LOS ORÍ­GE­NES DE LO NA­TU­RAL

Aho­ra que todo en be­lle­za lle­va ad­he­ri­da esa eti­que­ta, es el mo­men­to de se­pa­rar el grano de la pa­ja. Hay que co­no­cer la historia de los in­gre­dien­tes pa­ra en­ten­der qué ha­cen en una cre­ma.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Belleza - Por LAURA RE­QUE­JO

Hay una flor que vi­ve en los ar­ce­nes de las au­to­pis­tas. Es un lu­gar don­de no de­be­ría cre­cer na­da. Pe­ro es­ta plan­ta en con­cre­to, lla­ma­da lam­psa­na, se ali­men­ta de la con­ta­mi­na­ción y de las par­tí­cu­las que des­pren­den los tu­bos de es­ca­pe. Se ha adap­ta­do a su en­torno y ha de­mos­tra­do una te­na­ci­dad úni­ca pa­ra so­bre­vi­vir.

Ma­te­rias pri­mas

“Es una hier­ba pio­ne­ra, co­mo esas que re­co­lo­ni­zan los te­rri­to­rios cuan­do un in­cen­dio, una ma­rea o un desas­tre na­tu­ral han aca­ba­do con el eco­sis­te­ma”, cuen­ta Ch­ris­tian Cour­tin­cla­rins, hi­jo del fun­da­dor de Cla­rins, la fir­ma de cos­mé­ti­ca que lle­va su ape­lli­do, y ac­tual pre­si­den­te del Con­se­jo de Vi­gi­lan­cia del Gru­po. Los me­ca­nis­mos bio­ló­gi­cos que es­tas plan­tas desa­rro­llan pa­ra ase­gu­rar su su­per­vi­ven­cia es lo que más in­tere­sa a Cla­rins. Por­que la na­tu­ra­le­za es sa­bia. Mu­cho más de lo que lle­ga­mos a ima­gi­nar­nos. Cour­tin-cla­rins tie­ne mu­chos más ejem­plos. Y to­dos igual de fas­ci­nan­tes. “La flor del gi­ra­sol pesa tres ki­los, gi­ra so­bre sí mis­ma a lo lar­go del día pa­ra se­guir la es­te­la de la luz so­lar y aguan­ta la fuer­za del vien­to sin do­ble­gar­se. Pe­ro lo real­men­te cu­rio­so es que se apo­ya en un ta­llo muy fino, de al­go más de un dedo de gro­sor, que so­por­ta to­dos los em­ba­tes a los que le so­me­ten los ele­men­tos sin per­der ni su fir­me­za ni su elas­ti­ci­dad”, re­la­ta. Es­ta­ba cla­ro que ahí ha­bía un ac­ti­vo que po­día re­sul­tar in­tere­san­te pa­ra la cos­mé­ti­ca an­ti­edad, ob­se­sio­na­da con en­con­trar la pie­dra fi­lo­so­fal pa­ra con­ser­var la fir­me­za de la piel. En Cla­rins se die­ron cuen­ta en­se­gui­da. Por­que, des­de ha­ce más de 60 años, bus­can con aten­ción todo lo que las plan­tas es­tán dis­pues­tas a ofre­cer­nos. Y por­que co­no­cen muy bien su ne­go­cia­do: los in­gre­dien­tes na­tu­ra­les. De he­cho, tes­tan has­ta 400 di­fe­ren­tes ca­da año pa­ra com­pro­bar si pue­den en­trar a for­mar par­te de sus fór­mu­las, aun­que ape­nas dos o tres pa­san la cri­ba. “Efec­ti­va­men­te, el ta­llo del gi­ra­sol con­tie­ne un com­pues­to que es el que le otor­ga esa fle­xi­bi­li­dad y que no­so­tros he­mos in­cor­po­ra­do en nues­tras cre­mas pa­ra el cue­llo”, ex­pli­ca Ch­ris­tian.

Cu­ra­ción

To­da la cos­mé­ti­ca de Cla­rins me­jo­ra sus fór­mu­las con es­tos nue­vos in­gre­dien­tes. Y pa­ra en­con­trar­los, Ch­ris­tian Cour­tin-cla­rins es ca­paz de ir al úl­ti­mo con­fín del pla­ne­ta. De he­cho, vi­vió un tiem­po con los abo­rí­ge­nes aus­tra­lia­nos y con­fie­sa que apren­dió mu­cho de sus co­no­ci­mien­tos cu­ra­ti­vos. “En la historia de la hu­ma­ni­dad, siem­pre ha ha­bi­do bru­jos, cha­ma­nes y drui­das –ex­pli­ca-. Y si­guen exis­tien­do. Son di­fe­ren­tes nom­bres pa­ra re­fe­rir­se a per­so­nas que en­tien­den el po­der de las plan­tas, que las es­tu­dian pa­ra usar­las en los pro­ce­sos de sa­na­ción”. En Aus­tra­lia des­cu­brió que, pa­ra cu­rar sus he­ri­das, los na­ti­vos usa­ban dos ti­pos

de plan­tas: una pa­ra pu­ri­fi­car y lim­piar, y otra pa­ra ci­ca­tri­zar. “Son fa­mi­lias de ár­bo­les que se re­pi­ten por todo el pla­ne­ta”, ase­gu­ra.

An­ti­edad

OEn Mé­xi­co, los in­cas usa­ban la cor­te­za de un ár­bol, la mi­mo­sa te­nui­flo­rum, pa­ra cu­rar las que­ma­du­ras. “Y tie­ne todo el sen­ti­do por­que, en reali­dad, la cor­te­za es un es­cu­do cu­ya mi­sión es pro­te­ger­lo de to­das las agre­sio­nes ex­ter­nas”. Tras uno de los peo­res te­rre­mo­tos que vi­vió el país, y que pro­du­jo se­ve­ros in­cen­dios, al­gu­nos mé­di­cos vol­vie­ron a usar­la pa­ra tra­tar a los que­ma­dos. La uti­li­za­ron en polvo pa­ra ha­cer ca­ta­plas­mas y, pa­ra su sor­pre­sa, las que­ma­du­ras se cu­ra­ron muy rá­pi­do. “Es­te ex­trac­to tie­ne un al­to po­der ci­ca­tri­zan­te. Y la ci­ca­tri­za­ción no es otra co­sa que ace­le­rar la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar. Y es­to tam­bién es apli­ca­ble al pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.