Un re­cur­so de­nun­cia irre­gu­la­ri­da­des en las pre­gun­tas y al pun­tuar la con­duc­ción

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - VIGO - LUIS CARLOS LLERA

Las que­jas por las opo­si­cio­nes de bom­be­ro del Con­ce­llo de Vi­go no son na­da nue­vo. Uno de los 82 bom­be­ros que ha pre­sen­ta­do re­cur­so en es­ta edi­ción es­tá tam­bién pen­dien­te de que el Tri­bu­nal Su­pre­mo dic­ta­mi­ne so­bre una re­cla­ma­ción pre­sen­tad por las opo­si­cio­nes a con­duc­tor bom­be­ro en la con­vo­ca­to­ria del año 2016.

Las prue­bas ce­le­bra­das ha­ce dos años ya se desa­rro­lla­ron con re­tra­so, pues­to que co­rres­pon­dían a la con­vo­ca­to­ria de ofer­ta pú­bli­ca de los años 2010-2011, pe­ro las re­cla­ma­cio­nes las pos­ter­ga­ron has­ta fi­na­les del 2016. A los ejer­ci­cios pa­ra una so­la pla­za de con­duc­tor bom­be­ro se pre­sen­ta­ron 20 per­so­nas. El tri­bu­nal es­tu­vo eva­luan­do las prue­bas en­tre el a fi­na­les de ese año y des­es­ti­mó la re­cla­ma­ción de uno los as­pi­ran­tes. Es­te pre­sen­tó un re­cur­so con­ten­cio­so-ad­mi­nis­tra­ti­vo y aho­ra mis­mo es­tá en el Tri­bu­nal Su­pre­mo.

El abo­ga­do, San­tia­go Rodríguez Or­te­ga, ex­pli­ca que al­gu­na de las 40 pre­gun­tas de aque­lla con­vo­ca­to­ria po­dían in­du­cir a error. Po­ne co­mo ejem­plo lo que de­be ha­cer el bom­be­ro an­tes de ini­ciar las ma­nio­bras de res­pi­ra­ción ar­ti­fi­cial. Da cua­tro op­cio­nes: va­lo­rar el es­ta­do de cons­cien­cia de la víc­ti­ma, com­pro­bar que no exis­te pe­li­gro pa­ra quien efec­túa el res­ca­te, co­lo­car a la víc­ti­ma en una su­per­fi­cie li­sa y du­ra o «nin­gu­na de las res­pues­tas an­te­rio­res es ver­da­de­ra». Se­gún el tri­bu­nal de la opo­si­ción la res­pues­ta B es la co­rrec­ta, es de­cir, lo pri­me­ro que ha­bría que ha­cer es com­pro­bar que no exis­te pe­li­gro pa­ra el bom­be­ro. En cam­bio el doc­tor Cé­sar Gui­llén Blanco, es­pe­cia­lis­ta en la ges­tión de ur­gen­cias, emer­gen­cias San­tia­go Rodríguez Or­te­ga lle­va el re­cur­so de las opo­si­cio­nes an­te el Su­pre­mo.

y ca­tás­tro­fes, apor­tó un in­for­me que no se tu­vo en con­si­de­ra­ción en los juz­ga­dos y que di­ce que tal co­mo es­tá re­dac­ta­da la pre­gun­ta «exis­ten du­das ra­zo­na­bles en­tre las tres pri­me­ras op­cio­nes que pue­den en­ga­ñar res­pec­to a la res­pues­ta co­rrec­ta».

El le­tra­do po­ne de re­lie­ve que a la ho­ra de va­lo­rar las prue­bas de con­duc­ción el tri­bu­nal en­tre­gó a los opo­si­to­res una cir­cu­lar en la que cons­ta­ban los cri­te­rios rec­to­res pa­ra eva­luar la prue­ba: res­pe­tar las nor­mas de cir­cu­la­ción, de­mos­trar una con­duc­ción eco­nó­mi­ca y efi­cien­te, mos­trar un com­por­ta­mien­to pru­den­te y cor­tés y dar a lo lar­go de la prue­ba una im­pre­sión de se­gu­ri­dad. Pa­ra eva­luar la prue­ba se mon­tó en el ca­mión con los as­pi­ran­tes un res­pon­sa­ble de la DGT en Vi­go, que fue el en­car­ga­do de pun­tuar. A la ho­ra de va­lo­rar el tri­bu­nal dic­ta­mi­nó que el re­cu­rren­te «de­mos­tró sol­tu­ra e un­ha boa con­duc­ción efi­cien­te». Sin em­bar­go, pun­tuó más a otro can­di­da­to por­que ha­bía con­du­ci­do más rá­pi­do, aun­que «es­te cri­te­rio no fi­gu­ra­ba en­tre los que se les ha­bía pe­di­do».

El abo­ga­do es­pe­ra que el Su­pre­mo acep­te el re­cur­so y po­ne de re­lie­ve que, a la ho­ra de ca­li­fi­car, se han pro­du­ci­do in­con­gruen­cias. Or­te­ga di­ce que tie­ne que «ha­ber pu­bli­ci­dad y cla­ri­dad con to­dos los cri­te­rios a la ho­ra de ha­cer las prue­bas». Por ello, pi­de que se anu­le el ac­to ad­mi­nis­tra­ti­vo, de tal ma­ne­ra que se ha­bi­li­te una pla­za pa­ra su clien­te, que fue el se­gun­do cla­si­fi­ca­do y que a su jui­cio tu­vo que ser pun­tua­do me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.