La ase­gu­ra­do­ra del Ma­ris­qui­ño des­car­ta in­dem­ni­zar por aho­ra a los afec­ta­dos.

Map­fre di­jo ver­bal­men­te que abo­na­ría los gas­tos pe­ro se re­trac­tó y es­pe­ra al juez

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - PORTADA - LUIS CAR­LOS LLE­RA

La com­pa­ñía ase­gu­ra­do­ra de la em­pre­sa or­ga­ni­za­do­ra del fes­ti­val O Ma­ris­qui­ño, Map­fre, se nie­ga a pa­gar los da­ños a las víc­ti­mas si el juz­ga­do no le obli­ga. La ase­gu­ra­do­ra di­ce que se­rá el juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 3 de Vi­go, en­car­ga­do de ins­truir las ac­tua­cio­nes pe­na­les, el que tam­bién de­ter­mi­na­rá las po­si­bles res­pon­sa­bi­li­da­des ci­vi­les y que la Jus­ti­cia to­da­vía no se ha pro­nun­cia­do.

El le­tra­do de la ofi­ci­na ve­ci­nal de aten­ción a las víc­ti­mas, Fran­cis­co Jo­sé Mén­dez Sen­lle, ha se­ña­la­do que pre­sen­tó las re­cla­ma­cio­nes de da­ños de dos per­so­nas, una de ellas me­nor, que ha­bía su­fri­do pér­di­das de ob­je­tos per­so­na­les y pe­que­ñas le­sio­nes por las que ha­bían es­ta­do de ba­ja unos días.

Las can­ti­da­des re­cla­ma­das no eran muy al­tas y a pe­sar de ello la ase­gu­ra­do­ra se ne­gó. «En un pri­mer mo­men­to me di­je­ron ver­bal­men­te que se ha­rían car­go, pe­ro lue­go me con­tes­ta­ron ne­ga­ti­va­men­te», di­ce Mén­dez. El abo­ga­do re­ci­bió una car­ta en la que le de­cían: «Es­ta ase­gu­ra­do­ra no pue­de de mo­men­to aten­der las re­cla­ma­cio­nes que nos efec­túan, to­da vez que el con­tra­to de se­gu­ro que nos vin­cu­la con la mer­can­til Uli­ses Pro­ject Even­tos Es­pe­cia­les S.L. no es una pó­li­za de ac­ci­den­tes per­so­na­les o de asis­ten­cia sa­ni­ta­ria, sino que se tra­ta de una pó­li­za de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil» y por tan­to «no exis­te obli­ga­ción de pa­go» En el mis­mo es­cri­to, la ase­gu­ra­do­ra in­sis­te en que. to­da­vía no se ha de­ter­mi­na­do ni de­cla­ra­do por nin­gu­na au­to­ri­dad ju­di­cial que tan­to nues­tro ase­gu­ra­do (Uli­ses Pro­ject) co­mo es­ta en­ti­dad sean res­pon­sa­bles ci­vi­les y con­se­cuen­te­men­te no exis­te, a es­ta fe­cha, obli­ga­ción de pa­go al­guno por nues-

La pla­ta­for­ma ya cuen­ta con 140 víc­ti­mas a la es­pe­ra de que les re­sar­zan de los da­ños

tra par­te».

Es­tas pri­me­ras re­cla­ma­cio­nes al se­gu­ro fue­ron pre­sen­ta­das tan so­lo tan so­lo cin­co días des­pués del su­ce­so y su­po­nen un va­ra­pa­lo pa­ra el res­to de víc­ti­mas que quie­ren re­sar­cir­se de la ca­tás­tro­fe. El abo­ga­do se­ña­la que pa­ra mu­chos afec­ta­dos, es­ta vía era la op­ción más rá­pi­da y ba­ra­ta «pa­ra ce­rrar es­te tris­te ca­pí­tu­lo y ser com­pen­sa­dos por los da­ños fí­si­cos y psi­co­ló­gi­cos oca­sio­na­dos, sin em­bar­go, la ne­ga­ti­va de Map­fre su­po­ne obli­gar al ciu­da­dano a es­pe­rar al pro­ce­di­mien­to pe­nal que tar­da­rá mu­chí­si­mo tiem­po en de­ter­mi­nar la res­pon­sa­bi­li­dad del ac­ci­den­te, ad­vier­te Mén­dez Sen­lle.

Se­gún la Ley de Con­tra­to del Se­gu­ro, es­te tie­ne la obli­ga­ción le­gal de abo­nar la in­dem­ni­za­ción, o al me­nos ha­cer una ofer­ta mo­ti­va­da, «y des­pués es­ta can­ti­dad se la re­cla­ma­rá al Con­ce­llo o al Puer­to o a quien con­si­de­ren opor­tuno», sen­ten­cia el le­tra­do.

Las otras al­ter­na­ti­vas pa­ra co­brar pa­san por la re­cla­ma­ción de res­pon­sa­bi­li­dad pa­tri­mo­nial de la Ad­mi­nis­tra­ción con­tra el Ayun­ta­mien­to y la Au­to­ri­dad Por­tua­ria.

«La ne­ga­ti­va de Map­fre a pa­gar de mo­tu pro­prio obli­ga a las víc­ti­ma a de­nun­ciar a es­ta com­pa­ñía de se­gu­ros con un pleito ci­vil», se­ña­la el le­tra­do.

Un to­tal de 140 per­so­nas han for­ma­do la pla­ta­for­ma de afec­ta­do de O Ma­ris­qui­ño. La Fe­de­ra­ción Ve­ci­nal ha crea­do una ofi­cian de apo­yo a las víc­ti­mas en la que cuen­ta con ase­so­ra­mien­to le­gal y psi­co­ló­gi­co. Aho­ra con la ne­ga­ti­va al pa­go in­me­dia­to los dam­ni­fi­ca­dos se vi­ven obli­ga­dos a es­pe­rar que con­clu­ya un pro­ce­di­mien­to que se pue­de di­la­tar in­clu­so va­rios años.

Pa­ra el le­tra­do, «lo desea­ble se­ría que el Ayun­ta­mien­to se hi­cie­se car­go y lue­go re­cla­ma­se a quien co­rres­pon­die­se». Es­te abo­ga­do di­ce que «la ma­yo­ría de gen­te aún no se ha re­cu­pe­ra­do psi­co­ló­gi­ca­men­te y to­da­vía no ha cuan­ti­fi­ca­do los da­ños que pue­de re­cla­mar».

El Con­ce­llo mon­tó tam­bién una ofi­ci­na pa­ra aten­der a las víc­ti­mas pe­ro no se ha da­do a co­no­cer con de­ta­lle su ac­ti­vi­dad.

Des­de que ocu­rrió el ac­ci­den­te, ha­ce mes y me­dio, las víc­ti­mas han re­ci­bi­do mu­cho apo­yo pe­ro no han te­ni­do nin­gu­na com­pen­sa­ción por lo su­fri­do. Na­die quie­re ser el pri­me­ro en abrir la car­te­ra de las in­dem­ni­za­cio­nes si una sen­ten­cia no le obli­ga y aún así, hay di­fi­cul­ta­des pa­ra co­brar tras el fa­llo ju­di­cial.

La pre­si­den­ta de la Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes de Ve­ci­nos, Eduar­do Chao, Ma­ría Pé­rez, ha ma­ni­fes­ta­do que «una vez más las víc­ti­mas tie­nen que po­ner el di­ne­ro y lu­char por sus de­re­chos.

XOÁN C. GIL

Uno de los he­ri­dos in­gre­sa en una am­bu­lan­cia en la no­che del su­ce­so el pa­sa­do 12 de agos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.