Ani­ma­les de com­pa­ñía

Pos­tu­ras uni­la­te­ra­les y fal­sas

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Manuel de Pra­da

en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do ha­ce más de se­ten­ta años, Jo­sé María Pe­mán ad­ver­tía con­tra la «pos­tu­ra uni­la­te­ral y fal­sa» que al­gu­nos es­pa­ño­les man­te­nían so­bre la con­quis­ta de Amé­ri­ca, di­vi­ni­zan­do a los con­quis­ta­do­res y de­mo­ni­zan­do a los frai­les que se ha­bían de­di­ca­do a co­rre­gir sus abu­sos. Es­cri­bía Pe­mán en aquel ar­tícu­lo: «A los con­quis­ta­do­res, ge­nia­les co­mo ti­pos hu­ma­nos, co­mo va­lo­res mo­ra­les, no hay que di­vi­ni­zar­los, sino en­ten­der­los. (…) Lue­go, en la prác­ti­ca or­di­na­ria, mu­chos de es­tos hom­bres se ex­tra­li­mi­ta­ban en su ofi­cio y eran crue­les o am­bi­cio­sos. Bien. ¿Pe­ro no son tam­bién es­pa­ño­les los fis­ca­les que los de­nun­cia­ron? ¿No son tam­bién es­pa­ño­les los re­yes, ar­zo­bis­pos y ju­ris­con­sul­tos que les dic­ta­ron unas nor­mas tan hu­ma­ní­si­mas pa­ra su obra? ¿Por qué he­mos de em­pe­ñar­nos los es­pa­ño­les tra­di­cio­na­lis­tas en ser na­da más que hi­jos de los Al­va­ra­dos y Pi­za­rros y no de los Mo­to­li­nias y Las Ca­sas?». Y re­sal­ta­ba Pe­mán que es­ta ac­ti­tud tan ce­rril aca­ba­ba a la pos­tre be­ne­fi­cian­do a los pro­pa­ga­do­res de la Le­yen­da Ne­gra, que con tal de «mal­de­cir de nues­tros con­quis­ta­do­res y en ge­ne­ral de nues­tra tra­di­ción», se apro­pia­ban de es­tos «frai­le­ci­tos y ar­zo­bis­pos gru­ño­nes y de­nun­cia­do­res», uti­li­zán­do­los de for­ma tor­ti­ce­ra pa­ra lle­var el agua a su mo­lino. Re­sul­ta, en efec­to, del to­do gro­tes­co que un personaje co­mo fray Bar­to­lo­mé de las Ca­sas ha­ya si­do con­ver­ti­do en un icono de la pro­pa­gan­da an­ti­es­pa­ño­la, co­mo si su de­nun­cia de los abu­sos co­me­ti­dos en Amé­ri­ca (hi­per­bó­li­ca en al­gu­nos as­pec­tos, ve­ra­cí­si­ma en otros) la hu­bie­se rea­li­za­do pa­ra des­do­ro de la mo­nar­quía his­pá­ni­ca. No fue Las Ca­sas un teó­lo­go per­se­gui­do, ni un pe­li­gro­so he­te­ro­do­xo, ni mu­chí­si­mo me­nos un agen­te al ser­vi­cio de po­ten­cias ex­tran­je­ras, sino un hom­bre que go­zó de la pri­van­za del em­pe­ra­dor Car­los, que siem­pre pres­tó oí­dos a sus de­man­das y pro­mul­gó las Le­yes Nue­vas de In­dias si­guien­do sus con­se­jos. Las Ca­sas es, pues, pa­tri­mo­nio de la más pu­ra tra­di­ción es­pa­ño­la, co­mo to­dos los otros frai­les y ar­zo­bis­pos gru­ño­nes que de­nun­cia­ron los ex­ce­sos de los con­quis­ta­do­res. Que hoy se ha­ya con­ver­ti­do en un icono de la pro­pa­gan­da an­ti­es­pa­ño­la re­sul­ta a la vez des­qui­cia­do y si­nies­tro. Pe­ro es­ta apro­pia­ción de­men­cial tal vez no se ha­bría pro­du­ci­do si los «es­pa­ño­les tra­di­cio­na­lis­tas» a los que se re­fe­ría Pe­mán no hu­bie­ran su­cum­bi­do a la­men­ta­bles in­fil­tra­cio­nes ideo­ló­gi­cas, em­pe­ñán­do­se en ser na­da más que hi­jos de los Al­va­ra­dos y Pi­za­rros. La­men­ta­ble­men­te, ca­da vez son más los es­pa­ño­les que, des­de po­si­cio­nes pre­ten­di­da­men­te pa­trió­ti­cas, se de­jan apa­cen­tar por «pos­tu­ras uni­la­te­ra­les y fal­sas» en to­do con­tra­rias a la tra­di­ción es­pa­ño­la. Ta­les in­fil­tra­cio­nes ideo­ló­gi­cas se han per­ci­bi­do de for­ma do­lo­ro­sa an­te la cri­sis ca­ta­la­na, en la que a to­da per­so­na que desee la per­ma­nen­cia de Ca­ta­lu­ña en Es­pa­ña se la obli­ga a pro­fe­sar el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo (cau­sa de la cri­sis que se nos ven­de co­mo re­me­dio). Y ta­les in­fil­tra­cio­nes ideo­ló­gi­cas se per­ci­ben tam­bién, por ejem­plo, en la po­si­ción tam­bién con­tra­ria a la tra­di­ción es­pa­ño­la que mu­chos es­pa­ño­les man­tie­nen fren­te a los mu­sul­ma­nes. No hay más que leer la cer­van­ti­na His­to­ria del Cau­ti­vo (ca­pí­tu­los XXXIX-XLI del Qui­jo­te) pa­ra dar­nos cuen­ta de que en el es­pa­ñol tra­di­cio­nal con­vi­ven el re­cha­zo a la fe mu­sul­ma­na con un fi­ní­si­mo dis­cer­ni­mien­to que le per­mi­te dis­tin­guir a los mo­ros que pue­den ser sus alia­dos, o sim­ple­men­te a los mo­ros que de­fien­den cau­sas jus­tas y me­re­cen ser ayu­da­dos. Un dis­cer­ni­mien­to que, des­de lue­go, mues­tra ad­mi­ra­ble­men­te Cer­van­tes (pe­se a ha­ber pa­de­ci­do cau­ti­ve­rio en Ar­gel); y que tam­bién mos­tra­ron mu­chos gran­des per­so­na­jes de nues­tra tra­di­ción he­roi­ca, em­pe­zan­do por Ro­dri­go Díaz de Vi­var. Hoy es­ta ac­ti­tud ne­ta­men­te tra­di­cio­nal ha si­do sus­ti­tui­da por una bur­da is­la­mo­fo­bia alen­ta­da por neo­co­nes sin idea­les re­li­gio­sos (o, to­da­vía peor, con idea­les re­li­gio­sos pin­tu­re­ros e im­pos­ta­dos) que azu­zan el re­cha­zo ét­ni­co más atroz, a la vez que os­cu­re­cen el dis­cer­ni­mien­to que al es­pa­ñol tra­di­cio­nal le per­mi­tía dis­tin­guir a los mo­ros alia­dos, o sim­ple­men­te a los mo­ros que de­fien­den cau­sas jus­tas y me­re­cen ser ayu­da­dos. Y así, los es­pa­ño­les in­fil­tra­dos ideo­ló­gi­ca­men­te pue­den aplau­dir

Re­sul­ta gro­tes­co que un personaje co­mo fray Bar­to­lo­mé de las Ca­sas ha­ya si­do con­ver­ti­do en un icono de la pro­pa­gan­da an­ti­es­pa­ño­la

Qcual­quier atro­pe­llo con­tra los pa­les­ti­nos en la fran­ja de Gaza, a la vez que se tra­gan sin re­chis­tar que Es­pa­ña ven­da bu­ques de gue­rra a Ara­bia Sau­di­ta. Del mis­mo mo­do que quie­nes de­mo­ni­za­ban a los frai­les gru­ño­nes de la con­quis­ta de Amé­ri­ca es­ta­ban fa­vo­re­cien­do a los pro­mo­to­res de la Le­yen­da Ne­gra, quie­nes muer­den el an­zue­lo de la is­la­mo­fo­bia neo­cón es­tán sien­do uti­li­za­dos en cau­sas es­pu­rias y sir­vien­do a amos ex­tran­je­ros. Aun­que quie­nes los in­fil­tran ideo­ló­gi­ca­men­te se en­vuel­van en la ban­de­ra de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.