SUE­ÑOS MÁ­GI­COS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Amor En Tercera Vuelta - PA­LO­MA BRA­VO, pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra

Un fin de semana de sep­tiem­bre, Pe­ru vol­vió del fin de semana con su pa­dre ex­tra­ña­men­te si­len­cio­so. “Ma­mi, gracias”, di­jo al fin con ca­ra de no es­tar muy se­gu­ro de si era lo co­rrec­to. “¿Gracias por qué?”. “Por to­dos los re­ga­los”. “¿Qué re­ga­los?”. La con­ver­sa­ción en­tre un hi­jo tí­mi­do y una madre lu­ná­ti­ca pue­de ser exas­pe­ran­te, pe­ro allí so­lo se exas­pe­ra­ba la pe­rra (y per­dón por el abu­so de la exas­pe­ra­ción). Se exas­pe­ra­ba por­que no em­pe­zá­ba­mos a ce­nar (ni, por tan­to, lle­gá­ba­mos a sa­car­la a la ca­lle, dar­le su pien­so y de­jar­la dor­mir en el so­fá). Yo se­guía sin en­ten­der a Pe­ru, que op­tó por me­ter la di­rec­ta: “Ma­má, que cuan­do pa­pá me re­co­gió el viernes me di­jo que ya era ma­yor y me lo con­tó to­do”. “¿El qué?”, pre­gun­té ya sin­tién­do­me víc­ti­ma de una cons­pi­ra­ción ga­lác­ti­ca. “Ma­má, en se­rio, que gracias por los re­ga­los de Re­yes, de Pa­pá Noel, del ra­ton­ci­to… Bueno, del ra­ton­ci­to no, que eso no me lo ha­bía creí­do nun­ca. ¿Un ra­tón, ma­má? ¿En se­rio? Es pa­té­ti­co, y en­ci­ma tú siem­pre de­cías que lo ha­bías vis­to y que te da­ba mu­cho as­co…”. “Es­pe­ra, es­pe­ra, ¿tu pa­dre te ha di­cho qué?”. Su pa­dre es­pe­ró a que subie­ra al co­che y se abro­cha­ra el cin­tu­rón y, por ra­zo­nes que se me es­ca­pan, le re­ven­tó la úl­ti­ma ma­gia de la in­fan­cia. Aho­ra po­dría de­cir que el ni­ño ha cum­pli­do los 15 y to­do se­ría dis­tin­to, pe­ro no. Mi hi­jo tie­ne ocho años, y siem­pre sue­ña bo­ni­to. “Eso que ha he­cho tu pa­dre con­ti­go, no lo ha­gas nun­ca con na­die. Ni con otros ni­ños, ni con tus pri­mos pe­que­ños, ni si­quie­ra con tus hi­jos. ¿Me en­tien­des?”. Pe­ru son­reía, en­ten­dien­do, cla­ro. “Que no les qui­te la ilu­sión, ¿no?”. “Jus­to. Los ni­ños po­déis sos­pe­char lo que su­ce­de en realidad, pe­ro na­die ma­yor de edad te pue­de con­fir­mar na­da por­que no­so­tros no lo sa­be­mos, so­mos de­ma­sia­do vie­jos para eso”.

Ha­blé con su pa­dre, por su­pues­to. “Ya es ma­yor”, me di­jo. “¿Para so­ñar?”. “Para sa­ber”. Los dos usa­mos ver­bos de cin­co le­tras que em­pie­zan con “ese”, pe­ro son tan con­tra­pues­tos que... Bueno, nor­mal que nos se­pa­rá­se­mos. “¿Y aho­ra?”. “Aho­ra, na­da; aho­ra que ma­du­re”. Se me vino a la ca­be­za una fra­se que re­pe­tía mi pri­me­ra psicóloga: “Lo que hay que ha­cer es cre­cer y no ma­du­rar. La fru­ta ma­du­ra se cae del ár­bol”. Me en­tró la ri­sa, pe­ro no se lo ex­pli­qué y él se sin­tió re­afir­ma­do.

Eso fue ha­ce me­ses. Ayer apa­re­ció en ca­sa un ca­tá­lo­go de ju­gue­tes y Pe­ru se en­ce­rró en su ha­bi­ta­ción, a es­tu­diar­lo y lle­nar­lo de círculos y ano­ta­cio­nes. Ha re­cor­ta­do las dos cartas que apa­re­cen en el fi­nal y las ha me­ti­do en so­bres dis­tin­tos: en uno di­ce “Que­ri­do Pa­pá”; en el otro “Que­ri­da Ma­má Ma­ga”. Son cartas com­ple­ta­men­te opues­tas. En la pri­me­ra pi­de el Mo­no­poly, el Fifa 19 y unas tijeras; en la otra, tres li­bros, un via­je a la Lu­na y mar­car un gol de Griez­mann.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.