TO­DO POR UN CLIC

En nues­tras re­des so­cia­les se libra una cruen­ta ba­ta­lla por con­se­guir la aten­ción (y los li­kes) de los que es­tán al otro la­do. Una gue­rra en la que to­do va­le y la ver­dad es lo de me­nos. ¿El pre­mio? Con­ver­tir­se en par­te de la éli­te de in­ter­net. Y to­dos se

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por SILVIA TO­RRES

II­sa­bel (nom­bre fic­ti­cio, por­que pa­ra qué va­mos a ha­cer le­ña del ár­bol caí­do) de­ci­dió si­mu­lar una tra­ma cri­mi­nal en Ins­ta­gram. Pu­bli­có una fo­to al bor­de de un bal­cón en Ve­ne­cia, una pre­ten­di­da per­se­cu­ción con va­rios pa­res de pies pe­li­gro­sa­men­te cer­ca­nos al va­cío. De­ba­jo, los ca­na­les, y el re­fle­jo en el agua de dos cuer­pos que se per­se­guían. “So­lo pue­de que­dar uno. Él o yo” @Muer­ten­ve­ne­cia. La cru­da reali­dad es que Isa­bel fue so­la a es­te via­je. No hu­bo per­se­cu­ción. No hu­bo con­trin­can­te. Pe­ro con un po­co de ha­bi­li­dad con la cá­ma­ra y bus­can­do el án­gu­lo más pro­pi­cio, lo­gró el es­pe­jis­mo. La pu­bli­ca­ción ge­ne­ró cier­to re­vue­lo. Al­gu­nos se alar­ma­ron, otros se bur­la­ron, otros es­cri­bie­ron: “Fo­tón”. Ella, que sue­le con­tes­tar rá­pi­da­men­te a los co­men­ta­rios, per­mi­tió que cun­die­ra la in­tri­ga. Al ca­bo de una ho­ra, cuan­do ya se ha­bían acu­mu­la­do su­fi­cien­tes li­kes, apa­re­ció co­mo una reino­na: “The win­ner ta­kes it all” [“El ga­na­dor se lo lle­va to­do”, co­mo la can­ción de Abba]. Ba­lan­ce: 105 co­men­ta­rios y 450 “Me gus­ta”. Isa­bel es una gue­rre­ra en la ba­ta­lla por la aten­ción, en una gue­rra de­cla­ra­da por sor­pre­sa sin que nin­gún ex­per­to la vie­ra ve­nir. La aten­ción es un bien es­ca­so y es­ta­mos dis­pues­tos a de­jar­nos la piel por es­tar, aun­que sea du­ran­te bre­ves se­gun­dos, en el fo­co. Y nos da igual que el pre­cio sea ser blan­co de crí­ti­cas o des­po­tri­ques va­rios. Lo im­por­tan­te es que los de­más ha­blen. Las re­des so­cia­les y los gru­pos de What­sapp son el es­ce­na­rio más des­car­na­do de es­ta ba­ta­lla. Y los com­ba­tien­tes son per­so­nas que pa­re­cían nor­ma­les... has­ta que se abrie­ron una cuen­ta de Ins­ta­gram y re­ve­la­ron una ines­pe­ra­da per­so­na­li­dad his­trió­ni­ca y nar­ci­sis­ta ávi­da de clics, li­kes y co­men­ta­rios de des­co­no­ci­dos. Los ex­per­tos de mar­ke­ting di­gi­tal lo lla­man en­ga­ge­ment. Te­ner mu­cho en­ga­ge­ment (pro­nún­cie­se en in­glés y con tono gra­ve) equi­va­le a te­ner éxi­to y su­po­ne no so­lo que la gen­te pon­ga un li­ke en tu pu­bli­ca­ción, sino que, ade­más, se ani­men a co­men­tar y a in­ter­ac­tuar más de una vez. En re­su­men, la cla­ve es­tá en con­se­guir que se de­ten­gan en tu post, en ser ca­pa­ces de atra­par la aten­ción de un ser hu­mano du­ran­te más de 10 se­gun­dos. To­da una ha­za­ña en pleno 2018.

La me­ta de un post es cap­tu­rar la aten­ción de al­guien más de 10 se­gun­dos: una ha­za­ña.

La enési­ma frac­tu­ra so­cial pa­re­ce ha­ber­se pro­du­ci­do en­tre los que com­par­ten (y a ve­ces ven­den) ca­da ac­to de su vi­da en in­ter­net y los tí­mi­dos y pa­si­vos, que so­lo mi­ran y no pu­bli­can, pe­ro que tam­bién es­tán co­nec­ta­dos. Una nue­va pi­rá­mi­de so­cial se es­tá per­ge­ñan­do, la que or­ga­ni­za las cla­ses so­cia­les di­gi­ta­les. En una dé­ca­da –el tiem­po que lle­va­mos con­vi­vien­do con la web 2.0–, al­gu­nos han de­mos­tra­do gran ha­bi­li­dad, gra­cia y sol­tu­ra pa­ra con­tar una vi­da cien ve­ces fil­tra­da y edi­ta­da con apli­ca­cio­nes va­rias. Esas imá­ge­nes per­fec­tas han se­du­ci­do a mi­llo­nes de per­so­nas (en ade­lan­te, fo­llo­wers) y a mu­chas mar­cas que les han he­cho ga­nar mu­cho di­ne­ro. Más del que po­dría­mos ima­gi­nar. Al otro la­do es­tá la ma­sa de se­gui­do­res. Si hu­bie­ra que vol­ver al sí­mil de las cla­ses so­cia­les, ha­bla­ría­mos de una éli­te ex­hi­bi­cio­nis­ta co­nec­ta­da fren­te a una ci­ber­ma­sa tí­mi­da y vo­yeur... e igual­men­te co­nec­ta­da. Unos son los que crean con­te­ni­dos; otros son los que los con­su­men.

En la ci­ma de esa hi­po­té­ti­ca pi­rá­mi­de so­cial di­gi­tal es­ta­rían los in­fluen­cers, los yup­pies de la era de in­ter­net: al­gu­nos em­pe­za­ron a con­tar su vi­da inocen­te­men­te y aca­ba­ron con­ver­ti­dos en es­ca­pa­ra­tes de pro­duc­tos de lu­jo. Ca­da una de sus pu­bli­ca­cio­nes va­le una for­tu­na. Y es­tán pro­fe­sio­na­li­za­dos por com­ple­to. Un po­co más en el cen­tro es­ta­ría mi ami­ga Isa­bel, que no lle­ga a ser in­fluen­cer, pe­ro que que­rría ser­lo. Es un sol­da­do de in­fan­te­ría. En la ba­se es­tá el res­to de la hu­ma­ni­dad, los se­res hu­ma­nos sen­si­bles que nos en­fa­da­mos cuan­do en un gru­po de What­sapp se nos ig­no­ra o cuan­do en Fa­ce­book no con­se­gui­mos ni un mi­se­ra­ble “Me gus­ta”. Eso nos rompe el co­ra­zón. Sen­tir­se ex­clui­do de un gru­po so­cial –y un gru­po de What­sapp lo es– es una fuente de an­sie­dad, ce­los, sen­ti­mien­tos de soledad y ba­ja au­to­es­ti­ma. Así lo afir­man va­rios es­tu­dios que en la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo acu­ña­ron el tér­mino “de­pre­sión de Fa­ce­book” pa­ra de­fi­nir el sen­ti­mien­to que ge­ne­ra ser sis­te­má­ti­ca­men­te ig­no­ra­do en esa red so­cial. La bús­que­da de po­pu­la­ri­dad a cual­quier pre­cio en las re­des

so­cia­les tam­bién ha ge­ne­ra­do mu­chas in­ves­ti­ga­cio­nes en las gran­des uni­ver­si­da­des del mun­do, y ca­si to­das coin­ci­den en que las per­so­nas con cier­to des­par­pa­jo, ex­hi­bi­cio­nis­mo y un ex­ce­so de ac­ti­vi­dad vir­tual com­par­ten ras­gos nar­ci­sis­tas y una ba­ja au­to­es­ti­ma que les ha­ce in­ven­tar­se una ima­gen hi­per­po­si­ti­va de sí mis­mos pa­ra bus­car re­co­no­ci­mien­to. El en­jam­bre de las re­des so­cia­les es pa­ra ellos un Pro­zac in­ter­ac­ti­vo. El pe­rio­dis­ta fran­cés Guy Bi­ren­baum co­no­ce bien el fe­nó­meno y lo re­la­ta en su li­bro Vous m’avez man­qué. L’his­to­ire de une de­pre­sión fran­cais­se [Os he echa­do de me­nos. La his­to­ria de una de­pre­sión fran­ce­sa]. “Mu­cha gen­te pen­sa­ba que ha­bía caí­do en una de­pre­sión por mi uso com­pul­si­vo de Twit­ter, pe­ro era jus­to lo con­tra­rio: abu­sa­ba de Twit­ter por­que es­ta­ba de­pri­mi­do”. Se­gún cuen­ta en su li­bro, aho­ra, cuan­do ve a un ami­go ex­po­ner­se de­ma­sia­do en las re­des so­cia­les, con­tac­ta con él de ma­ne­ra pri­va­da pa­ra pre­gun­tar­le si to­do va bien. Es­te ries­go –el de la de­pre­sión por abu­so di­gi­tal– pa­re­ce afec­tar más a los ma­yo­res de 40 años, pues las ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res, con­si­de­ra­dos ya na­ti­vos di­gi­ta­les, ha­cen un uso in­ten­si­vo de las re­des co­mo un mo­do de cons­truir su iden­ti­dad sin que eso im­pli­que un des­equi­li­brio emo­cio­nal en sus vi­das. Los re­bo­ta­dos de las re­des, por su par­te, se que­dan en una es­pe­cie de lim­bo has­ta que vuel­van al re­dil. Por­que es muy pro­ba­ble que vuel­van tar­de o temprano. “No me preo­cu­pa el cam­bio de con­di­cio­nes de pri­va­ci­dad de Ins­ta­gram o Fa­ce­book por­que to­do lo que cuen­to ahí es men­ti­ra”, me suel­ta mi ami­ga Gloria. Los al­go­rit­mos de Fa­ce­book nun­ca adi­vi­na­rían su ru­ti­na de au­xi­liar ad­mi­nis­tra­ti­va, con su es­tu­pen­do ho­ra­rio de ocho de la ma­ña­na a tres de la tar­de, de lu­nes a vier­nes. Pa­ra Fa­ce­book, Gloria es un per­so­na­je que ha­ce via­jes exó­ti­cos por el mun­do y se hos­pe­da en ho­te­les de lu­jo en cual­quier pun­to del glo­bo. En esos des­ti­nos com­pra pa­ñue­los de Her­mès y za­pa­tos de Pra­da. Na­da más le­jos de la reali­dad: Gloria lle­va una vi­da aus­te­ra, pe­ro es­ta fic­ción la di­vier­te. “No lo ha­go por va­ni­dad, mis ami­gos co­no­cen mi vi­da. No pre­ten­do en­ga­ñar a na­die más que a Mark Zuc­ker­berg”, el fun­da­dor de es­ta red so­cial. Ten­go otra ami­ga que se ha ga­na­do cier­ta fa­ma y va­rios mi­les de se­gui­do­res gra­cias a una cuen­ta de Ins­ta­gram so­bre pis­ci­nas. En ve­ra­nos pa­sa­dos des­per­tó to­da mi en­vi­dia; me ima­gi­na­ba que ten­dría ac­ce­so a to­das y ca­da una de las pis­ci­nas de Ma­drid. Has­ta que un día me sor­pren­dió con una pre­gun­ta: “¿Me lle­vas un día a al­gu­na pis­ci­na?”. Al ver mi ca­ra de asom­bro, se ade­lan­tó a mi pre­gun­ta: “Mi co­no­ci­mien­to del asun­to es más teó­ri­co que prác­ti­co”, di­jo. Es­tos usua­rios son los ar­tis­tas de las re­des so­cia­les. Sus cuen­tas son obras de ar­te, crea­cio­nes, fic­cio­nes. No hay co­ne­xión con la reali­dad. Su postureo pro­fe­sio­nal no ha­ce me­lla en su vi­da pri­va­da, por­que las re­glas del jue­go es­tán muy cla­ras. Su si­tio en la pi­rá­mi­de so­cial es­tá de­ter­mi­na­do por su ac­ti­tud en ca­da mo­men­to. Son los que más dis­fru­tan de la di­ná­mi­ca de Twit­ter e Ins­ta­gram.

Sin em­bar­go, tan­ta per­fec­ción pro­vo­ca en­vi­dia sa­na (o no tan­to) y cier­ta ten­sión en los mi­ro­nes. Es el ori­gen de la lu­cha de los clics. Los hi­per­ac­ti­vos de in­ter­net nos ti­ra­ni­zan con sus in­terio­ris­mos per­fec­tos, sus ce­nas de au­tor, sus es­ti­lis­mos es­tu­dia­dos... Nos bom­bar­dean con su fe­li­ci­dad per­ma­nen­te y, lo peor de to­do, nos crean de­seos y fal­sas ne­ce­si­da­des. Que­re­mos se­guir com­pa­ran­do nues­tra me­dio­cre vi­da con la su­ya, ideal y de di­se­ño. Y an­he­la­mos ver más de lo que ha­cen so­lo pa­ra po­der odiar­les, tam­bién, un po­co más. En la so­cie­dad de la com­pa­ra­ción per­ma­nen­te y de la en­vi­dia pa­sa­da por un fil­tro de Ins­ta­gram so­mos enemi­gos virtuales irre­con­ci­lia­bles. La clá­si­ca ten­sión en­tre cla­ses so­cia­les A es­tas al­tu­ras sa­be­mos que, así co­mo el amor pue­de na­cer y mo­rir en in­ter­net, los odios y las ma­nías tam­bién. Se pue­de odiar a al­guien en Ins­ta­gram y to­le­rar­lo en la vi­da real. Se pue­de te­ner un buen ami­go al que se ha blo­quea­do en se­cre­to en Twit­ter por­que allí se con­vier­te en un ser ab­yec­to. En re­su­men, en la pi­rá­mi­de so­cial di­gi­tal, ami­gos y enemi­gos tie­nen una do­ble di­men­sión, analó­gi­ca y di­gi­tal. Y a ve­ces pue­den cru­zar de un ban­do al otro la­do sin en­te­rar­se. El ve­rano se aca­ba y no he sa­li­do de Ma­drid (y si­go en la ba­se de la pi­rá­mi­de so­cial di­gi­tal). Mi pró­xi­ma fo­to de una pla­ya trans­pa­ren­te del Ca­ri­be pue­de ser el de­to­nan­te pa­ra que unos cuan­tos ami­gos se pa­sen al la­do os­cu­ro. Ad­ver­ti­dos que­dáis.

Vi­vi­mos en com­pa­ra­ción per­ma­nen­te (pa­sa­da por un fil­tro de Ins­ta­gram).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.