Los pi­caou­ros so­bre­vi­ven al tem­po­ral

Es­tos pá­ja­ros, que ni en el me­jor de los ca­sos su­pe­ran los cien gra­mos, pu­die­ron lle­gar a Vi­go des­de Can­ta­bria

La Voz de Galicia (Vigo) - Vigo local - - VIGO - AN­TÓN LOIS

Y de es­ta for­ma un gru­po de pa­ja­ri­tos nos ilus­tra la teo­ría de la sin­cro­ni­ci­dad, que de­fi­nía el fun­da­dor de la es­cue­la de la psi­co­lo­gía pro­fun­da Carl Jung. Disculpen la li­cen­cia de em­pe­zar por el fi­nal lo que so­lo es una ex­cu­sa pa­ra dar la bien­ve­ni­da y pre­sen­tar­les a unos ami­gos re­cién lle­ga­dos. Nues­tros pro­ta­go­nis­tas son los pi­caou­ros (lú­ga­nos, úba­los o Car­due­lis spi­nus pa­ra los ín­ti­mos). Co­mo sue­le su­ce­der, su nom­bre co­mún ya nos ofre­ce mu­chas pis­tas so­bre su as­pec­to y sus cos­tum­bres. Se tra­ta de unos pa­ja­ri­tos del ta­ma­ño y as­pec­to si­mi­lar al jil­gue­ro, de quie­nes son pri­mos cer­ca­nos, pe­ro de un co­lor ma­yo­ri­ta­ria­men­te do­ra­do y que so­le­mos ver siem­pre pi­co­tean­do las se­mi­llas de los ár­bo­les.

Afi­nan­do un po­co más di­ría­mos que tie­nen un ca­pi­ro­te de plu­mas más os­cu­ras en la ca­be­za y bor­des de las alas. No­ta­rán que nos re­fe­ri­mos a ellos en plu­ral, por­que esa es tam­bién una de sus se­ñas de iden­ti­dad: gre­ga­rios por na­tu­ra­le­za, más o me­nos nu­me­ro­sos, pe­ro siem­pre van en gru­po.

Ha­ce un par de se­ma­nas una do­ce­na de ellos es­ta­ban en las ri­be­ras del río Nan­sa, en Can­ta­bria, allí los vie­ron nues­tros ami­gos Sonia y Mi­kel, que se de­di­can a es­tas co­sas de la edu­ca­ción am­bien­tal, y nos co­mu­ni­ca­ban la no­ti­cia. Nos acor­da­mos de ellos por­que ayer exac­ta­men­te el mis­mo nú­me­ro sal­ta­ban en­tre los ár­bo­les en el cur­so al­to del río Ei­fon­so en Vi­go. Po­dría ser ca­sua­li­dad pe­ro es po­si­ble que fue­ran los mis­mos des­pla­zán­do­se por la cos­ta. Es­to tie­ne que ver con lo que les de­cía­mos so­bre dar­les la bien­ve­ni­da.

Las aves mi­gra­to­rias nos vi­si­tan en dos pe­río­dos, al­gu­nas vie­nen a pa­sar la pri­ma­ve­ra y el ve­rano y otras, co­mo nues­tros ami­gos, nos vi­si­tan en oto­ño e in­vierno. En am­bos ca­sos el mo­ti­vo es la bús­que­da de ali­men­to y re­fu­gio por es­te or­den, bien pa­ra criar a sus po­llue­los en las me­jo­res con­di­cio­nes (lo que ha­cen las es­ti­va­les), o bien por­que en in­vierno ca­re­cen de ali­men­to en sus zo­nas de re­si­den­cia, co­sa que ha­cen las in­ver­nan­tes.

En el ca­so de los pi­caou­ros sus mi­gra­cio­nes no son re­gu­la­res. De­pen­den en bue­na me­di­da de lo ri­gu­ro­so que sea el in­vierno en el nor­te de Eu­ro­pa (sus zo­nas de cría es­ti­val). Si un año los ve­mos mu­cho por aquí sig­ni­fi­ca que en Sue­cia y No­rue­ga, por ejem­plo, ha­ce un frío que pe­la y nie­va con in­ten­si­dad. Nin­gún pa­ja­ri­to se pe­ga un via­je de mi­les de ki­ló­me­tros si no exis­te una ra­zón po­de­ro­sa, y nin­gu­na tan po­de­ro­sa co­mo el ham­bre, co­mo bien sa­be nues­tra pro­pia espe- cie tan po­co so­li­da­ria hoy aquí con los emi­gran­tes, ol­vi­dan­do que no ha­ce mu­cho éra­mos no­so­tros los que es­ca­pá­ba­mos del ham­bre sal­tan­do ile­gal­men­te las fron­te­ras.

Ana­lo­gías al mar­gen, ima­gi­nen lo que aca­ban de pa­sar nues­tros pri­mos. Los tem­po­ra­les de es­tos días se los en­con­tra­ron por el ca­mino aña­di­dos a mi­les de pe­li­gros más y los su­pe­raron he­roi­ca­men­te has­ta don­de los de­ja­mos ha­ce un mo­men­to, pi­co­tean­do los ár­bo­les en el río Ei­fon­so. Pón­gan­se en su lu­gar, es un mé­ri­to enor­me pa­ra unos bi­chi­tos que ni en su me­jor mo­men­to su­pe­ran los cien gra­mos de pe­so

Es­tos días, con el re­tra­so ha­bi­tual de­ri­va­do del cam­bio cli­má­ti­co, es­tán per­dien­do las ho­jas sus fa­vo­ri­tos: los bi­duei­ros y so­bre to­do los amiei­ros ( Al­nus glu­ti­no­sa, o ali­sos, co­mo pre­fie­ran, nues­tros más em­ble­má­ti­cos ár­bo­les de ri­be­ra). Con una me­tó­di­ca pre­ci­sión nues­tros pi­caou­ros se po­san en un amiei­ro al que la pér­di­da de ho­jas de­ja ex­pues­tas las pi­ñas que con­tie­nen sus se­mi­llas fa­ci­li­tán­do­les la la­bor. Una vez con­su­mi­das las mis­mas (y co­la­bo­ran­do de pa­so a la dis­per­sión de unas cuan­tas ha­cien­do una in­vo­lun­ta­ria pe­ro im­pres­cin­di­ble la­bor de re­po­bla­ción fo­res­tal de los bos­ques de ga­le­ría flu­vial) pa­san al si­guien­te y así su­ce­si­va­men­te. Aquí es­ta­rán has­ta fi­na­les de mar­zo cuan­do, si to­do va bien, em­pren­de­rán el ca­mino de re­gre­so a la pe­nín­su­la es­can­di­na­va, en don­de ten­drán sus crías que, una vez adul­tas, les acom­pa­ña­rán en su re­gre­so el pró­xi­mo oto­ño en el que otra vez se­rá una bue­na no­ti­cia dar­les la bien­ve­ni­da cuan­do los vea­mos ali­men­tán­do­se de las se­mi­llas de nues­tros ca­da vez más es­ca­sos bos­ques de ri­be­ra.

Por eso ca­da vez que per­de­mos un ár­bol recordamos las vi­das (em­pe­zan­do por la nues­tra) que de­pen­den de ellos. Y de es­ta for­ma las ne­va­das en Sue­cia, la caí­da oto­ñal de las ho­jas de los amiei­ros en el río Ei­fon­so de Vi­go y una do­ce­na de pi­caou­ros so­bre­vo­lan­do Can­ta­bria nos mues­tran la per­fec­ta sin­cro­ni­ci­dad de los ci­clos de la na­tu­ra­le­za, que di­ría Carl Jung.

Los di­mi­nu­tos pi­caou­ros han si­do vis­tos re­cien­te­men­te so­bre­vo­lan­do el río Ei­fon­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.