El res­ca­te de un ga­to tras 20 días atra­pa­do sin sus­ten­to re­cuer­da que aún hay mu­chos por adop­tar

Nu­me­ro­sas en­ti­da­des atien­den las co­lo­nias fe­li­nas ca­lle­je­ras en la ciu­dad pa­ra su adop­ción

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - PORTADA - AN­TÓN LOIS

El pró­xi­mo jue­ves se ce­le­bra el Día Mun­dial de los Ani­ma­les, por eso hoy que­re­mos con­tar­les una bo­ni­ta his­to­ria, en es­te ca­so fe­li­na. Nues­tro pro­ta­go­nis­ta ga­tuno se lla­ma Fun­gui, y su hu­ma­na ane­xa, Tamara. Fun­gui es un ga­to del mon­tón, es de­cir, una ma­ra­vi­lla y muy ca­ri­ño­so, que co­mo tan­tos fue re­co­gi­do de la ca­lle sin sa­ber de don­de vino pe­ro va­lo­ran­do que al fal­tar­le un tro­zo de ra­bo no tu­vo una vi­da fá­cil. Por las re­des se in­ten­ta en­con­trar­le un ho­gar. Una pa­re­ja vi­gue­sa de­ci­de adop­tar­lo y así, des­de Pon­te­ve­dra, don­de lo res­ca­tó Tamara, lle­gó a la que sería su nue­va ca­sa cer­ca de la Pla­za de Es­pa­ña. Es­ta­ba en pleno pro­ce­so de adap­ta­ción a su ho­gar cuan­do lle­ga­ron las fies­tas de San Ro­que y con ellas las inevi­ta­bles bom­bas de pa­len­que.

Fun­gi no de­be­ría te­ner ac­ce­so al ex­te­rior en es­ta fa­se, pe­ro es­ta­ba fue­ra y an­te el es­truen­do en­tró en pá­ni­co y nues­tro ami­go sa­lió li­te­ral­men­te por pa­tas en bus­ca de un re­fu­gio an­ti­bom­bar­deos. El si­guien­te ca­pí­tu­lo ya se lo ima­gi­nan: aler­ta en re­des so- cia­les, car­te­les pe­ga­dos por el ba­rrio, pa­tru­llas de res­ca­te con in­fi­ni­dad de vo­lun­ta­rios, gen­te do­nan­do di­ne­ro pa­ra ga­so­li­na pa­ra las pa­tru­llas de bús­que­da, Tamara con un tras­por­tín con la foto de Fun­gui col­ga­do en plan mo­chi­la re­co­rrien­do me­dio Vi­go. Es­to in­clu­yó mu­chos avi­sos y fal­sas alar­mas, y con tal mo­ti­vo se sa­ca­ron ga­tos que bus­can­do ca­lor se me­tían en mo­to­res de co­ches re­cién apar­ca­dos, se res­ca­ta­ron otros en las cua­tro es­qui­nas de la ciu­dad, en fin, na­da que no se­pan quie­nes se de­di­can a es­tas co­sas, y así fue­ron pa­san­do los días, y las se­ma­nas.

Ajeno a es­te des­plie­gue nues­tro pro­ta­go­nis­ta, ni él sa­be có­mo, ter­mi­nó ca­yen­do en un pa­tio de lu­ces de un so­lar aban­do­na­do cer­ca de la ca­lle Ve­ne­zue­la. Ba­jar su­po­ne­mos que fue fá­cil, la gravedad ayu­da y so­lo hay que de­jar­se caer, pe­ro sa­lir era otra co­sa. Por mu­cha ha­bi­li­dad que se ten­ga tre­pan­do (y na­die co­mo un ga­to pa­ra eso) una pa­red ver­ti­cal li­sa, sin apo­yos y de va­rios me­tros, pues no hay ma­ne­ra. Y ahí nues­tro pri­mo ga­tuno em­pe­zó a ser cons­cien­te de que la co­sa se po­nía fea. Por mu­cho que las cir­cuns­tan­cias obli­guen a asu­mir una die­ta es­par­ta­na vein­te días sin co­mer ni be­ber no hay bi­cho que lo aguan­te.

La ne­ce­si­dad y el in­ge­nio

¿Có­mo so­bre­vi­vió nues­tro ami­go? Pues en par­te por suerte. Jus­to cuan­do la sed de­bía ser in­so­por­ta­ble coin­ci­die­ron días de llu­via y los char­cos le ga­ran­ti­za­ron un mí­ni­mo vi­tal. La co­mi­da era el si­guien­te pro­ble­ma pe­ro en eso las cu­ca­ra­chas le sa­ca­ron del apu­ro, que no es­ta­ba la co­sa pa­ra po­ner­se en plan gour­met. Y así, en­tre el agua de los char­cos y las cu­ca­ra­chas con­si­guió aguan­tar, pe­ro aque­llo no te­nía pin­ta de ir a me­jor, por lo que Fun­gui no pa­ra­ba de mau­llar so­li­ci­tan­do ayu­da. Pón­gan­se en su lu­gar. Tres se­ma­nas co­mien­do cu­ca­ra­chas y te po­nen de­lan­te unas de­li­cio­sas ham­bur­gue­sas… co­mo pa­ra an­dar­se con ro­deos. En es­te pun­to de la his­to­ria po­dría­mos men­cio­nar a la cer­ca­na bo­ca­te­ría Pa­po’s, que es­tá en la ca­lle Ve­ne­zue­la 14 y que co­no­cien­do la his­to­ria par­ti­ci­pa­ron ac­ti­va­men­te en el res­ca­te y do­na­ron so­li­da­ria­men­te las ham­bur­gue­sas que hi­cie­ran fal­ta.

El ca­so es que Fun­gui de­vo­ró las ham­bur­gue­sas y una co­sa lle­vó a la otra. Tras una ope­ra­ción de es­ca­la­da en pre­ca­rio que téc- ni­ca­men­te no apro­ba­rían Montañeros Cel­tas, nues­tras res­ca­ta­do­ras con­si­guie­ron, al fin, trin­car a Fun­gui, que no pa­ra­ba de fro­tar­se con la gen­te y mau­llar en plan… «de ver­dad, es que no sa­béis que lo que me ha pa­sa­do». Nues­tro co­le­ga ga­tuno, tras pa­sar el co­rres­pon­dien­te exa­men ve­te­ri­na­rio, que in­clu­yó la sor­pre­sa del fa­cul­ta­ti­vo que no se ex­pli­ca­ba co­mo ha­bía po­di­do so­bre­vi­vir, se en­cuen­tra nue­va­men­te en aco­gi­da en ca­sa de Tamara pa­ra, una vez re­cu­pe­ra­do, bus­car nue­vo ho­gar.

Sus adop­tan­tes ori­gi­na­les, bueno, di­ga­mos que qui­zás no eran exac­ta­men­te los hu­ma­nos que ne­ce­si­ta­ba Fun­gui ni él era exac­ta­men­te el ga­to que ne­ce­si­ta­ban los hu­ma­nos, a ve­ces sim­ple­men­te no so­mos tal pa­ra cual y es me­jor sen­ci­lla­men­te vol­ver a pen­sar­lo an­tes de in­ten­tar­lo. La his­to­ria de Fun­gui es una de tan­tas, pe­ro nos sir­ve de ex­cu­sa pa­ra re­cor­dar­les que so­lo en Vi­go son mu­chas en­ti­da­des que se ocu­pan y preo­cu­pan de las co­lo­nias fe­li­nas ca­lle­je­ras (no con­fun­dir co­lo­nias fe­li­nas con ga­tos aban­do­na­dos) y de los efec­ti­va­men­te per­di­dos. Pro­yec­to ga­to, por ejem­plo. Si tras me­di­tar­lo, nun­ca por im­pul­so, y tras pen­sar­lo cien ve­ces (co­mo mí­ni­mo) de­ci­den adop­tar un ga­to (por fa­vor, nun­ca com­pren ani­ma­les, adop­ten) re­cuer­den que exis­ten es­tas lo­cas lin­das que, ade­más, ne­ce­si­tan mu­cha ayu­da.

Fun­gui pa­só atra­pa­do 2O días be­bien­do en char­cos y co­mien­do cu­ca­ra­chas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.