Ca­se­ros de Vi­go ofre­cen per­do­nar la deu­da a mo­ro­sos si se van de ca­sa

En la ma­yo­ría de los ca­sos, el in­qui­lino pre­fie­re aguan­tar has­ta que lo des­alo­jen

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - PORTADA - E. V. PI­TA

Ca­se­ros de Vi­go es­tán ofre­cien­do a sus in­qui­li­nos mo­ro­sos la po­si­bi­li­dad de per­do­nar­les la deu­da si abandonan in­me­dia­ta­men­te la vi­vien­da. La ofer­ta la ha­cen por es­cri­to en los tri­bu­na­les de lo ci­vil pe­ro no tie­ne mu­cho éxi­to, se­gún cuen­ta una le­tra­da ju­di­cial. «He­mos te­ni­do va­rios ca­sos, a ve­ces ya no vie­nen aquí por­que lo re­suel­ven fue­ra con el abo­ga­do. Pe­ro nun­ca he vis­to un ca­so en el que el in­qui­lino acep­te que le per­do­nen la deu­da por­que el pro­ble­ma es que esa ofer­ta so­lo es vá­li­da pa­ra ir­se en unos po­cos días, en el pla­zo más bre­ve po­si­ble. Así que sue­le aca­bar en un jui­cio y una or­den de eje­cu­ción de desahu­cio», di­ce una ju­ris­ta. En Vi­go, la co­mi­sión ju­di­cial del Ser­vi­cio Co­mún de No­ti­fi­ca­cio­nes y Em­bar­gos ha­ce 600 des­alo­jos al año, la ma­yo­ría de in­qui­li­nos que lle­van me­ses sin pa­gar la ren­ta del al­qui­ler.

Es­tas ofer­tas a sim­ple vis­ta pa­re­cen muy atrac­ti­vas. Li­brar­se de la deu­da del al­qui­ler a cam­bio de bus­car otro si­tio. Por ejem­plo, una in­mo­bi­lia­ria de lu­jo de Vi­go pre­sen­tó un in­ten­to de acuer­do en un juz­ga­do de pri­me­ra ins­tan­cia de la ciu­dad pa­ra ex­pul­sar por las bue­nas a una in­qui­li­na que re­si­de en el cen­tro de Fe­rrol. El juz­ga­do hi­zo un re­que­ri­mien­to a la in­qui­li­na pa­ra que es­cu­cha­se la ofer­ta. Con­sis­tía en lo si­guien­te: «El de­man­dan­te asume el com­pro­mi­so de con­do­nar al arren­da­ta­rio la to­ta­li­dad de las ren­tas de al­qui­ler re­cla­ma­da si el arren­da­ta­rio des­alo­ja la vi­vien­da en 15 días des­de la no­ti­fi­ca­ción de la de­man­da».

La in­qui­li­na dis­po­ne de cin­co días de pla­zo pa­ra con­tes­tar si le in­tere­sa es­te pac­to. De lo con­tra­rio, el juz­ga­do le da diez días de pla­zo pa­ra des­alo­jar el in­mue­ble, pa­gar al ca­se­ro o bus­car a al­guien que asu­ma la deu­da.

Co­ra­zón y pi­ca­res­ca

Una pro­cu­ra­do­ra de los tri­bu­na­les co­men­ta que los ca­se­ros re­cu­rren a otras fór­mu­las co­mo re­ba­jar la deu­da o per­mi­tir pa­gar­la a pla­zos. «Creo que hay per­so­nas y no gen­te. El ca­se­ro ha­ce los des­cuen­tos si real­men­te co­no­ce las cir­cuns­tan­cias per­so­na­les del in­qui­lino y sa­be que no pue­de pa­gar, no es que no quie­ra. Y eso es te­ner co­ra­zón, so­bre to­do si en la ca­sa hay ni­ños de por me­dio». Ad­vier­te que mu­chos ca­se­ros no son gen­te adi­ne­ra­do sino «tam­bién se­ño­ras ma­yo­res que des­ti­nan esa ren­ta a ayu­dar a su hi­jo o nie­tos en pa­ro o a pa­gar­se una re­si­den­cia». Por eso, aler­ta con­tra la pi­ca­res­ca: «Al­gu­nos in­qui­li­nos pi­den pa­gar el im­por­te de­bi­do en dos pla­zos o abo­nar la men­sua­li­dad y un tan­to a ma­yo­res pa­ra po­ner­se al día pe­ro lue­go ni cum­ple ni pa­ga y se pa­sa unos me­ses más en el pi­so gra­tis y se va dos días an­tes del lan­za­mien­to mien­tras se bus­ca otro más ba­ra­to».

Las ofer­tas que se pre­sen­tan pa­ra con­do­nar la deu­da son nu­me­ro­sas, se­gún re­co­no­ce la abo­ga­da Est­her Lo­ra. «Los arren­da­do­res sa­ben que mu­chas ve­ces cuan­do el in­qui­lino no pa­ga es por­que no pue­de. Pre­fie­re no re­cla­mar una deu­da que sa­be que, al fi­nal, no va a co­brar a cam­bio de que los mo­ra­do­res se va­yan en un par de me­ses», di­ce la le­tra­da.

La deu­da per­do­na­da ron­da los 900 eu­ros o 1.200 eu­ros, el equi­va­len­te a tres me­ses de al­qui­ler de una vi­vien­da en Vi­go. «Las deu­das de­pen­den de la ren­ta, cla­ro, pe­ro cuan­do se ha­blan de es­tas co­sas es­ta­mos ha­blan­do de una deu­da acu­mu­la­da de unos tres me­ses de me­dia», aña­de.

Las fuen­tes coin­ci­den en que, «nor­mal­men­te» los in­qui­li­nos no acep­tan el pac­to. Lo ló­gi­co se­ría li­brar­se de la deu­da y em­pe­zar de ce­ro pe­ro hay ra­zo­nes pa­ra ne­gar­se a aban­do­nar la ca­sa. La prin­ci­pal es que di­chos in­qui­li­nos «no tie­nen la ca­pa­ci­dad de ir­se en bre­ve de la vi­vien­da. No les es ase­qui­ble con­se­guir un nue­vo al­qui­ler por­que hay que pa­gar una fian­za, apor­tar por el se­gu­ro de in­qui­lino o, por ejem­plo, pre­sen­tar un aval», di­ce Lo­ra.

M. MORALEJO

La co­mi­sión ju­di­cial cam­bia la ce­rra­du­ra en un cha­lé de Saiáns en el 2017 tras un desahu­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.