El es­treno mun­dial de la luz fue en Vi­go

La ilu­mi­na­ción eléc­tri­ca lle­gó a la ciu­dad en 1870 pa­ra su­mer­gir­se en Ran­de con lám­pa­ras e ins­pec­cio­nes ga­leo­nes

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - VIGO - Por Eduar­do Rolland

Es una con­ven­ción, re­pe­ti­da en to­das par­tes, que la luz eléc­tri­ca lle­gó a Vi­go en 1880 gra­cias al in­dus­trial An­to­nio Ló­pez de Nei­ra. Pro­pie­ta­rio de una fá­bri­ca de papel y otra de cho­co­la­tes, es­te vi­gués na­ci­do en Foz era un apa­sio­na­do de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca de su tiem­po. Así que com­pró un fo­co ali­men­ta­do por elec­tri­ci­dad pa­ra es­tre­nar­lo ilu­mi­nan­do la pro­ce­sión del Cris­to de la Vic­to­ria des­de los bal­co­nes de su ca­sa, en la ca­lle del Prín­ci­pe. Las cró­ni­cas de la épo­ca se ma­ra­vi­lla­ban con el in­ven­to, es­tre­na­do a fi­na­les de ma­yo de aquel año: «El miér­co­les por la no­che se pro­bó en ca­sa del Se­ñor Ló­pez de Nei­ra la luz eléc­tri­ca que pa­ra ma­yor lu­ci­mien­to de las pró­xi­mas fies­tas del San­tí­si­mo ha­bía en­car­ga­do a Pa­rís di­cho se­ñor».

Otra cró­ni­ca des­cri­be los efec­tos del fo­co, que «fun­cio­nó bien, lle­van­do la luz a lar­ga dis­tan­cia, y que al re­fle­jar­se en las ga­le­rías y ca­sas del Pla­cer de afue­ra pro­du­jo agra­da­ble im­pre­sión en­tre las per­so­nas que ines­pe­ra­da­men­te se vie­ron inun­da­das por una cla­ri­dad tan in­ten­sa co­mo la del sol, aun­que de me­lan­có­li­co re­fle­jo co­mo la luz de la Lu­na». La luz tam­bién en­tu­sias­mó a las po­li­llas y mos­qui­tos del si­glo XIX, al igual que sigue en­can­di­lan­do a los de hoy: «Una de las co­sas que más nos ha lla­ma­do la aten­ción en aque­llos mo­men­tos fue el asom­bro que la luz pro­du­jo so­bre los in­sec­tos que se al­ber­ga­ban en­tre el ra­ma­je de los ár­bo­les, que vis­tos des­de le­jos pa­re­cían pin­ta­dos con un ver­de ul­tra­mar, más bien que obras de la na­tu­ra­le­za».

Co­mo ve­mos, el fo­co de Ló­pez de Nei­ra des­per­tó gran­des emo­cio­nes. Sin ol­vi­dar que se es­tre­na­ba la elec­tri­ci­dad, pe­ro sin ha­ber­se in­ven­ta­do la fac­tu­ra de la luz. Una era en­vi­dia­ble, sin du­da. El alum­bra­do eléc­tri­co no lle­ga­ría a Vi­go has­ta 16 años más tar­de, en 1896, de la mano de la So­cie­dad pa­ra Alum­bra­do y Ca­le­fac­ción de Co­ru­ña y Vi­go, que ins­ta­ló «dos mo­to­res sis­te­ma Ot­to de 30 ca­ba­llos, que ac­cio­na­ban dos di­na- mos de co­rrien­te con­ti­nua de 250 vol­tios y 120 am­pe­res», se­gún na­rra la pren­sa del mo­men­to. Has­ta aquí to­do lo que se di­jo siem­pre. Pe­ro, en reali­dad, la luz eléc­tri­ca lle­gó a Vi­go mu­cho an­tes que el fa­mo­so fo­co de Ló­pez de Nei­ra. Una dé­ca­da an­tes, con­cre­ta­men­te. Por­que en 1870 se es­tre­na­ron en la ría las lám­pa­ras Ruhm­korf, en el cur­so de la ex­pe­di­ción di­ri­gi­da por Hip­poly­te Ma­gen pa­ra el res­ca­te de los ga­leo­nes de Ran­de.

Es­ti­lo ca­pi­tán Ne­mo

Aquel es­treno pro­vo­có ad­mi­ra­ción y polémica, tan­to en Vi­go co­mo en Pa­rís, don­de la com­pa­ñía res­ca­ta­do­ra te­nía su se­de so­cial. Ma­gen des­cri­be sus tra­ba­jos ba­jo las aguas de la ría de Vi­go con un es­ti­lo si­mi­lar al de Ju­les Ver­ne en 20.000 le­guas de via­je sub­ma­rino. La luz eléc­tri­ca nos per­mi­tía dis­tin­guir, al igual que con sol, blo­ques de to­das las for­mas y aglo­me­ra­cio­nes de res­tos so­no­ros al con­tac­to con la son­da. Y to­do en un fon­do tan ac­ci­den­ta­do que pa­re­cía un lar­go y an­cho ban­co de arre­ci­fe que se ahon­da­ba y se er­guía con unas fan­tás­ti­cas di­ver­si­da­des. El efec­to de los ra­yos eléc­tri­cos so­bre esas ma­sas con­vul­sio- na­das, y que los óxi­dos trans­for­man en to­nos mo­re­nos y ro­ji­zos, era ver­da­de­ra­men­te ma­ra­vi­llo­so.

Gra­cias a la ilu­mi­na­ción eléc­tri­ca sub­ma­ri­na, que se es­tre­na en Vi­go a es­ca­la mun­dial con es­ta ex­pe­di­ción, los bu­zos de Ma­gen pue­den tra­ba­jar de no­che. Lla­ma la aten­ción el rui­do de la má­qui­na de va­por y el sis­te­ma de po­leas pa­ra ba­jar la cam­pa­na sub­ma­ri­na di­se­ña­da por el in­ge­nie­ro Ba­zin. Y por Vi­go y Re­don­de­la co­rre el ru­mor de que los tra­ba­jos noc­tur­nos tra­tan de en­cu­brir a los fran­ce­ses ex­tra­yen­do de los fon­dos de Ran­de in­gen­tes can­ti­da­des de oro y pla­ta. En Es­pa­ña, la pren­sa re­ce­la de Ma­gen. Al­gu- nos es­pe­cu­lan con los pe­li­gros que co­rren los bu­zos fran­ce­ses. Ya se ha­bía in­ten­ta­do es­pan­tar a nues­tros bra­vos bu­zos di­cién­do­les: «Los que des­cien­den no han in­for­ma­do de que sus pier­nas es­tán des­ga­rra­das por las mor­de­du­ras de con­grios asi­duos de es­tas rui­nas», es­cri­be Ma­gen. En dia­rios fran­ce­ses de 1870 hay cró­ni­cas de es­tas ope­ra­cio­nes noc­tur­nas, en las que los pe­rio­dis­tas se mues­tran ma­ra­vi­lla­dos por el es­treno mun­dial de la ilu­mi­na­ción sub­ma­ri­na. Así que no; la luz eléc­tri­ca no lle­gó a Vi­go en 1880 con el fo­co de Ló­pez de Nei­ra. Se es­tre­nó una dé­ca­da an­tes y, ade­más, con­ver­ti­da en ade­lan­to mun­dial.

Gra­ba­do fran­cés de la ex­pe­di­ción de Ma­gen en la ría de Vi­go en 1870.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.