SIEN­TO EN LAS RE­DES , LUE­GO EXIS­TO

Des­nu­dar el al­ma en re­des so­cia­les es ten­den­cia. In­fluen­cers y anó­ni­mos ex­po­nen –sin fil­tros– su tris­te­za y de­ses­pe­ra­ción. ¿Es llo­rar a mo­co ten­di­do el úl­ti­mo gri­to de la so­cie­dad del ex­hi­bi­cio­nis­mo?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por NE­REA PÉ­REZ DE LAS HE­RAS

On­ce años des­pués de su pu­bli­ca­ción el ví­deo si­gue pro­vo­can­do una ex­tra­ña fas­ci­na­ción. Se tra­ta de una gra­ba­ción de ma­la calidad del ros­tro de un ado­les­cen­te, Ch­ris Croc­ker, en pri­mer plano. Su an­gus­tia va cre­cien­do has­ta el llan­to his­té­ri­co a me­di­da que de­fien­de a su ad­mi­ra­da Brit­ney Spears tras la de­ba­cle ner­vio­sa que le hi­zo ra­par­se la ca­be­za en pú­bli­co en 2007. “Lea­ve Brit­ney alo­ne, lea­ve Brit­ney alo­ne” (“de­jad a Brit­ney en paz”), re­pi­te el chi­co en un ge­mi­do las­ti­me­ro y ba­ña­do en lá­gri­mas. En el dé­ci­mo aniver­sa­rio del ví­deo, Croc­ker di­jo a tra­vés de su cuen­ta de Ins­ta­gram que no pa­sa­ba un día sin que al­guien se lo re­cor­da­se y acon­se­ja­ba a to­do el mundo que tu­vie­ra mu­cho cui­da­do con lo col­ga­ba en in­ter­net. Pe­ro de po­co sir­ven las ra­zo­na­bles ad­ver­ten­cias: la pér­di­da de in­ti­mi­dad es el pre­cio de los 43 mi­llo­nes de vi­si­tas que lle­gó a acu­mu­lar el ví­deo. ¿Un pre­cio de­ma­sia­do al­to? Lo de Croc­ker es ya his­to­ria de in­ter­net, par­te de la cul­tu­ra pop del si­glo XXI, y pue­de que la pri­me­ra pie­za de porno emo­cio­nal real­men­te re­le­van­te de la red. La ex­hi­bi­ción de las emo­cio­nes –an­tes re­ser­va­das pa­ra ser des­car­ga­das en so­le­dad so­bre la al­moha­da o mo­jan­do las

pá­gi­nas de un dia­rio– se ha con­ver­ti­do ca­si en ca­te­go­ría. Ins­ta­gra­mers y you­tu­bers co­mo Ai­mee Song (ca­si cin­co mi­llo­nes de se­gui­do­res) o Es­se­na O´ Neill (al­re­de­dor de un mi­llón) han ocu­pa­do ti­tu­la­res por pu­bli­car ví­deos la­men­tán­do­se, mo­co­sas y de­vas­ta­das, del va­cío exis­ten­cial que se es­con­de de­trás de sus fotos sos­te­nien­do cóc­te­les en pis­ci­nas. En Es­pa­ña, Paula Go­nu, Lau­ra Es­ca­nes, Mar­ta Rium­bau, Isa­sa­weis o Ma­ri­na Yers, en­tre otras in­fluen­cers, han pu­bli­ca­do his­to­rias abrién­do­se en ca­nal, ha­blan­do de sus rup­tu­ras an­te una au­dien­cia pla­ne­ta­ria. Los ví­deos que ex­hi­ben emo­cio­nes ne­ga­ti­vas, co­mo la pe­na, la sen­sa­ción de ais­la­mien­to, la ansiedad o in­clu­so la ra­bia re­pre­sen­tan el la­do os­cu­ro del overs­ha­ring (com­par­tir de­ma­sia­do). Su­fro, lue­go vi­vo. Su­fro, lue­go soy... Aun­que re­sul­te to­tal­men­te pa­té­ti­co. Los ví­deos llo­ran­do son los nue­vos desa­yu­nos con tos­ta­das de agua­ca­te. Una se­ñal de iden­ti­dad mi­llen­nial. Pe­ro ¿có­mo dar­nos cuen­ta de cuán­do es­ta­mos com­par­tien­do de­ma­sia­do? ¿Es mos­trar las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas una ma­ne­ra de con­tra­rres­trar la per­fec­ción fal­sa de las re­des so­cia­les o am­bos ex­tre­mos son igual­men­te im­pos­ta­dos? ¿La por­no­gra­fía emo­cio­nal es­tá cam­bian­do la ma­ne­ra de re­la­cio­nar­se de los na­ti­vos di­gi­ta­les? ¿Por qué re­sul­ta tan adictivo ob­ser­var la mi­se­ria aje­na y com­par­tir la pro­pia? La psi­có­lo­ga Ja­ra Pé­rez opi­na que es­ta es una de­ri­va ló­gi­ca de la ma­ne­ra de com­por­tar­nos en una so­cie­dad que cul­ti­va una vi­da pa­ra­le­la en in­ter­net: “La ten­den­cia es mos­trar­te –ex­pli­ca–. Y el re­ver­so na­tu­ral de la fe­li­ci­dad por de­cre­to, es­ti­lo Mr. Won­der­ful, es dar­le vi­si­bi­li­dad tam­bién al do­lor y el mal hu­mor”. Pe­ro ¿se tra­ta siem­pre de emo­cio­nes sin­ce­ras o es­ta­mos an­te lla­ma­das de aten­ción? ¿O son so­lo es­tra­te­gias de mar­ke­ting, en el ca­so de quie­nes vi­ven de in­ter­net?

Vivir en la mi­se­ria de los de­más

“Los ví­deos de in­fluen­cers llo­ran­do me pa­re­cen tan por­no­grá­fi­cos co­mo aque­llos en los que se mal­tra­tan ani­ma­les”, di­ce la you­tu­ber Es­tí­ba­liz Que­sa­da, más co­no­ci­da co­mo Soy una prin­ga­da. Quie­nes es­tén fa­mi­lia­ri­za­dos con su es­ti­lo pen­sa­rán que es­ta afir­ma­ción es una de sus exa­ge­ra­cio­nes, pe­ro so­lo hay que ver el ví­deo de 29 mi­nu­tos de los you­tu­bers Roen­la­red y J Pe­li­rro­jo, ti­tu­la­do Al­go de pa­ra­cai­dis­mo, anun­cian­do su rup­tu­ra pa­ra com­pro­bar que no exa­ge­ra na­da: “Ese ví­deo es di­rec­ta­men­te una snuff mo­vie”, aña­de. Y lo es. En sus ví­deos y en los di­ver­sos pro­gra­mas en los que co­la­bo­ra, Es­tí­ba­liz Que­sa­da ac­túa co­mo azo­te tan­to del op­ti­mis­mo for­za­do co­mo del dra­ma gra­tui­to. Soy una prin­ga­da es sin­ce­ra, bru­tal, ácida, in­te­li­gen­te e in­có­mo­da pa­ra to­do el mundo. Tam­bién es una voz ex­per­ta en lo que tie­ne que ver con el sen­ti­men­ta­lis­mo en re­des so­cia­les. Su deporte fa­vo­ri­to es re­vol­car­se en los con­te­ni­dos de in­ter­net que más ver­güen­za aje­na pue­dan des­per­tar­le. Tie­ne va­rios ví­deos po­nien­do a cal­do a los in­fluen­cers na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les que llo­ran. “Es una ma­ne­ra de con­se­guir se­gui­do­res a to­da cos­ta. Cuan­do subes un ví­deo en el que di­ces “mi vi­da es una mier­da” re­sul­ta muy evi­den­te si es sin­ce­ro o una lla­ma­da de aten­ción”. Ella

Su­fro, lue­go, exis­to; su­fro, lue­go soy, aun­que re­sul­te to­tal­men­te pa­té­ti­co. Hay ansiedad por el li­ke y una bús­que­da de­ses­pe­ra­da por lla­mar la aten­ción.

mis­ma, tan­to en sus ví­deos co­mo en su li­bro Freak, ha com­par­ti­do si­tua­cio­nes du­ras co­mo el bull­ying que su­frió de ado­les­cen­te o la muer­te de su pa­dre, pe­ro ja­más hemos vis­to una lá­gri­ma su­ya en re­des. “Gra­bar­te llo­ran­do, seas co­no­ci­da o anó­ni­ma, me pa­re­ce un cir­co. Es cier­to que pue­des ayu­dar a la gen­te com­par­tien­do si­tua­cio­nes du­ras, pe­ro yo ja­más he te­ni­do la ten­ta­ción de ha­cer­lo llo­ran­do, lo ha­go des­de el hu­mor. Per­ce­bes y gre­los –se re­fie­re a la you­tu­ber, guio­nis­ta y pre­sen­ta­do­ra Ca­ro­li­na Igle­sias– ha ha­bla­do, por ejem­plo, de ansiedad, sin re­sul­tar ex­hi­bi­cio­nis­ta. Ella es un buen ejem­plo de có­mo com­par­tir sin caer en la so­bre­ex­po­si­ción”. Sa­ra tie­ne 18 años, pre­fie­re no dar su nom­bre real. Va al ins­ti­tu­to, sa­ca bue­nas no­tas, ape­nas ve te­le­vi­sión, so­lo ví­deos de You­tu­be y sto­ries de Ins­ta­gram. En es­tas pie­zas au­dio­vi­sua­les de 15 se­gun­dos, que so­lo per­ma­ne­cen 24 ho­ras en el ai­re, se mez­clan las vi­ven­cias de sus ami­gas, fa­mi­lia­res o com­pa­ñe­ros de ins­ti­tu­to con las de al­gu­nas de las ce­le­bri­da­des de in­ter­net de las que ya hemos ha­bla­do. Me per­mi­te re­vi­sar las úl­ti­mas ac­tua­li­za­cio­nes de las cuen­tas que si­gue. Al­guien ajeno a los ído­los mi­lle­nials del mo­men­to no sa­bría de­cir quién es fa­mo­so y quién no en es­te co­lla­ge de pe­da­ci­tos de vi­da. Sus ami­gas hablan a la cá­ma­ra del ago­bio de los exá­me­nes, pe­ro tam­bién des­em­pa­que­tan sus com­pras co­mo ha­cen las in­fluen­cers que re­ci­ben to­ne­la­das de re­ga­los. Sa­ra di­ce que es tí­mi­da y que no le gus­ta ex­po­ner­se de­ma­sia­do. En su Ins­ta­gram hay fotos de sus ami­gas po­san­do en Ma­drid Río y ju­gan­do al voley, de su fa­mi­lia de va­ca­cio­nes y de su ga­to, na­da de­ma­sia­do com­pro­me­ti­do, pe­ro ad­mi­te cier­to en­gan­che a los dra­mas aje­nos. “Ha­ce po­co una chi­ca del ins­ti­tu­to rom­pió con su no­vio y nos íba­mos en­te­ran­do de to­do por los sto­ries de los dos”. Es­tas pe­que­ñas pie­zas de ví­deo se pue­den en­viar a otros usua­rios, así que, se­gún Sa­ra, el asun­to al­can­zó ni­ve­les de co­ti­lleo dig­nos de un reality te­le­vi­si­vo. “Creo que a ella le ayu­da­ba que la gen­te le die­ra áni­mos en los co­men­ta­rios, pe­ro es­toy se­gu­ra de que se ha arre­pen­ti­do de ha­ber di­cho al­gu­nas co­sas”, me cuen­ta.

Hi­jas de la lá­gri­ma

“Los ado­les­cen­tes son na­ti­vos de es­ta at­mós­fe­ra nar­ci­sis­ta”. Ja­ra Pé­rez, psi­có­lo­ga.

La psi­có­lo­ga Ja­ra Pé­rez con­si­de­ra que si­tua­cio­nes co­mo las que des­cri­be Sa­ra son muy na­tu­ra­les en­tre los ado­les­cen­tes “Hoy, cual­quier cha­val de ins­ti­tu­to tie­ne mi­les de se­gui­do­res –di­ce–, los ado­les­cen­tes son na­ti­vos de es­ta at­mós­fe­ra nar­ci­sis­ta y de es­te sa­car­lo to­do sin fil­tro, es­tán acos­tum­bra­dos. Pa­ra ellos hay po­ca di­fe­ren­cia en­tre lo que com­par­ten en la reali­dad y en in­ter­net”. Pé­rez ob­ser­va que no hay que per­der de vis­ta que lo que po­dría­mos lla­mar porno emo­cio­nal tie­ne que ver con el he­cho de que es­tos sen­ti­mien­tos se ex­po­nen an­te una au­dien­cia ca­si te­le­vi­si­va pe­ro que se tra­ta de las mis­mas emo­cio­nes que los chi­cos

y chicas com­par­ten co­mien­do pi­pas en el par­que en un mo­men­to de sus vi­das en el que to­do es muy in­ten­so. Pe­ro no son so­lo los ado­les­cen­tes quie­nes ge­ne­ran y con­su­men es­te ti­po de con­te­ni­dos. “Es una mo­da que no to­ca uni­ca­men­te a los mi­llen­nials. Hemos vis­to pa­dres en You­tu­be ha­cien­do ví­deos de sus hi­jos llo­ran­do por ha­ber per­di­do al pe­rro. Pa­ra ilus­trar­lo po­nen una mi­nia­tu­ra de un pri­mer plano de su hi­ja llo­ran­do. Es pa­té­ti­co y la úni­ca lec­tu­ra que le en­con­tra­mos es la bús­que­da de fa­ma”, di­cen Na­ta­lia Flo­res y Bor­ja Prie­to. Ellos son pa­re­ja, you­tu­bers y pa­dres de ado­les­cen­tes. Ade­más por su ca­nal, Los Prie­to­flo­res, han des­fi­la­do co­mo in­vi­ta­dos mu­chas es­tre­llas de You­tu­be y am­bos son vo­ra­ces con­su­mi­do­res de con­te­ni­dos en in­ter­net. Am­bos con­si­de­ran que el porno emo­cio­nal es ten­den­cia, que tie­ne que ver con la bús­que­da de­ses­pe­ra­da de aten­ción y que es alar­man­te. “Exis­te una ansiedad cla­rí­si­ma por el li­ke y por man­te­ner­se vi­vo en re­des. El otro día vi­mos un re­por­ta­je en un ins­ti­tu­to de Ma­drid y los es­tu­dian­tes de­cían que si una de sus fotos no lle­ga­ba a de­ter­mi­na­do nú­me­ro de li­kes se de­pri­mían, afec­ta­ba a su es­ta­do de áni­mo y mu­chos las bo­rra­ban”. Pa­ra Ja­ra Pé­rez no es­tá tan cla­ro si es­ta ten­den­cia cam­bia­rá nues­tra ma­ne­ra de en­ten­der y com­par­tir las emo­cio­nes pa­ra bien o pa­ra mal, con­si­de­ra que hay que juz­gar­lo en el lar­go pla­zo. “Por un la­do, nor­ma­li­zar la tris­te­za ha­ce que sea­mos más rea­lis­tas. El per­se­guir el bie­nes­tar ab­so­lu­to ge­ne­ra frus­tra­ción –ex­pli­ca–. Re­ci­bir una res­pues­ta au­to­má­ti­ca a tus es­ta­dos de áni­mo pue­de ser un par­che útil: de re­pen­te al­guien que ni si­quie­ra co­no­ces te es­tá echan­do un bra­zo por en­ci­ma del hom­bro… Pe­ro indudablemente tam­bién tie­ne una par­te adic­ti­va, cuan­to más in­me­dia­ta sea la re­com­pen­sa, ma­yor es el po­der de adic­ción. To­do de­pen­de de los re­cur­sos emo­cio­na­les que ten­ga ca­da per­so­na, pe­ro exis­te el ries­go de ir a bus­car es­te par­che una y otra vez”. Sea pa­ra con­se­guir se­gui­do­res o pa­ra re­ci­bir un frío abra­zo vir­tual, lo cier­to es que des­nu­dar­se emo­cio­nal­men­te an­te mi­llo­nes de per­so­nas es ten­den­cia. Y tris­te­za, de­ses­pe­ra­ción y va­cío exis­ten­cial for­man aho­ra par­te de lo que com­par­ti­mos, qui­zá en ex­ce­so. ¿Nos estaremos vol­vien­do más hu­ma­nos o so­lo más im­pú­di­cos?

¿Com­par­tir lo que sen­ti­mos nos ha­ce más hu­ma­nos o más im­pú­di­cos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.