APREN­DE A HA­BLAR EN PÚ­BLI­CO

¿Es po­si­ble pa­sar de la ti­mi­dez más ab­so­lu­ta a ha­blar con sol­tu­ra an­te cien­tos de per­so­nas? ¿Te ima­gi­nas dan­do una con­fe­ren­cia sin que te tiem­ble la voz? Ba­sán­do­se en su ex­pe­rien­cia, la experta en co­mu­ni­ca­ción CRIS­TI­NA DE CA­TA­LI­NA nos da las 10 claves par

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Ha­ce unos me­ses, una es­cue­la de ne­go­cios me pi­dió que im­par­tie­ra una char­la so­bre ha­bi­li­da­des de co­mu­ni­ca­ción en una con­fe­ren­cia so­bre el em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino. Pen­sé que la me­jor ma­ne­ra de trans­mi­tir que cual­quie­ra que se lo pro­pon­ga pue­de usar la co­mu­ni­ca­ción co­mo una he­rra­mien­ta a su fa­vor era mos­trar mi evo­lu­ción: có­mo una jo­ven tí­mi­da e in­tro­ver­ti­da se ha­bía con­ver­ti­do en una pro­fe­sio­nal con una ca­rre­ra de más de 20 años en una pres­ti­gio­sa mul­ti­na­cio­nal. Pro­yec­té una fo­to de cuan­do era ado­les­cen­te. No era di­fí­cil creer que me ru­bo­ri­za­ba has­ta el lí­mi­te cuan­do te­nía que ha­blar con al­guien, no ya en pú­bli­co, sino de tú a tú. Si el in­ter­lo­cu­tor era des­co­no­ci­do, la apro­xi­ma­ción se con­ver­tía en un ac­to ca­si he­roi­co. Cual­quie­ra que me co­no­cie­ra en­ton­ces y me vie­ra aho­ra, pon­dría una ca­ra co­mo el emo­ti­cono oji­plá­ti­co (a ver si la RAE ad­mi­te es­te tér­mino tan au­to­ex­pli­ca­ti­vo). Que­ría de­mos­trar que, si una per­so­na tan ver­gon­zo­sa co­mo yo con­si­gue trans­for­mar­se en re­la­cio­nes pú­bli­cas, la ac­ti­tud tie­ne mu­cho que ver. Ac­ti­tud y de­ter­mi­na­ción son los dos pri­me­ros in­gre­dien­tes de la re­ce­ta del éxi­to en ca­si cual­quier em­pe­ño. Si­guien­do con los emo­ti­co­nos, un “Si quie­res, pue­des”, acompañado del sím­bo­lo del bí­ceps, en se­ñal de fuer­za. ¡A por ello! Mi ar­chi­vo me re­ga­ló otras dos fo­tos de va­lor in­cal­cu­la­ble pa­ra mi re­la­to. Ha­ce mu­chos años, en el en­torno del Fes­ti­val de Ci­ne de San Se­bas­tián, nos fa­lló el pre­sen­ta­dor de un even­to en el úl­ti­mo mo­men­to. La mar­ca cosmética pa­ra la que tra­ba­ja­ba en­tre­ga­ba a una ac­triz el pre­mio al ros­tro más bo­ni­to del ci­ne es­pa­ñol. Y ocu­rrió lo que te­mía: tu­ve que ha­cer de pre­sen­ta­do­ra en un ac­to lleno de per­so­na­li­da­des del ci­ne, pe­rio­dis­tas y clien­tes. La fo­to de mi ca­ra mos­tra­ba

dos emo­cio­nes en­fren­ta­das: por un la­do, mis ojos gri­ta­ban: “Me gus­ta­ría sa­lir co­rrien­do y quie­ro que es­to aca­be lo an­tes po­si­ble”; mien­tras mi mano, aga­rran­do el mi­cró­fono co­mo que­rien­do an­clar­me al sue­lo, mos­tra­ba la de­ter­mi­na­ción de otro men­sa­je: “Ten­go que ha­cer es­to y, por más que me cues­te, lo voy a ha­cer”. La pre­sen­ta­ción dis­tó de ser ideal, pe­ro sa­lí dig­na­men­te del en­tuer­to. Unos días des­pués, en­tre­gá­ba­mos otro pre­mio a la me­jor ma­qui­lla­do­ra y me to­có vol­ver al es­ce­na­rio. La se­gun­da fo­to es­tá a años luz de la pri­me­ra. La mi­ra­da de pá­ni­co se ha­bía vuel­to más re­la­ja­da, no aga­rra­ba con tan­ta fuer­za el mi­cró­fono y has­ta me per­mi­tía el lu­jo de ju­gue­tear con el ca­ble [era ca­si en la prehis­to­ria en la que los mi­cró­fo­nos te­nían ca­ble]. No es que me hu­bie­ra con­ver­ti­do en una pro­fe­sio­nal en me­nos de una se­ma­na, pe­ro sí ha­bía ga­na­do la con­fian­za su­fi­cien­te pa­ra afron­tar que, si te­nía que vol­ver a ha­blar en pú­bli­co, ya no se­ría un pro­ble­ma. Con los años, he per­di­do la cuen­ta de las ve­ces que he te­ni­do que ha­cer pre­sen­ta­cio­nes, dar char­las, im­par­tir cla­ses y su­bir a escenarios, co­mo re­pre­sen­tan­te de di­ver­sas mar­cas, pa­ra re­ci­bir pre­mios y agra­de­cer­los siem­pre con su co­rres­pon­dien­te dis­cur­so. In­clu­so pue­de em­pe­zar a gus­tar­te. Con­se­guir al­go que creías im­po­si­ble te ali­men­ta de ener­gía pa­ra afron­tar to­do lo que se te pon­ga por de­lan­te.

Víncu­los

Tras des­nu­dar­me mos­tran­do mi ex­pe­rien­cia, di a los asis­ten­tes a aque­lla char­la unas re­co­men­da­cio­nes pa­ra usar la co­mu­ni­ca­ción co­mo he­rra­mien­ta de em­po­de­ra­mien­to. Me lle­vó un tiem­po ha­cer a una short list* con el apren­di­za­je de es­tos años. Lle­gué a la con­clu­sión de que, ade­más de la ac­ti­tud y la for­ma­ción, los in­gre­dien­tes más relevantes es­tán re­la­cio­na­dos con la pre­pa­ra­ción y el aná­li­sis. Uno de los prin­ci­pios del mar­ke­ting ac­tual di­ce: “Fra­ca­sa rá­pi­do, fra­ca­sa ba­ra­to”. Fra­ca­sar es el re­sul­ta­do de in­ten­tar las co­sas, de in­no­var, de sa­lir de nues­tra área de con­fort; y eso es­tá bien, es un pre­cio que hay que pa­gar. Pa­ra que ese cos­te ten­ga sen­ti­do, ex­pri­me ca­da apren­di­za­je de lo que fa­lló pa­ra tra­tar de con­ver­tir­lo en un éxi­to en el fu­tu­ro. Si la ora­to­ria y la im­pro­vi­sa­ción no son dos de tus ta­len­tos na­tu­ra­les, la pri­me­ra vez que ten­gas que ha­blar en pú­bli­co tie­nes bas­tan­tes pro­ba­bi­li­da­des de que no te sal­ga per­fec­to. No pa­sa na­da. Ana­li­za qué po­drías ha­ber he­cho di­fe­ren­te; te irá sa­lien­do me­jor en si­guien­tes oca­sio­nes y lle­ga­rá un mo­men­to en que ga­nes con­fian­za y en que qui­zás dis­fru­tes de ello, co­mo me pa­só a mí. Pe­ro an­tes de eso, aquí tie­nes mis re­co­men­da­cio­nes pa­ra que ha­blar en pú­bli­co no se con­vier­ta en un dra­ma.

1. Pre­pa­ra­ción, pre­pa­ra­ción... y más pre­pa­ra­ción

Pien­sa bien qué quie­res co­mu­ni­car. Crea tus men­sa­jes y ar­ti­cú­la­los pa­ra que ten­gan un or­den ló­gi­co, el fa­mo­so “plan­tea­mien­to, nu­do y desen­la­ce”. Ase­gú­ra­te de que lo más im­por­tan­te que­da en­fa­ti­za­do, que el po­so que que­de es lo que que­rías trans­mi­tir. ¿Te has de­ja­do al­go? ¿Que­da pa­ten­te lo más im­por­tan­te? Si no es así, haz una bre­ve re­ca­pi­tu­la­ción co­mo fi­nal de tu char­la pa­ra que que­de más fres­co el re­cuer­do de lo re­le­van­te.

2. Haz­te en­ten­der

¿Quién te va a es­cu­char? ¿Has adap­ta­do tu len­gua­je a la au­dien­cia a la que te di­ri­ges? Ten en cuen­ta que no se pue­de con­tar lo mis­mo a to­do el mun­do: si tus oyen­tes son pro­fe­sio­na­les de la ma­te­ria so­bre la que vas a ha­blar, no ten­drán pro­ble­mas en en­ten­der una ma­yor pro­fu­sión de de­ta­lles y jer­ga. Pe­ro si se tra­ta de per­so­nas de otros sec­to­res pro­fe­sio­na­les, ten cui­da­do con tér­mi­nos que pa­ra ti son ha­bi­tua­les pe­ro que ellos no tie­nen por qué co­no­cer. Si se tra­ta de una pre­sen­ta­ción a al­tos di­rec­ti­vos, pro­ba­ble­men­te ten­gas que ir al grano con las con­clu­sio­nes sin en­trar en de­ma­sia­do de­ta­lle, por­que po­si­ble­men­te no ten­gan tiem­po. Es muy im­por­tan­te pa­rar­se a pen­sar quién te va a es­cu­char y si ne­ce­si­ta in­tro­duc­ción o, al con­tra­rio, en­trar en ma­te­ria a la ve­lo­ci­dad del ra­yo.

3. El story­te­lling* lle­ga al al­ma

Ha­ce po­co es­cu­ché que ol­vi­da­mos el 99% de lo que ha­ce­mos ca­da día. Lo que per­ma­ne­ce es aque­llo que nos ge­ne­ra emo­ción. Si ya tie­nes los men­sa­jes adap­ta­dos a tu pú­bli­co, pue­des pa­sar la prue­ba. ¿Quie­res sa­car no­ta? Da el sal­to de “con­tar men­sa­jes” a “crear un re­la­to”. Ade­más de ser más in­tere­san­te, ge­ne­ra­rá un me­jor re­cuer­do en­tre tu au­dien­cia. A ve­ces ocu­rre que tie­nes el con­te­ni­do co­rrec­to, pe­ro sien­tes que le fal­ta al­go; das una vuel­ta y se te ilu­mi­na la men­te, co­mo si una va­ri­ta má­gi­ca die­ra un to­que so­bre tus ano­ta­cio­nes. En ese instante te lle­ga con cla­ri­dad la ins­pi­ra­ción del hi­lo con­duc­tor, un hi­lo má­gi­co que hil­va­na tus re­ta­les y los con­vier­te en una pie­za de cos­tu­ra en la que to­do en­ca­ja, lu­ce me­jor y que­da re­ma­ta­da con ar­te y pa­sa a otro ni­vel.

4. Re­cí­ta­lo en al­to y prac­ti­ca la pues­ta en es­ce­na

No bas­ta con te­ner las ideas en la men­te, es­cri­be la his­to­ria y des­pués cuén­ta­la. Contarla en voz al­ta es un pa­so ne­ce­sa­rio pa­ra quie­nes no so­mos pro­fe­sio­na­les de la ora­to­ria. A ve­ces sa­bes lo que quie­res trans­mi­tir, pe­ro en el mo­men­to cla­ve no te sa­le la pa­la­bra pre­ci­sa. O es im­pro­nun­cia­ble y tie­nes to­das las pa­pe­le­tas pa­ra atas­car­te y pa­sar un mal ra­to. Si en­sa­yas an­tes, pue­des sus­ti­tuir­la por otra o re­pe­tir­la mil ve­ces has­ta com­pro­bar que no te atas­cas. Si eres va­lien­te y te atre­ves, pue­des tam­bién prac­ti­car có­mo te mo­ve­rías, an­dan­do con na­tu­ra­li­dad mien­tras ha­blas y mi­ran­do a la au­dien­cia pa­ra ge­ne­rar una co­ne­xión me­jor con tus oyen­tes.

5. Vi­gi­la los tiem­pos y el rit­mo

Com­prue­ba si tu dis­cur­so en­tra en el tiem­po mar­ca­do. En­sa­ya pa­ra ver el rit­mo que de­bes se­guir. Si tie­nes que ha­blar co­mo una lo­co­mo­to­ra es pre­fe­ri­ble eli­mi­nar al­go o bus­car có­mo con­tar­lo de for­ma más bre­ve. Si sa­les a ha­blar sa­bien­do que no tie­nes ni un se­gun­do de mar­gen, pro­ba­ble­men­te te ace­le­res y te fal­te la res­pi­ra­ción. Evi­ta ese ries­go con to­dos los en­sa­yos que sean ne­ce­sa­rios has­ta ga­ran­ti­zar que to­do flu­ye ver­bal­men­te y en tiem­pos.

6. Fa­mi­liarí­za­te con el es­pa­cio y los au­dio­vi­sua­les

¿Des­de dón­de ha­blas y dón­de se en­cuen­tra el pú­bli­co? ¿Tie­nes una pan­ta­lla con al­gu­na ima­gen de apo­yo? ¿Dón­de es­tá? ¿La ve­rás bien? ¿Irás pa­san­do tú las imá­ge­nes u otra per­so­na? Fa­mi­liarí­za­te con el man­do y los bo­to­nes. El mi­cró­fono ¿es de dia­de­ma, de so­la­pa o de mano? ¿Ten­drás que en­cen­der­lo tú mis­ma? Si no hay mi­cro, ¿qué tono tie­nes que al­can­zar pa­ra que se te oi­ga bien? ¿Vas a es­tar sen­ta­da o de pie? ¿Hay atril? Si sa­les des­de el au­di­to­rio, ¿es­ta­rá el ca­mino des­pe­ja­do? Te­ner to­dos esos pe­que­ños de­ta­lles con­tro­la­dos te da­rá ma­yor tran­qui­li­dad.

7. Vis­te de for­ma ade­cua­da y có­mo­da

In­ter­pre­ta lo ade­cua­do tú mis­ma: tan ra­ro pue­de re­sul­tar ir muy ca­sual en un ám­bi­to for­mal en el que lo ha­bi­tual es ir con tra­je, co­mo ir de­ma­sia­do

arre­gla­do en am­bien­tes más de­sen­fa­da­dos. Pien­sa en al­go con lo que te sien­tas bien y pres­cin­de de lo que te pue­da cau­sar preo­cu­pa­cio­nes in­ne­ce­sa­rias, des­de el adorno que se te en­gan­cha con fa­ci­li­dad al pan­ta­lón que te aprie­ta y te ha­rá es­tar in­có­mo­da. Ya es­tá ca­si to­do. He­mos vis­to lo que ne­ce­si­tas pa­ra sen­tir­te có­mo­da y te­ner ma­yor se­gu­ri­dad, ¿qué tal si pen­sa­mos qué co­sas po­drían qui­tar­te la con­fian­za o po­ner­te en un aprie­to?

8. Re­pa­sa lo que pue­de po­ner­te en apu­ros

Tra­ta de evi­tar­lo, in­clu­yen­do tus ne­ce­si­da­des bá­si­cas, pa­ra que no te jue­guen una ma­la pa­sa­da. Hi­drá­ta­te en la jus­ta me­di­da, por­que tan ma­lo es te­ner la bo­ca se­ca y no po­der ar­ti­cu­lar pa­la­bra, co­mo ha­ber be­bi­do mu­cho y que, en el mo­men­to de en­trar en ac­ción, ten­gas que sa­lir co­rrien­do al cuar­to de ba­ño. Ten en cuen­ta la co­mi­da: si ha­blas des­pués de un al­muer­zo, evi­ta co­mer tan­to que una di­ges­tión pe­sa­da te qui­te re­fle­jos, pe­ro tam­po­co cai­gas en el error de no to­mar na­da, por­que tu cuer­po y tu men­te ne­ce­si­tan te­ner un buen ni­vel de ener­gía. Si ha­blas al fi­nal de la ma­ña­na o de la tar­de, ten a mano una ba­rri­ta ener­gé­ti­ca o unos fru­tos se­cos, pa­ra que no te dé ba­jón jus­to an­tes de tu mo­men­to triun­fal.

9. No te ol­vi­des de los “¿Y si…?”

No tie­nen por­qué su­ce­der, pe­ro si ocu­rren y los has pre­vis­to, sal­drás ai­ro­sa. ¿Y si no fun­cio­na el pen­dri­ve? Lle­va va­rios por si aca­so. ¿Y si no fun­cio­nan los au­dio­vi­sua­les o me que­do en blan­co? Lle­va unas fi­chas con los prin­ci­pa­les men­sa­jes pa­ra te­ner­las de­lan­te. ¿Y si pre­gun­tan tal co­sa? Pre­pa­ra res­pues­tas a po­si­bles pre­gun­tas di­fí­ci­les. ¿Y si me que­do sin res­pi­ra­ción? Fin­ge al­go pa­ra ga­nar tiem­po, mien­tras ins­pi­ras pro­fun­da­men­te lle­van­do el ai­re a la zo­na ab­do­mi­nal y lo suel­tas des­pa­cio con­tan­do has­ta 10. Tam­bién es muy so­co­rri­do pa­rar y beber un tra­go de agua, o ha­cer una pre­gun­ta al pú­bli­co y ga­nar tiem­po mien­tras al­guien con­tes­ta. Un fa­mo­so po­lí­ti­co, cuan­do le ha­cían pre­gun­tas di­fí­ci­les, re­cu­rría a sa­car unas ga­fas y po­nér­se­las mien­tras pen­sa­ba en la res­pues­ta.

10. Ana­li­za y re­ali­men­ta

En fu­tu­ras oca­sio­nes, re­pi­te aque­llo que te ha­ya fun­cio­na­do y me­jo­ra to­do lo que no sa­lió bien. Pá­ra­te y de­di­ca tiem­po a ana­li­zar, los apren­di­za­jes son ex­pe­rien­cia ga­na­da que te acom­pa­ña­rá siem­pre. En el mo­men­to en que lo me­ca­ni­ces, ve­rás que no es tan di­fí­cil: co­mo cuan­do apren­des a con­du­cir, hay que sa­car­se el teó­ri­co, ha­cer unas prác­ti­cas pa­ra apro­bar, lle­var la “L” du­ran­te un tiem­po y, al fi­nal, lo ha­ces sin pen­sar. En­ho­ra­bue­na, en bre­ve vas a co­mu­ni­car a ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.