RE­FU­GIA­DAS YA­ZI­DÍES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por CH­RIS­TI­NA LAMB Fo­tos: ALEX KAY POT­TER

En un cam­po de re­fu­gia­dos del nor­te de Irak, mi­les de mu­je­res de es­ta re­li­gión in­ten­tan re­cu­pe­rar­se de años de vio­la­cio­nes y tor­tu­ras. Li­be­ra­das de sus se­cues­tra­do­res del Daesh, que las ven­die­ron co­mo es­cla­vas, pro­cu­ran re­com­po­ner sus vi­das mien­tras reclaman jus­ti­cia.

La cla­se de yo­ga es­tá lle­na de mu­je­res jó­ve­nes. To­das, tam­bién la ins­truc­to­ra, han si­do es­cla­vas se­xua­les de los com­ba­tien­tes del au­to­de­no­mi­na­do Es­ta­do Is­lá­mi­co. Fue­ron vio­la­das y ven­di­das va­rias ve­ces. Fue­ra hay un ba­rri­zal y tien­das de cam­pa­ña blan­cas. El cam­po de Khan­ke, al nor­te de Irak, co­bi­ja a unos 420.000 ya­zi­díes que fue­ron ex­pul­sa­dos de sus ca­sas cuan­do el Daesh ocu­pó el nor­te de Irak, en agos­to de 2014. Los hom­bres fue­ron ase­si­na­dos; las mu­je­res y las ni­ñas, con­ver­ti­das en es­cla­vas; y los ni­ños, adoc­tri­na­dos y en­tre­na­dos mi­li­tar­men­te. In­ten­ta­ron ex­ter­mi­nar a es­ta pe­que­ña y, has­ta aho­ra, po­co co­no­ci­da co­mu­ni­dad de

gen­te hos­pi­ta­la­ria que re­za al sol y ve­ne­ra un án­gel en for­ma de pa­vo real, pe­ro a los que el Daesh con­si­de­ra ado­ra­do­res del dia­blo. La in­va­sión ha si­do con­si­de­ra­da un ge­no­ci­dio por Na­cio­nes Uni­das. El Daesh ata­có ha­ce cua­tro años es­ta re­gión y ha­ce unos 12 me­ses que fue­ron de­rro­ta­dos y ex­pul­sa­dos, pe­ro la po­bla­ción ya­zi­dí si­gue en el lim­bo. Su tie­rra, Sin­jar, si­tua­da al pie de las mon­ta­ñas –don­de creen que que­dó va­ra­da el ar­ca de Noé–, es­tá en rui­nas. Se la dispu­tan las mi­li­cias ira­quíes y las kur­das, y es­tá sem­bra­da de mi­nas. Fue­ra de la cla­se, Sev­vi Has­san, de 45 años, re­me­mo­ra lo que vio cuan­do vol­vió el año pa­sa­do: “To­do eran es­com­bros. La ca­sa no te­nía puer­ta ni te­ja­do; no ha­bía agua, luz ni gen­te, so­lo fan­tas­mas. To­do ha­bía des­apa­re­ci­do”. Lo peor era el re­cuer­do de los hom­bres de ne­gro de los que ha­bían hui­do. Su hi­ja ma­yor, Zee­na, de 28 años y ma­dre de cua­tro hi­jos, es­ta­ba tan trau­ma­ti­za­da que se pren­dió fue­go: “Creía que iban a lle­gar de un mo­men­to a otro”. Re­sul­tó he­ri­da gra­ve. Unas 4.500 de las 7.000 chi­cas rap­ta­das han si­do li­be­ra­das, pe­ro sus problemas no han ter­mi­na­do. En ca­si to­das las tien­das hay una fa­mi­lia des­tro­za­da por su su­fri­mien­to. Mu­chas tie­nen da­ños fí­si­cos por las vio­la­cio­nes o se han sui­ci­da­do. A otras les han la­va­do el ce­re­bro y mi­ran a sus con­ciu­da­da­nos co­mo in­fie­les. La ma­yo­ría de las fa­mi­lias es­tán en­deu­da­das por los prés­ta­mos pa­ra pa­gar los res­ca­tes. Aún si­guen des­apa­re­ci­dos 3.154 ya­zi­díes, la ma­yo­ría mu­je­res y ni­ñas. Cuan­do las tro­pas de la coa­li­ción oc­ci­den­tal

TIE­RRA RE­FU­GIO DE Dos mu­je­res con­tem­plan el cam­po de re­fu­gia­dos de Khan­ke, en el nor­te de Irak, don­de vi­ven más de 400.000 ya­zi­díes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.