cuan­do una se sien­te atra­pa­da. Al­gu­nas mu­je­res lo ha­cen. Se pre­gun­tan lo que no pue­den ex­pli­car­se. ¿Por qué no pue­den, por ejem­plo, de­jar de re­pe­tir fun­cio­na­mien­tos que les ha­cen su­frir? ¿Por qué mu­chas mu­je­res mal­tra­ta­das, en lu­gar de sen­tir­se víc­ti­mas, se sien­ten cul­pa­bles? ¿Por qué aban­do­nan sus pro­pios de­seos pa­ra sos­te­ner so­la­men­te los de los otros?

Com­pro­mi­so per­so­nal

Eli­sa sen­tía que se ha­bía com­pro­me­ti­do con­si­go mis­ma pa­ra lle­gar a rea­li­zar sus de­seos más im­por­tan­tes: de­fen­der la mú­si­ca que to­ca­ba y ex­pe­ri­men­tar su se­xua­li­dad re­cha­zan­do lo que no le gus­ta­ba. Se ha­bía au­to­ri­za­do a ser una mu­jer va­lio­sa. Du­ran­te años ha­bía su­fri­do una su­til for­ma de mal­tra­to: la mi­nus­va­lo­ra­ción de su pa­re­ja. Lo mis­mo le ocu­rría tam­bién en el tra­ba­jo, don­de tra­ta­ba de com­pla­cer a to­do el mun­do sin pen­sar en sus pro­pias ne­ce­si­da­des. Eli­sa era la ma­yor de cua­tro her­ma­nos. Su ma­dre, ama de ca­sa, se ha­bía de­di­ca­do a cui­dar­los. Su pa­dre era un hom­bre muy tra­ba­ja­dor, pe­ro dé­bil y au­sen­te, al que Eli­sa ha­bía idea­li­za­do. En lo úni­co en que

se ha­bía sen­ti­do apo­ya­da por él fue en su de­ci­sión de apren­der a to­car un ins­tru­men­to, al­go que él no pu­do con­se­guir. Y ese era su ne­xo de unión. En el tra­ta­mien­to pu­do dar­se cuen­ta que ella vi­vía in­cons­cien­te­men­te su de­di­ca­ción a la mú­si­ca co­mo al­go que le es­sino ta­ba arre­ba­tan­do a su pa­dre, y vio que te­nía al­gu­nos de­seos de los que na­da sa­bía y que la ha­cían sen­tir­se cul­pa­ble. Se­gún la psi­coa­na­lis­ta Ja­ni­ne Chas­se­guet-smir­gel, la cul­pa de la ni­ña en re­la­ción al pa­dre no di­fi­cul­ta so­lo sus re­la­cio­nes con otros hom­bres, su de­sen­vol­vi­mien­to en ta­reas con­no­ta­das con pres­ti­gio o po­der, ya sea so­cial, ar­tís­ti­co o po­lí­ti­co. En ta­les ca­sos, la mu­jer sue­le aso­ciar in­cons­cien­te­men­te que qui­ta ese po­der al pa­dre, por lo que pre­fie­re re­nun­ciar a él an­tes que da­ñar la ima­gen idea­li­za­da que tie­ne de su pro­ge­ni­tor. En el tra­ta­mien­to Eli­sa pu­do acep­tar las fra­gi­li­da­des pa­ter­nas, y des­cu­brió que no so­lo le que­da­ba la mú­si­ca, tam­bién otra for­ma de cui­dar­se y va­lo­rar­se, de sen­tir­se bien en la vi­da. Se com­pro­me­tió con ella mis­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.