CREA­CIÓN EN FE­ME­NINO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por VIR­GI­NIA DRAKE

Que­re­mos ce­le­brar nues­tro nú­me­ro 1.000 dan­do voz a las mu­je­res. Por eso, he­mos reuni­do a 10 des­ta­ca­das crea­do­ras de dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes y sen­si­bi­li­da­des. Es­cri­to­ras, ci­neas­tas, di­se­ña­do­ras, mú­si­cas y ges­to­ras cul­tu­ra­les han de­ba­ti­do so­bre el lu­gar que ocu­pa la mu­jer en la cul­tu­ra y el lar­go ca­mino que le que­da pa­ra al­can­zar la igual­dad.

La ci­ta, en ca­sa de la di­se­ña­do­ra Ágat­ha Ruiz de la Prada. Cha­ro Ca­rre­ra, di­rec­to­ra de Mujerhoy, abrió el de­ba­te con una ra­dio­gra­fía de la es­ca­sa re­pre­sen­ta­ción fe­me­ni­na en el mun­do crea­ti­vo de nues­tro país: “En los úl­ti­mos 10 años, so­lo el 9,4% de las exposiciones in­di­vi­dua­les en los prin­ci­pa­les mu­seos y cen­tros de ar­te con­tem­po­rá­neo fue­ron rea­li­za­das por mu­je­res, pe­se a que el 70% de los es­tu­dian­tes de Be­llas Ar­tes son mu­je­res. De las 167 exposiciones del Cen­tro Rei­na So­fía, so­lo el 6% co­rres­pon­de a ar­tis­tas fe­me­ni­nas: 11 es­pa­ño­las en 10 años. Y un úl­ti­mo dato: ape­nas el 25% de las obras ex­pues­tas es­te año en AR­CO eran de mu­je­res”. Res­pec­to a otras áreas, Ca­rre­ra ad­vir­tió que “so­lo el 8% de los di­rec­to­res de ci­ne es­pa­ñol son mu­je­res”. Y en la poe­sía, “que el 82% de los pre­mios han re­caí­do en hom­bres; que so­lo en el 13% de los ju­ra­dos hay al­gu­na mu­jer y que, en los úl­ti­mos 41 años, so­lo cin­co mu­je­res han lo­gra­do el Pre­mio Na­cio­nal de Poe­sía”.

SE­CUN­DA­RIAS EN EL CI­NE

Pa­ra la ac­triz, di­rec­to­ra y es­cri­to­ra Le­ti­cia Do­le­ra, el pro­ble­ma no se re­du­ce so­lo al es­ca­so nú­me­ro de mu­je­res que pue­den di­ri­gir pe­lí­cu­las: “Cuan­ta más edad cum­pli­mos me­nos lí­neas de diá­lo­go te­ne­mos –di­jo–. Ade­más, se­gui­mos en­car­nan­do el ob­je­to de de­seo o la víc­ti­ma a res­ca­tar, per­pe­tuan­do mi­tos. Ca­si nun­ca se ha­bla de có­mo el amor ro­mán­ti­co nos vin­cu­la con si­tua­cio­nes de do­mi­na­ción que nos en­ca­jan en el es­te­reo­ti­po de mu­je­res su­mi­sas, bue­nas amas de ca­sa, ma­dres y es­po­sas. Es­te es uno de los lu­ga­res a com­ba­tir des­de el fe­mi­nis­mo”. A su jui­cio, “es im­por­tan­te in­ci­dir en el re­la­to cul­tu­ral, por­que nos afec­ta de una ma­ne­ra sub­je­ti­va muy po­de­ro­sa”. “He­mos avan­za­do, aun­que no tan­to co­mo pa­re­ce –se­ña­ló la di­rec­to­ra tea­tral Car­me Por­ta­ce­li–. Me gus­tó ver a tan­tas jó­ve­nes ma­ni­fes­tán­do­se el 8 de mar­zo, pe­ro ca­si na­die ha­bla del bull­ying en los co­le­gios ni de có­mo ellos quie­ren con­tro­lar­las. ¡Y las chi­cas creen que es amor ro­mán­ti­co! Soy op­ti­mis­ta por­que aho­ra que eso sa­le a la luz po­de­mos de­cir que no fun­cio­na así, que es un pro­ble­ma de edu­ca­ción. Cuan­do veo en el ci­ne a una pa­re­ja ha­cien­do el amor, no re­co­noz­co la si­tua­ción. To­da la vi­da nos han es­ta­do en­ga­ñan­do co­mo si tu­vié­ra­mos que es­tar al ser­vi­cio de unas pa­sio­nes alu­ci­nan­tes. Creo que de­be­mos te­ner­lo en cuen­ta en la crea­ción: la ima­gen que de­be­mos dar es la de aque­llas que de­ci­den, que crean, que es­tán en pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad… no la de mu­je­res arre­ba­ta­das de pa­sión”. “Mi ex­pe­rien­cia –afir­mó Do­le­ra– es que, cuan­do pre­sen­tas pro­yec­tos en los que el pa­pel de las mu­je­res no se co­rres­pon­de con es­tos es­te­reo­ti­pos, te re­le­gan a pe­lí­cu­las mar­gi­na­les, de dis­tri­bu­ción me­nor. Pe­ro hay que in­sis­tir; te­ne­mos que in­ci­dir en el re­la­to he­ge­mó­ni­co, que cons­tru­ye la sub­je­ti­vi­dad de la so­cie­dad”. “El pro­ble­ma es que la mu­jer no ac­ce­de a lu­ga­res en los que pue­de ejer­cer po­der de de­ci­sión –ase­gu­ró la so­prano y com­po­si­to­ra Pi­lar Ju­ra­do–. Tú pue­des te­ner pro­yec­tos es­pec­ta­cu­la­res, pe­ro ellos de­ci­den la ma­yo­ría de las ve­ces. Y en su sen­si­bi­li­dad no es­tán las ne­ce­si­da­des de las mu­je­res. He crea­do el Mad Wo­man Fest por­que creo que el ar­te tie­ne la ca­pa­ci­dad de cam­biar el mun­do y vi­si­bi­li­zar más que cual­quier otra dis­ci­pli­na.

“LA IMA­GEN QUE DE­BE­MOS DAR ES LA DE AQUE­LLAS QUE DE­CI­DEN, QUE CREAN, QUE ES­TÁN EN PUES­TOS DE DE­CI­SIÓN”. Car­me Por­ta­ce­li

Hay mu­chas mu­je­res que tie­nen un dis­cur­so ma­ra­vi­llo­so y que han te­ni­do que crear su pro­pio es­pa­cio pa­ra ex­pre­sar­se, por­que no les ha­bían de­ja­do hue­co. Ellas pue­den abrir la bre­cha pa­ra que ten­ga­mos po­der de de­ci­sión”.

LOS JU­RA­DOS Y LAS CUO­TAS

La pers­pec­ti­va de Án­ge­les Gon­zá­lez-sin­de es la de quien ha es­ta­do en el po­der. La ex­mi­nis­tra de Cul­tu­ra ha­bló de la ne­ce­sa­ria vo­lun­tad po­lí­ti­ca: “Pa­ra cam­biar los re­sul­ta­dos hay que cam­biar los pro­ce­sos. En el ám­bi­to pú­bli­co, se pue­den in­cluir me­di­das que obli­guen a que ha­ya más mu­je­res en pues­tos de de­ci­sión, o ha­cer­lo con el ejem­plo. Cuan­do fui mi­nis­tra, las co­mi­sio­nes y ju­ra­dos eran pa­ri­ta­rios. Y fun­cio­nó: hu­bo más pre­mios na­cio­na­les fe­me­ni­nos. Hay quien se pre­gun­ta có­mo con­se­guir for­ma­cio­nes pa­ri­ta­rias si no hay mu­je­res pre­pa­ra­das. Yo di­go que sí las hay, pe­ro hay que ir a bus­car­las”. En es­te sen­ti­do, la es­cri­to­ra Laura Frei­xas re­cor­dó la ini­cia­ti­va No sin mu­je­res, en la que cien­tos de hom­bres se han com­pro­me­ti­do a no par­ti­ci­par en ju­ra­dos, me­sas re­don­das y ac­tos don­de no ha­ya re­pre­sen­ta­ción fe­me­ni­na. Pa­ra Có­si­ma Ra­mí­rez, “el ma­chis­mo tie­ne raí­ces tan pro­fun­das que el pro­ce­so es lar­go. Im­po­ner cuo­tas pue­de ser for­za­do pe­ro, qui­zá en va­rias ge­ne­ra­cio­nes, se con­si­ga la igual­dad. El pri­mer pa­so de­be ser la edu­ca­ción”. “En el tea­tro si­gue sien­do un pro­ble­ma de opor­tu­ni­da­des –di­jo Por­ta­ce­li–. La gen­te tie­ne mie­do a las cuo­tas, pe­ro sim­ple­men­te es una ma­ne­ra de dar opor­tu­ni­da­des que ge­ne­ral­men­te no se tie­nen”. La di­rec­to­ra de Mujerhoy pu­so so­bre la me­sa el da­ño que pe­lí­cu­las co­mo 50 som­bras de Grey o Pretty Wo­man han po­di­do ha­cer a la re­pre­sen­ta­ción es­te­reo­ti­pa­da de los ro­les fe­me­ni­nos. “Pue­de que el men­sa­je de Pretty Wo­man hi­cie­ra mu­cho da­ño, pe­ro lo peor es que he­mos em­peo­ra­do. En el sec­tor au­dio­vi­sual es­ta­mos con mo­de­los más atra­sa­dos que ha­ce 25 años”, di­jo la ex­mi­nis­tra. En los vi­deo­jue­gos los pa­tro­nes se re­pi­ten, pe­se a ser un área in­no­va­do­ra: ellas son el 48% de los usua­rios, pe­ro so­lo ocu­pan el 16% de los pues­tos tec­no­ló­gi­cos en el sec­tor. Gisela Va­que­ro con­si­de­ró alar­man­te que en es­ta in­dus­tria, “las mu­je­res si­gan es­tan­do re­pre­sen­ta­das por cua­tro eses: se­cun­da­rias, sal­va­das, su­mi­sas y se­xua­li­za­das. La es­truc­tu­ra es ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y los ro­les se per­pe­túan, aun­que cam­bie la for­ma de ex­pre­sar­los”. Al­gu­nos, ade­más, se di­se­ñan se­gún va­yan di­ri­gi­dos a hom­bres o mu­je­res. “Los de las mu­je­res son me­nos vio­len­tos y no es­tán con­si­de­ra­dos im­por­tan­tes, co­mo Candy Crush, pe­se a su ren­ta­bi­li­dad. Es­ta­mos cons­tru­yen­do una so­cie­dad don­de las crea­cio­nes ar­tís­ti­cas nos lle­van a per­pe­tuar los ro­les de siem­pre”.

LA VOZ LI­TE­RA­RIA

La poe­ta Ele­na Me­del re­fle­xio­nó en esa di­rec­ción: “En la li­te­ra­tu­ra y, más en la poe­sía, nos he­mos acos­tum­bra­do a que la voz del hom­bre sea la uni­ver­sal.

“EN LOS VI­DEO­JUE­GOS, LAS MU­JE­RES SI­GUEN SIEN­DO SE­CUN­DA­RIAS, SAL­VA­DAS, SU­MI­SAS Y SE­XUA­LI­ZA­DAS”. Gisela Va­que­ro

Cuan­do leo un poe­ma con una voz mas­cu­li­na o una no­ve­la en la que el pro­ta­go­nis­ta es un hom­bre, en­tien­do que sus vi­ven­cias ape­lan por igual a los hom­bres y las mu­je­res. Sin em­bar­go, cuan­do esa voz es fe­me­ni­na so­lo se di­ri­ge a la mu­jer. Co­mo si una his­to­ria con­ta­da por una mu­jer no pu­die­ra iden­ti­fi­car­se con cual­quier ex­pe­rien­cia vi­vi­da o sen­ti­da por el ser hu­mano”. “El pro­ble­ma es que se man­tie­ne la idea fun­da­men­tal del pa­triar­ca­do, la con­fu­sión en­tre lo hu­mano y lo mas­cu­lino –in­ci­dió Laura Frei­xas–. Sa­be­mos que en la vi­da real hay hom­bres y mu­je­res, pe­ro en la re­pre­sen­ta­ción cul­tu­ral de esa reali­dad he­mos des­apa­re­ci­do. A no­so­tras nos en­tre­nan a iden­ti­fi­car­nos con el pun­to de vis­ta mas­cu­lino, pe­ro a ellos no los en­tre­nan a leer obras de mu­je­res, por lo que no con­si­de­ran co­mo pro­pias nues­tras vi­ven­cias”. “El pro­ble­ma son las re­fe­ren­cias –aña­dió Pi­lar Ju­ra­do–. Te­ne­mos que crear re­fe­ren­tes fe­me­ni­nos. Si pre­gun­tas por un poe­ta, un ac­tor o un es­cri­tor, los nom­bres que pri­me­ro vie­nen a la me­mo­ria, tan­to a chi­cos co­mo a chi­cas, son de hom­bres”. “Vol­ve­mos al ejem­plo de los ca­lle­je­ros –co­men­tó Cha­ro Ca­rre­ra–. ¿Cuán­tas ca­lles tie­nen nom­bre de mu­je­res? Hay hom­bres a los que se les re­co­no­ce ma­yor no­to­rie­dad por­que su nom­bre se re­pi­te al re­fe­rir­nos a tal o cual ca­lle”.

MO­DA POR Y PA­RA ELLAS

Ágat­ha Ruiz de la Prada, por su par­te, se mos­tró muy op­ti­mis­ta con la apa­ri­ción de nue­vas pin­to­ras y di­se­ña­do­ras: “Es ver­dad que en la his­to­ria de la mo­da ha ha­bi­do po­cas, pe­ro muy im­por­tan­tes: Co­co Cha­nel, So­nia De­lau­nay, El­sa Schia­pa­re­lli… Pa­ra mí, Co­co Cha­nel cam­bió la mo­da. Es cier­to que cuan­ti­ta­ti­va­men­te es­ta­mos fa­tal res­pec­to a los hom­bres, pe­ro soy op­ti­mis­ta, por­que pien­so que va­mos a ve­lo­ci­dad su­per­só­ni­ca”. En es­te sen­ti­do, Cha­ro Ca­rre­ra ad­mi­tió un cam­bio im­por­tan­te: “En los años 80 ha­bía una ma­yo­ría de hom­bres en el mun­do de la mo­da y aho­ra es­ta­mos más re­pre­sen­ta­das, tan­to en las gran­des mar­cas co­mo en el mun­do del lu­jo. Aho­ra hay una vi­sión más real del cuer­po fe­me­nino. Los hom­bres han mar­ca­do du­ran­te mu­chos años las pau­tas de la mo­da, que se ale­ja­ba de las ne­ce­si­da­des de las mu­je­res y la ma­ne­ra en que que­rían ver­se; ha­bía una dis­tor­sión en­tre la vi­da real y lo que te pro­po­nían pa­ra ves­tir”. Có­si­ma Ra­mí­rez apor­tó su ex­pe­rien­cia de cua­tro años en es­ta in­dus­tria, des­de una em­pre­sa di­ri­gi­da y des­ti­na­da, so­bre to­do, a las mu­je­res: “El mun­do em­pre­sa­rial de la mo­da es­tá do­mi­na­do por los hom­bres, y mu­chos de sus di­se­ños res­pon­den a su idea de la se­xua­li­dad de una mu­jer, apre­ta­da, exa­ge­ra­da e in­có­mo­da. Los nues­tros, en cam­bio, tra­tan de ser di­ver­ti­dos y un po­co ase­xua­dos. En­tien­do que hoy lo sexy es ser ale­gre y atre­vi­da, es­tar se­gu­ra de ti mis­ma… va­lo­res que yo ali­neo con el fe­mi­nis­mo”.

Do­le­ra apor­tó otra pers­pec­ti­va: “Si­go vien­do ca­tá­lo­gos de mo­da en los que las mu­je­res apa­re­ce­mos des­ma­ya­das, ex­tre­ma­da­men­te del­ga­das… Aun­que em­pie­za a ha­ber otros con mo­de­los de di­fe­ren­tes ta­llas e, in­clu­so, dis­tin­to co­lor de piel”. “Las ta­llas 36 y 38 son mi­no­ri­ta­rias; el 70% de las mu­je­res es­tán por en­ci­ma de ellas –ar­gu­men­tó la di­rec­to­ra de Mujerhoy–. Man­te­ner­las en la pu­bli­ci­dad pa­re­ce una cues­tión as­pi­ra­cio­nal: el de­seo de ver­se con ese as­pec­to”. Ágat­ha Ruiz de la Prada asin­tió y des­per­tó una son­ri­sa ge­ne­ral: “A la gen­te, aun­que va­ya a com­prar una ta­lla 42, le gus­ta que pon­ga que es la 38”. Res­pec­to a la edad de las mo­de­los, se sor­pren­dió de que, es­te año, la fir­ma Adolfo Domínguez la ha­ya ele­gi­do co­mo ima­gen de su cam­pa­ña: “Me ha emo­cio­na­do, me ha pa­re­ci­do su­rrea­lis­ta y di­ver­ti­do que ha­ya ele­gi­do a una per­so­na ma­yor y, en­ci­ma, de la com­pe­ten­cia… La nue­va con­se­je­ra de­le­ga­da es Adriana Domínguez, una mu­jer muy in­te­li­gen­te. Por es­te ti­po de co­sas soy muy op­ti­mis­ta y veo cam­bios e ideas ge­nia­les; aun­que no por eso hay que de­jar de lu­char ca­da día”. Mar­ga­ri­ta Ruy­ra, des­de la pers­pec­ti­va del me­ce­naz­go y la ges­tión, hi­zo hin­ca­pié en el pro­ta­go­nis­mo de las mu­je­res y en la im­por­tan­cia del pa­pel de las ma­dres y de la fa­mi­lia en la trans­mi­sión de la cul­tu­ra: “En la Fun­da­ción Zu­loa­ga, nues­tro pro­yec­to Es­pa­ña Fas­ci­nan­te cuen­ta con una pla­ta­for­ma de re­des so­cia­les for­ma­da por 29 co­mu­ni­da­des con más de 1.850.000 se­gui­do­res. De ellos, el 80% son mu­je­res. So­mos las que más pre­sen­cia di­gi­tal te­ne­mos y las que más cul­tu­ra con­su­mi­mos. Es es­pe­ran­za­dor que po­da­mos edu­car a nues­tras hi­jas e hi­jos en lo que es­ta­mos vi­vien­do y apren­dien­do. La la­bor edu­ca­cio­nal no so­lo es del Es­ta­do y las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les; es esen­cial la fa­mi­lia. So­mos las mu­je­res edu­can­do a mu­je­res quie­nes trans­mi­ti­mos los va­lo­res. En es­te con­tex­to, me pre­gun­to: ¿no es es­pe­ran­za­dor nues­tro pa­pel? ¿Te­ne­mos que as­pi­rar a man­dar con un car­go o po­de­mos in­fluir en la som­bra?”.

CON­TAR Y PRO­TES­TAR

En es­te pun­to, la dis­cre­pan­cia no se hi­zo es­pe­rar. Do­le­ra ase­gu­ró que ella no que­ría es­tar a la som­bra de na­da ni de na­die: “Nun­ca po­dré ser di­rec­to­ra si mis re­fe­ren­tes mu­je­res es­tán en la som­bra”. Pi­lar Ju­ra­do ad­vir­tió: “Eso es lo que ha he­cho la mu­jer a lo lar­go de la his­to­ria, por­que el hom­bre no le ha de­ja­do es­pa­cio. Pe­ro ¡ya es­tá bien! Siem­pre que la mu­jer ha que­ri­do sa­car la ca­be­za, al­guien ha in­ten­ta­do pi­sar­la”. Y Car­me Por­ta­ce­li: “A la som­bra, tu au­toes­ti­ma siem­pre es­ta­rá ba­jo mí­ni­mos. Co­mo no pue­des so­ñar con ser Mes­si, te con­for­ma­rás so­ñan­do con que te po­sea”. Có­si­ma Ra­mí­rez, tam­bién apor­tó su pun­to de vis­ta: “Las re­des so­cia­les nos es­tán ha­cien­do ser más su­mi­sas y con­tro­la­das; a tra­vés de ellas hay ma­yor pre­sión por apa­ren­tar lo que no so­mos”. Fi­nal­men­te, Frei­xas ex­pu­so una con­clu­sión com­par­ti­da por la ma­yo­ría: “En la aso­cia­ción Clá­si­cas y Mo­der­nas ha­ce­mos dos co­sas: con­tar y pro­tes­tar. Em­pe­za­mos vi­sua­li­zan­do los datos de par­ti­ci­pa­ción y re­pre­sen­ta­ción de las mu­je­res: el 85% de los pues­tos de di­rec­ción es­tán ocu­pa­dos por hom­bres, mien­tras que la ba­se se am­plía con un por­cen­ta­je ma­yor de mu­je­res. Sin em­bar­go, la pi­rá­mi­de del con­su­mo de cul­tu­ra es­tá in­ver­ti­da: el por­cen­ta­je de mu­je­res es mu­cho ma­yor que el de hom­bres. Una vez co­no­ci­dos los datos, va­mos a las ins­ti­tu­cio­nes a mos­trar y a pro­tes­tar. Y te­ne­mos la cer­te­za de que cuan­do pro­tes­ta­mos la si­tua­ción me­jo­ra. No po­de­mos ser con­for­mis­tas con pe­que­ños avan­ces, hay que se­guir con­tan­do y pro­tes­tan­do”.

“NO PO­DE­MOS CONFORMARNOS CON LOS PE­QUE­ÑOS AVAN­CES. HAY QUE SE­GUIR CON­TAN­DO Y PRO­TES­TAN­DO”. Laura Frei­xas

/ Fotos: LUIS BARTA

De izq. a dcha., Gisela Va­que­ro, Pi­lar Ju­ra­do, Ele­na Me­del, Le­ti­cia Do­le­ra, Mar­ga­ri­ta Ruy­ra y Laura Frei­xas.

Arri­ba, la di­se­ña­do­ra de vi­deo­jue­gos Gisela Va­que­ro ob­ser­va la in­ter­ven­ción de la so­prano y com­po­si­to­ra Pi­lar Ju­ra­do. A la dcha., la di­rec­to­ra tea­tral Car­me Por­ta­ce­li.

Arri­ba, Cha­ro Ca­rre­ra, di­rec­to­ra de Mujerhoy, du­ran­te el de­ba­te. Aba­jo, Le­ti­cia Do­le­ra, Mar­ga­ri­ta Ruy­ra y Laura Frei­xas.

Ele­na Me­del, Le­ti­cia Do­le­ra y Mar­ga­ri­ta Ruy­ra, du­ran­te el de­ba­te. Aba­jo, la pe­rio­dis­ta Vir­gi­nia Drake.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.