HORÓSCOPO VE­RANO

Ve­nus y Mar­te, los eter­nos aman­tes mi­to­ló­gi­cos en for­ma de cons­te­la­cio­nes, nos pre­pa­ran un ve­rano de sor­pre­sas... y mu­cha pa­sión.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Horóscope - Por CAR­MEN MA­TEOS y TE­RE­SA GRAU Ilus­tra­cio­nes: MAI­TE NIE­BLA

Aries [Del 21 de mar­zo al 21 de abril]

Ha­cien­do ho­nor a tu signo, sue­les dar al­go de mie­do, por­que don­de po­nes el ojo po­nes la fle­cha. Mar­te, tu fiel es­cu­de­ro, es­tá a tu ser­vi­cio con es­tra­te­gias arries­ga­das y cer­te­ras. Co­mo gue­rre­ra, te cre­ces en la con­quis­ta: tus ojos se ilu­mi­nan y te po­nes de un gua­po subido. In­de­pen­dien­te y apasionada, te gus­ta lle­var la ini­cia­ti­va con­tra vien­to y ma­rea, aun­que en oca­sio­nes te pe­se.

Si tie­nes pa­re­ja. Sin du­da se­rás quien lle­ve la ini­cia­ti­va, por­que ne­ce­si­tas que te de­jen man­dar y or­ga­ni­zar las co­sas. Tie­nes un pron­to muy ex­plo­si­vo, pe­ro se te pa­sa en­se­gui­da. En la fa­mi­lia. Las va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res, en julio. Des­pués, con Mer­cu­rio por tu ca­sa V, te ape­te­ce­rá un po­co de ai­re. Ha­ble­mos de se­xo. Si quie­res te­ner es­te ve­rano aven­tu­ras in­ten­sas y ex­ci­tan­tes, nues­tra re­co­men­da­ción es que te apun­tes a al­gún via­je en gru­po. Si pue­de ser, evi­ta los paí­ses ára­bes... y las pa­sio­nes tur­cas.

LO­VE THERAPY Ve­nus en tu ca­sa VI te da un em­pu­jón pa­ra que in­vier­tas en sa­lud, aun­que so­lo men­cio­nár­te­lo te pon­ga de los ner­vios. Va­le que te cues­te echar el freno, pe­ro es me­jor pre­ve­nir que cu­rar. ¿Unos ba­ños de lo­do en gru­po en al­gu­na pla­ya de en­sue­ño?

Tau­ro [Del 22 de abril al 22 de ma­yo]

Da­mos por he­cho que eres de las que cui­das los de­ta­lles. Eres una mu­jer sin com­ple­jos y or­gu­llo­sa de ser­lo, fir­me y aco­ge­do­ra, co­mo la na­tu­ra­le­za que tan­to apre­cias. Paciente y con gran­des do­sis de sen­ti­do co­mún, sue­les ejer­cer de no­via po­se­si­va. De en­tra­da, qui­zá no di­gas na­da, pe­ro de sa­li­da... ¡que tiem­ble la Tie­rra!

Si tie­nes pa­re­ja. Si pre­fie­re mu­je­res sen­sua­les y sua­ves co­mo un atar­de­cer de oto­ño, es­tá de suer­te. A ti te en­can­ta com­par­tir con tu amor to­do lo re­la­cio­na­do con el de­lei­te de los sen­ti­dos. En la fa­mi­lia. Es­te ve­rano te ofre­ce la oca­sión pa­ra jun­ta­ros, dis­cu­tir, ju­gar, dis­cu­tir, acla­rar co­sas... dis­cu­tir. Por­que con Mer­cu­rio en tu ca­sa IV otra co­sa no, pe­ro dis­cu­tir... Tú tran­qui­la, son tor­men­tas de ve­rano. Ha­ble­mos de se­xo. Si te vas de va­ca­cio­nes con al­gún com­pa­ñe­ro de ofi­ci­na, apun­ta bien, por­que el ar­do­ro­so Mar­te an­da ron­dan­do. Hay co­sas que su­ce­den cuan­do no hay ho­ra­rios ni ofi­ci­nas de por me­dio.

LO­VE THERAPY Si la co­mu­ni­ca­ción no flu­ye, an­tes de sa­car a re­lu­cir to­da tu fu­ria écha­te a an­dar. Se­gu­ro que opor­tu­ni­da­des pa­ra “echar la ca­ña” y pes­car no te van a fal­tar. Es ve­rano, lu­ce el sol y a na­die le amar­ga un dul­ce…

Gé­mi­nis [Del 23 de ma­yo al 21 de ju­nio]

Co­mo mu­jer Gé­mi­nis, ha­blas de ca­si to­do, por­que eres maes­tra en el ar­te de la co­mu­ni­ca­ción. Es­pe­cia­lis­ta en ro­dear­te de gen­te muy di­ver­sa, si hay al­go que de ver­dad te atrae es po­le­mi­zar, en­re­dar y ju­gar. El dra­ma no va con­ti­go, eres más de to­mar­se un ca­fé y pa­sar pá­gi­na. Co­mo pa­re­ja, ase­gu­ras fres­cu­ra, hu­mor... y ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Co­mo aman­te eres, an­te to­do, di­ver­ti­da y com­pa­ñe­ra (pa­ra el mus o el back­gam­mon, por ejem­plo).

Si tie­nes pa­re­ja. Aun­que lo in­ten­tes, se­rá di­fí­cil que en­ca­jes con una pa­re­ja se­ria y “mu­da”… a no ser que pre­fie­ras ser tú la que lle­ve la voz “con­tan­te”. Si te quie­res di­ver­tir, arrí­ma­te a un signo de fue­go. En la fa­mi­lia. Es­te ve­rano, tie­nes el mes de julio pa­ra es­tar con los tu­yos. Ve­nus te va a fa­ci­li­tar las co­sas y ha­cer­te la vi­da más agra­da­ble. Ha­ble­mos de se­xo. En agos­to y sep­tiem­bre, la fra­gan­te Afro­di­ta es­ta­rá ins­ta­la­da en la ca­sa del amor. Si vas al cam­po de va­ca­cio­nes, cui­da­do con los mos­co­nes.

LO­VE THERAPY Te to­ca ex­pre­sar lo que tan­to te cues­ta, tus sen­ti­mien­tos. Eli­ge: en la so­bre­me­sa, en plan ca­tar­sis a la ita­lia­na, o en un ta­ller de ex­pre­sión cor­po­ral an­te un gru­po de des­co­no­ci­dos. To­do es po­ner­se.

Cán­cer [Del 22 de ju­nio al 22 de julio]

Na­ve­gas en las aguas cla­ras de las emo­cio­nes y, aun­que creas que no se te no­ta por esa co­ra­za que lle­vas a cues­tas, la ver­dad es que eres trans­pa­ren­te. Hay que tra­tar­te con cui­da­do, por­que tie­nes un co­ra­zón gran­de… y de por­ce­la­na ul­tra fi­na. Aho­ra bien, tu ca­pa­ci­dad de en­tre­ga y ale­gría son la mar­ca de la ca­sa.

Si tie­nes pa­re­ja. Eres de las que pre­fie­re flo­res y be­sos an­tes que jo­yas y palacios, a no ser que sean palacios de los de las mil y una no­ches, con Lu­na cre­cien­te y olor a ma­dre­sel­vas. Te me­re­ces to­do eso… y más. En la fa­mi­lia. Con el pa­so del Sol por tu signo, lo ideal pa­ra ti es ce­le­brar tu cum­plea­ños con ellos. Los mi­mos que re­ci­bi­rás te ale­gra­rán to­do el ve­rano. Ha­ble­mos de se­xo. Tu mo­men­to glo­rio­so en el amor sen­sual lo si­tua­mos la úl­ti­ma quin­ce­na de sep­tiem­bre, mo­men­to en el que Ve­nus, Jú­pi­ter y la Lu­na te van a pre­pa­rar un au­tén­ti­co fies­tón. ¡No te lo pier­das!

LO­VE THERAPY A fi­na­les de julio, ten­drás la energía por los sue­los. Ponte en mo­do zen has­ta que re­cu­pe­res las ga­nas y pi­de por esa bo­qui­ta lo que ne­ce­si­tes.

Leo [Del 23 de julio al 22 de agos­to]

Las leo­nas sois en­vi­dia­das por to­das las de­más, por­que co­mo Cu­pi­do os to­que con su va­ri­ta... se pue­de en­te­rar to­da la pla­ya. Sois de­ta­llis­tas, ge­ne­ro­sas y unas ro­mán­ti­cas em­pe­der­ni­das, pe­ro sa­ca­réis las garras si os sen­tís trai­cio­na­das y lue­go os sen­ti­réis mo­rir.

Si tie­nes pa­re­ja. Eres tre­men­da­men­te ge­ne­ro­sa y crea­ti­va, pe­ro tam­bién muy exi­gen­te, por­que el ro­man­ce es el agua que rie­ga tus tie­rras y las ha­ce flo­re­cer. En la fa­mi­lia. El Sol in­gre­sa en tu signo a fi­na­les de julio, ¡fe­li­ci­da­des! Qui­zá la per­so­na con la que pien­sas com­par­tir esos días ten­ga ape­ten­cias di­fe­ren­tes a las tu­yas en cuan­to al des­tino y otros me­nes­te­res. ¡Ha­ya paz! Ha­ble­mos de se­xo. Con Mar­te in­flu­yen­do a tu pa­re­ja, la pa­sión es­tá ga­ran­ti­za­da. Si las re­yer­tas se pro­du­cen por ba­ga­te­las, es que hay ten­sión se­xual apro­ve­cha­ble.

LO­VE THERAPY Te me­re­ces ha­cer aque­llo que te ape­tez­ca, sin cul­pas y sin ton­te­rías. Mi­ra a ver dón­de te ves, ha­cien­do qué y con quién. Si aca­so, com­pár­te­lo por Ins­ta­gram.

Vir­go [Del 23 de agos­to al 22 de sep­tiem­bre]

Ya sa­be­mos que bus­cas la per­fec­ción in­clu­so en el amor. Y te fas­ci­na lle­gar a sa­ber có­mo fun­cio­na el com­por­ta­mien­to hu­mano. Tie­nes el don de sa­ber qué co­rre­gir pa­ra cre­cer co­mo per­so­na, así que te­ner­te co­mo te­ra­peu­ta en ca­sa pue­de ser un cho­llo . Va­lo­ras la em­pa­tía y eres una mu­jer leal, fuer­te e in­de­pen­dien­te.

Si tie­nes pa­re­ja. Tu com­pa­ñe­ro de­be re­unir al­gu­nas con­di­cio­nes, pues no eres de las que se arri­man a cualquier tran­seún­te. En la fa­mi­lia. Te va a ape­te­cer mu­cho pa­sar unos días con los hi­jos, si es que los tie­nes, pe­ro has de es­tar dis­pues­ta a su­pe­rar al­gu­na prue­ba de amor in­con­di­cio­nal. Ha­ble­mos de se­xo. Amor, dra­ma, pa­sión, se­xo… fi­na­les y prin­ci­pios. Po­dría ser que los ca­lo­res hi­cie­ran ex­plo­tar al­gu­na olla que so­por­ta­se de­ma­sia­da pre­sión.

LO­VE THERAPY Ca­si to­do el mes de julio, Ve­nus es­tá alo­ja­do en tu signo. Pá­sa­te por un spa con unas ter­mas de cho­rros re­la­jan­tes o por un cur­si­llo ace­le­ra­do de se­xua­li­dad tán­tri­ca.

Li­bra [Del 23 de sep­tiem­bre al 23 de oc­tu­bre]

Pa­ra ti, la pa­re­ja es vi­tal y no te bas­ta con un ro­man­ce pa­sa­je­ro... aun­que se dé la pa­ra­do­ja de que, go­zan­do de amor, la ten­ta­ción de li­gar se te cue­le por al­gu­na ren­di­ja. No te ex­pon­gas al conflicto, por­que tie­nes atrac­ti­vo de so­bra. Con tus irre­fu­ta­bles ar­gu­men­ta­cio­nes, y ese look tan tu­yo, cual­quie­ra te di­ce que no.

Si tie­nes pa­re­ja. Lo ex­tra­ño pa­ra Li­bra es no te­ner­la. Tú y tu me­dia na­ran­ja sois una en­te­ra. Te re­sul­ta di­fí­cil con­ce­bir la vi­da en so­le­dad, y te mus­tias cuan­do es así. En la fa­mi­lia. No te re­co­men­da­mos va­ca­cio­nes con ellos es­te año. Si pue­des, escápate le­jos; si no, llé­va­te una bi­ci­cle­ta, una zo­diac... al­go pa­ra huir de vez en cuan­do. Ha­ble­mos de se­xo. Mar­te en tu ca­sa V y en Acua­rio te ga­ran­ti­za se­xo, si es­tás dis­pues­ta a pro­bar lo­cu­ras .... Un amor de ve­rano que no sal­drá en tu Fa­ce­book.

LO­VE THERAPY A me­dia­dos de sep­tiem­bre, tu pla­ne­ta Ve­nus te vi­si­ta. Ideal pa­ra re­co­ger­te un po­co, sa­ber por dón­de an­das, es­cu­char a tu cuer­po y de­cir­te lo mu­cho que te quie­res.

Es­cor­pio [Del 24 de oc­tu­bre al 22 de no­viem­bre]

Eres guar­dia­na de se­cre­tos que so­lo des­ve­las a los es­co­gi­dos. Con esa mi­ra­da y ca­si sin pa­la­bras, tu energía mag­né­ti­ca se abre ca­mino. Por amor eres ca­paz de gran­des lo­cu­ras, aun­que no te ocu­rre a me­nu­do, por­que tu co­ra­zón es fiel. Eres ce­lo­sa, pe­ro lo com­pen­sas con una pa­sión y unas his­to­rias de rom­pe y ras­ga. Si tie­nes pa­re­ja. Él sa­be que es­tá con la mu­jer más apasionada e in­ten­sa del zo­dia­co, y le en­can­ta. Lo que ya no le gus­ta tan­to es tu ca­rác­ter po­se­si­vo y tus ce­los. En la fa­mi­lia. Si quie­res va­ca­cio­nes tran­qui­las, evi­ta agos­to. Mar­te tran­si­ta­rá tu ca­sa IV y eso trae pro­ble­mas. Si pre­fie­res mo­vi­mien­to y ex­ci­ta­ción, ese es tu mes. Ha­ble­mos de se­xo. Con Jú­pi­ter en Es­cor­pio, ha­ces los ho­no­res a tu signo, que se de­fi­ne co­mo muy se­xual. Así que ya sa­bes: va­ca­cio­nes con ex­tin­tor.

LO­VE THERAPY Bas­tan­te mo­vi­da has te­ni­do has­ta aho­ra, y te has librado por po­co. Te has ga­na­do unas va­ca­cio­nes in­te­li­gen­tes, sin sor­pre­sas. Des­de el 15 de julio, bus­ca un re­man­so de paz.

Sa­gi­ta­rio [Del 23 de no­viem­bre al 22 de di­ciem­bre]

En el te­rreno sen­ti­men­tal, dis­fru­tas con las aven­tu­ras amo­ro­sas y des­cu­brien­do nue­vos mun­dos bien acom­pa­ña­da. Echar raí­ces te cues­ta más. Tu peor enemi­go es el abu­rri­mien­to, y lo mis­mo que te can­sas de desa­yu­nar siem­pre tos­ta­das, tam­bién po­drías can­sar­te de la vi­da en pa­re­ja.

Si tie­nes pa­re­ja. No eres mu­jer ni de in­ter­mi­na­bles de­ba­tes ni de: “Ca­ri­ño, te­ne­mos que ha­blar”. Eres una com­pa­ñe­ra vi­tal, que ex­pre­sa el amor con la ge­ne­ro­si­dad ins­pi­ra­do­ra de una La­ra Croft in­tré­pi­da. En la fa­mi­lia. Si quie­res unas va­ca­cio­nes dig­nas de tu ta­lan­te, vas a te­ner que bus­car una bue­na ex­cu­sa pa­ra dar a la fa­mi­lia, pues pa­re­ce que es­te ve­rano no ten­dre­mos aven­tu­ras es­pe­cial­men­te épi­cas. Ha­ble­mos de se­xo. A par­tir del 15 de agos­to, Mar­te te ha­rá sen­tir que no ne­ce­si­tas gran­des via­jes pa­ra des­cu­brir que, en lo más cer­cano, sex is in the air.

LO­VE THERAPY Por una vez, no montes tú el plan va­ca­cio­nal, me­jor que lo ha­ga tu pa­re­ja, tus ami­gas o ese tro­ta­mun­dos del tra­ba­jo. Dé­ja­te sor­pren­der y re­la­ja la men­te.

Ca­pri­cor­nio [Del 23 de di­ciem­bre al 21 de enero]

Pue­de pa­re­cer que, co­mo bue­na Ca­pri­cor­nio, no te mo­jas en asun­tos amo­ro­sos. Tie­nes re­cur­sos pa­ra sol­ven­tar lo que te echen. Pe­ro no nos de­je­mos en­ga­ñar: ba­jo esa ca­pa ra­cio­nal y edu­ca­da hay una aman­te con ga­nas de reír. Sa­bes có­mo qui­tar hie­rro al asun­to y pe­leas por ha­cer fá­cil el día a día. Tu pa­re­ja sa­be que pue­de con­fiar en ti.

Si tie­nes pa­re­ja. Si al­guien po­ne una no­ta de rea­lis­mo, esa eres tú, con tu gran sen­ti­do de los lí­mi­tes y la res­pon­sa­bi­li­dad. Ne­ce­si­tas a al­guien un po­co vo­la­do pa­ra que se dé la al­qui­mia del amor. En la fa­mi­lia. Es­te ve­rano, pue­de ser fuen­te de apo­yo y re­fu­gio. In­clu­ye, si pue­des, a la ma­dre Na­tu­ra­le­za. Ha­ble­mos de se­xo. Pue­de ser­vir­te pa­ra des­car­gar ten­sión y ex­pre­sar emo­cio­nes. Lo ne­ce­si­tas, aun­que no es­tés muy eró­ti­co-fes­ti­va.

LO­VE THERAPY Haz­te a la idea de que tu mé­di­co te ha pres­cri­to pa­ra es­tas va­ca­cio­nes que prac­ti­ques se­xo, igual que te acon­se­ja co­mer fru­ta. Di­ver­ti­do, a po­der ser.

Pis­cis [Del 20 de fe­bre­ro al 20 de mar­zo]

Du­das y cam­bias de opi­nión va­rias ve­ces, se­gún em­pa­ti­ces o no con tu in­ter­lo­cu­tor (o aman­te), pe­ro es­cu­cha­rás co­mo na­die a tu pa­re­ja y cui­da­rás a sus tres pe­rros si es pre­ci­so. Eso sí, su­fri­rás en ex­ce­so cuan­do él no com­pren­da que ne­ce­si­tas re­ci­clar to­do por res­pe­to al pla­ne­ta y se te par­ti­rá el co­ra­zón cuan­do ter­mi­ne vues­tra his­to­ria (y llo­ra­rás por am­bos, lo sa­bes).

Si tie­nes pa­re­ja. El ro­man­ce, la musa y tam­bién al­go de ni­ña des­va­li­da que ne­ce­si­ta un sal­va­dor son cua­li­da­des de la Pis­cis em­pa­re­ja­da. Él, jun­to a ti, se sien­te Su­per­man. En la fa­mi­lia. La ac­ti­vi­dad de tu ca­sa XI te ga­ran­ti­za unas va­ca­cio­nes in­tere­san­tes, si te de­ci­des a ex­plo­rar el te­rri­to­rio de la gran fa­mi­lia uni­ver­sal. Fue­ra de los la­zos con­san­guí­neos tam­bién hay vi­da. Ha­ble­mos de se­xo. En las ac­ti­vi­da­des de gru­po, tus fe­ro­mo­nas van a per­fu­mar el am­bien­te co­mo quien no quie­re la co­sa. Tran­qui­la, que es al­go su­til... co­mo tú.

LO­VE THERAPY Ali­men­ta tu es­pí­ri­tu de per­te­nen­cia al cos­mos y a la es­pe­cie hu­ma­na: vi­si­ta una co­mu­ni­dad es­pi­ri­tual, bai­la o llé­va­te a tu pa­re­ja a un cur­so de me­di­ta­ción o per­ma­cul­tu­ra.

Acua­rio [Del 22 de enero al 19 de fe­bre­ro]

Tu en­can­to (o de­fec­to, se­gún se mi­re) es­tá en que con­ti­go to­do es po­si­ble: el sen­ti­do del hu­mor, que man­tie­nes en los mo­men­tos ál­gi­dos del desamor, el eterno sen­ti­mien­to de ca­ma­ra­de­ría, tu ca­pa­ci­dad pa­ra ol­vi­dar ofen­sas... Es di­fí­cil que abu­rras, por­que lo mis­mo sor­pren­des con una ini­cia­ti­va lu­ná­ti­ca que suel­tas un “qué pe­re­za eso del ma­tri­mo­nio”. Pue­des re­sul­tar adic­ti­va.

Si tie­nes pa­re­ja. Las acua­ria­nas sois co­mo des­per­tar ca­da ma­ña­na con al­guien sor­pren­den­te. No sois cuen­tis­tas, pe­ro Bar­ba Azul nun­ca se ha­bría des­he­cho de una mu­jer co­mo vo­so­tras, por­que… ¡sa­béis vo­lar! En la fa­mi­lia. Si pa­sas las va­ca­cio­nes con los tu­yos, in­ten­ta apor­tar al­go nue­vo en la di­ná­mi­ca ha­bi­tual. El re­pre­sen­tan­te de tu signo, Urano, so­bre­vue­la es­te ám­bi­to de tu vi­da y eres la per­so­na in­di­ca­da pa­ra nue­vos ai­res. Ha­ble­mos de se­xo. En julio tie­nes un su­pe­rá­vit de energía: úsa­la per­dién­do­te por los ve­ri­cue­tos del amor car­nal o con­viér­te­la en pa­sio­nes más re­vo­lu­cio­na­rias.

LO­VE THERAPY Pro­pon­te co­mo guía de un plan pa­ra la fa­mi­lia o las ami­gas. Al­go di­ná­mi­co que im­pli­que aven­tu­ra y mo­vi­mien­to; así pon­drás or­den en esa ten­den­cia de tu ca­be­za a “vo­lar­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.