LA IN­VA­SIÓN DE LOS MI­CRO­PLÁS­TI­COS

EN TU PLA­TO Y HAS­TA EN EL AI­RE QUE RES­PI­RAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por MARISOL GUI­SA­SO­LA

Una ame­na­za flo­ta en el me­dio am­bien­te: los mi­cro­plás­ti­cos. Te con­ta­mos qué son, dón­de se en­cuen­tran, có­mo los es­ta­mos con­su­mien­do y cuá­les son sus efec­tos en nues­tra sa­lud.

Ten­lo cla­ro cuan­do uti­li­ces plás­ti­cos: la gran ma­yo­ría de ellos no son bio­de­gra­da­bles y, co­mo no se des­com­po­nen quí­mi­ca­men­te, aca­ban di­vi­dién­do­se en tro­zos mi­cros­có­pi­cos. Son lo que co­no­ce­mos co­mo mi­cro­plás­ti­cos, que no so­lo con­ta­mi­nan océa­nos, ríos y te­rre­nos, sino que aca­ban en el ai­re y, fi­nal­men­te, en los ali­men­tos y en nues­tro or­ga­nis­mo. Có­mo afec­tan a la sa­lud es al­go que es­tá tar­dan­do mu­cho en sa­ber­se, con el ries­go po­ten­cial que con­lle­va la des­in­for­ma­ción y el des­co­no­ci­mien­to. He­mos re­pa­sa­do el te­ma y es­tas son las co­sas que sí sa­be­mos:

¿QUÉ SON?

Los ex­per­tos lla­man mi­cro­plás­ti­cos a partículas de me­nos de 5 mm de diá­me­tro pre­sen­tes en el me­dio am­bien­te. Se pro­du­cen a par­tir de mi­cro­es­fe­ras (co­mo las que se in­cor­po­ran a los den­tí­fri­cos o a los ex­fo­lian­tes) o de plás­ti­cos de ma­yor ta­ma­ño que se van di­vi­dien­do en partículas ca­da vez más pe­que­ñas e in­va­dien­do el me­dio am­bien­te.

¿DÓN­DE ES­TÁN?

Pre­sen­tes en to­dos los océa­nos, ríos y te­rre­nos... es­tos mi­cro­plás­ti­cos tam­bién aca­ban en el trac­to di­ges­ti­vo de los ani­ma­les. Al­gu­nas es­ti­ma­cio­nes re­cien­tes cal­cu­lan que, ca­da año, en­tran en los océa­nos más de ocho mi­llo­nes de to­ne­la­das mé­tri­cas de plás­ti­cos. Unas 250.000 to­ne­la­das mé­tri­cas de ese to­tal es­tán aho­ra mis­mo flo­tan­do. Se cree que el res­to se ha hun­di­do o ha aca­ba­do en las pla­yas y cos­tas.

¿CUÁN­DO SE DESATÓ LA ALER­TA?

La preo­cu­pa­ción por su pre­sen­cia no es nue­va. Ya en la dé­ca­da de los 70, Es­ta­dos Uni­dos en­car­gó es­tu­dios pa­ra de­ter­mi­nar los ni­ve­les de mi­cro­plás­ti­cos en sus aguas ri­be­re­ñas. ¿Con­clu­sión? Que exis­tían al­tos ni­ve­les de mi­cro­plás­ti­cos en la cos­ta Atlán­ti­ca.

¿ES­TÁN EN LOS PRO­DUC­TOS QUE CON­SU­MI­MOS?

Ade­más de su pre­sen­cia en el me­dio am­bien­te, los in­ves­ti­ga­do­res de­tec­tan ca­da vez más mi­cro­plás­ti­cos en los ali­men­tos que for­man par­te de nues­tra die­ta. Un es­tu­dio re­cien­te, que exa­mi­nó 15 mar­cas di­fe­ren­tes de sal ma­ri­na, en­con­tró 600 partículas de mi­cro­plás­ti­cos por ki­lo de pro­duc­to. Ni si­quie­ra pro­duc­tos que no pen­sa­rías que pue­den con­te­ner mi­cro­plás­ti­cos se li­bran de la ame­na­za. Nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes han en­con­tra­do más de 660 fi­bras de mi­cro­plás­ti­co por ki­lo en la miel y 110 por li­tro en la cer­ve­za.

¿CÓ­MO AFEC­TAN A LOS ANI­MA­LES MA­RI­NOS?

Otros es­tu­dios ha­blan de que al­gu­nos pe­ces con­fun­den los plás­ti­cos con co­mi­da. In­clu­so se han de­tec­ta­do mi­cro­plás­ti­cos en es­pe­cies ma­ri­nas que vi­ven a gran­des pro­fun­di­da­des. Los bi­val­vos (co­mo los me­ji­llo­nes, os­tras o al­me­jas, que tie­nen un or­ga­nis­mo fil­tra­dor) tie­nen un ries­go de con­ta­mi­na­ción por mi­cro­plás­ti­cos aún ma­yor que los pes­ca­dos. Una in­ves­ti­ga­ción ha cal­cu­la­do que los con­su­mi­do­res ha­bi­tua­les de me­ji­llo­nes y os­tras de cul­ti­vo pue­den in­ge­rir has­ta 11.000 partículas de mi­cro­plás­ti­cos ca­da año.

¿ES­TÁ PRO­BA­DO QUE LOS ES­TA­MOS CON­SU­MIEN­DO?

Es­tá de­mos­tra­da la pre­sen­cia de plás­ti­cos en el cuer­po hu­mano. Una in­ves­ti­ga­ción ha­lló fi­bras de plás­ti­co en el 87% de los pul­mo­nes in­ves­ti­ga­dos. Los ex­per­tos atri­bu­ye­ron el pro­ble­ma a “mi­cro­plás­ti­cos pre­sen­tes en el ai­re”. Otros es­tu­dios han com­pro­ba­do que la pre­sen­cia de mi­cro­plás­ti­cos en la at­mós­fe­ra pue­de es­ti­mu­lar la pro­duc­ción de sus­tan­cias in­fla­ma­to­rias a ni­vel pul­mo­nar.

¿SON MÁS PE­LI­GRO­SOS PA­RA LAS MU­JE­RES?

Va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes de la­bo­ra­to­rio han de­mos­tra­do que los fta­la­tos (sus­tan­cias quí­mi­cas que dan fle­xi­bi­li­dad a los plás­ti­cos) es­ti­mu­lan el de­sa­rro­llo de tu­mo­res de ma­ma en ani­ma­les. Ac­tual­men­te, es­tán en de­sa­rro­llo nue­vos es­tu­dios pa­ra ver si los re­sul­ta­dos son ex­tra­po­la­bles a se­res hu­ma­nos. Otro de los plás­ti­cos más es­tu­dia­dos en re­la­ción con su pre­sen­cia en los ali­men­tos es el bis­fe­nol A (BPA), que imi­ta el pa­pel de nues­tras hor­mo­nas re­pro­duc­ti­vas, es­pe­cial­men­te en las mu­je­res (de ahí su ca­li­fi­ca­ción co­mo dis­rup­tor en­do­crino). Pre­sen­te, en­tre otros, en en­va­ses y con­te­ne­do­res de plás­ti­co pa­ra ali­men­tos, el BPA se cue­la en los pro­duc­tos que con­tie­ne, al­te­ran­do fun­cio­nes hor­mo­na­les y per­ju­di­can­do a la sa­lud.

¿POR QUÉ PUE­DEN AFEC­TAR A TO­DO NUES­TRO OR­GA­NIS­MO?

Por su pe­que­ño ta­ma­ño, los mi­cro­plás­ti­cos pue­den pa­sar des­de los in­tes­ti­nos a la san­gre y, des­de ahí, a otros te­ji­dos y ór­ga­nos. En un es­tu­dio rea­li­za­do con ra­to­nes, los in­ves­ti­ga­do­res com­pro- ba­ron que los mi­cro­plás­ti­cos se acu­mu­la­ban en el hí­ga­do, los ri­ño­nes y los in­tes­ti­nos de los ani­ma­les y que au­men­ta­ban los ni­ve­les de mo­lé­cu­las oxi­da­ti­vas a ni­vel he­pá­ti­co y de mo­lé­cu­las tó­xi­cas pa­ra el ce­re­bro.

¿CÓ­MO PUE­DES EVI­TAR­LOS Y CON­TRA­RRES­TAR SU AVAN­CE?

Si­guien­do es­tas pau­tas, pue­des re­du­cir la pre­sen­cia de mi­cro­plás­ti­cos en el en­torno y en tu pro­pia die­ta: Op­ta por con­su­mir ali­men­tos que no ven­gan en en­va­ses o em­ba­la­jes de plás­ti­co. Evi­ta los pro­duc­tos cos­mé­ti­cos o de aseo que con­ten­gan mi­cro­es­fe­ras (mi­cro­beads). No uti­li­ces film trans­pa­ren­tes pa­ra en­vol­ver ali­men­tos y, so­be to­do, eví­ta­lo cuan­do va­yas a ca­len­tar­los, asar­los o co­cer­los. Lle­va bol­sas re­uti­li­za­bles de te­la a la com­pra. Evi­ta beber en bo­te­llas de plás­ti­co. Son una de las ba­su­ras más pre­sen­tes en las pla­yas. Si el agua de gri­fo de tu zo­na tie­ne buen sa­bor, re­lle­na una can­tim­plo­ra con ella y llé­va­la con­ti­go. Y evi­ta tam­bién las pa­ji­tas de plás­ti­co. Op­ta por te­ji­dos na­tu­ra­les. El la­va­do de te­ji­dos sin­té­ti­cos li­be­ra fi­bras de po­liés­ter (un plas­ti­co) al me­dio am­bien­te. De he­cho, mu­chas partículas de mi­cro­plás­ti­cos pre­sen­tes en los océa­nos pro­ce­den de te­ji­dos sin­té­ti­cos. Di no a la ob­se­le­cen­cia pro­gra­ma­da en los dis­po­sit­vos elec­tró­ni­cos. An­tes de com­prar uno nue­vo, in­ten­ta re­pa­rar, ac­tua­li­zar o ven­der los que tie­nes y, si eso no fue­ra po­si­ble, llé­va­los siem­pre a un cen­tro de re­ci­cla­do cuan­do te des­ha­gas de ellos.

250.000 TO­NE­LA­DAS ES­TÁN AHO­RA MIS­MO FLO­TAN­DO EN LOS OCÉA­NOS.

TAM­BIÉN LOS RES­PI­RA­MOS: EN EL 87% DE LOS PUL­MO­NES HAY FI­BRAS DE PLÁS­TI­CO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.