Are­nas mo­ve­di­zas

A pro­pó­si­to de Cer­ve­ra To­pe­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Por

re­sul­ta, cuan­do me­nos, ex­ce­si­va­men­te aven­tu­ra­do es­cri­bir un ar­tícu­lo acer­ca de las cua­li­da­des pro­fe­sio­na­les del al­mi­ran­te Cer­ve­ra sin ser militar, es­pe­cial­men­te de la Ar­ma­da, o his­to­ria­dor con­tras­ta­do. Por ello no lo voy a ha­cer. Los que sa­ben lo que hay que sa­ber de la teó­ri­ca de gue­rra del si­glo XIX y de las cir­cuns­tan­cias que acom­pa­ña­ron la Gue­rra de Cu­ba son los que de­ben ele­var sus con­clu­sio­nes acer­ca de la pe­ri­cia o no de los ma­ri­nos es­pa­ño­les que se en­fren­ta­ron a una Ar­ma­da su­pe­rior en nú­me­ro y tec­no­lo­gía, la es­ta­dou­ni­den­se. Evi­den­te­men­te quien me­nos pue­de teo­ri­zar acer­ca de los he­chos que en­mar­ca­ron el Desas­tre del 98 es la muy anal­fa­be­ta al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na, Ada Co­lau. Re­cien­te­men­te, con mo­ti­vo del cam­bio no­mi­nal de una ca­lle del bar­ce­lo­nés ba­rrio de la Bar­ce­lo­ne­ta, la mu­ní­ci­pe de la ciu­dad jus­ti­fi­có el true­que de la mis­ma de­di­ca­da al al­mi­ran­te Cer­ve­ra To­pe­te por el del có­mi­co Pe­pe Ru­bia­nes con el aplas­tan­te ar­gu­men­to de que Cer­ve­ra «era un fa­cha». En­tien­do la de­sola­ción que pue­da pro­du­cir en bar­ce­lo­ne­ses de cier­to pe­so in­te­lec­tual la ar­gu­men­ta­ción ba­ju­na de se­me­jan­te es­tó­li­da, con lo que con­si­de­ro no es­tá de más pre­ci­sar­le a ella, y a los que ra­zo­nan con se­me­jan­te gra­sa ce­re­bral, al­gu­nos de­ta­lles ele­men­ta­les del pe­rio­do que con tan­ta li­ge­re­za son ca­pa­ces de eti­que­tar. Cer­ve­ra To­pe­te, más allá de sus ha­bi­li­da­des co­mo al­mi­ran­te –que no es­tá en mi mano ana­li­zar–, fue un hom­bre de su tiem­po, que no era pre­ci­sa­men­te el del fas­cis­mo. De Me­di­na Si­do­nia, su cu­na, pa­só a for­mar­se co­mo ma­rino y con­clu­yó de­fen­dien­do Fi­li­pi­nas en ple­na de­ca­den­cia de un si­glo ab­so­lu­ta­men­te con­vul­so pa­ra Es­pa­ña. De ahí pa­só a ser­vir en Car­ta­ge­na y, al po­co, a con­ver­tir­se en mi­nis­tro con Sa­gas­ta, la al­ter­na­ti­va per­pe­tua al ase­si­na­do Cá­no­vas de la Res­tau­ra­ción. A Cer­ve­ra hay que ana­li­zar­lo, co­mo al res­to de su ge­ne­ra­ción, en el con­tex­to del in­des­crip­ti­ble y de­pri­men­te si­glo XIX es­pa­ñol, el si­glo de las re­vo­lu­cio­nes. Si la al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na su­pie­ra leer, lo cual no es­tá con­tras­ta­do, ha­bría que acon­se­jar­le la lec­tu­ra del li­bro del ca­te­drá­ti­co Rafael Sán­chez Man­te­ro El si­glo de las re­vo­lu­cio­nes en Es­pa­ña. Cer­ve­ra asis­te a una úl­ti­ma mi­tad de si­glo en la que se su­ce­die­ron va­rias Cons­ti­tu­cio­nes, una Re­pú­bli­ca de pan­de­re­ta, dos re­gen­tes ex­tran­je­ros, una in­va­sión fran­ce­sa, no po­cas aso­na­das de ‘es­pa­do­nes’ y al­gu­nas gue­rras inex­pli­ca­bles en las que la Es­pa­ña de­ca­den­te de su tiem­po con­su­mió to­das sus ener­gías. Po­co después del hun­di­mien­to ca­sual del Mai­ne, la Amé­ri­ca de Hearst, ven­de­dor há­bil de pe­rió­di­cos, se­ña­ló a la me­tró­po­li go­ber­nan­te en Cu­ba co­mo cul­pa­ble. Ello desató una ab­sur­da gue­rra en la que Es­pa­ña te­nía to­das las de per­der. Y per­dió. Sam­pson ga­nó la ba­ta­lla y los his­to­ria­do­res mi­li­ta­res no se aca­ban de po­ner de acuer­do acer­ca de al­gu­nos de­ta­lles de la ba­ta­lla en San­tia­go de Cu­ba. Los bu­ques nor­te­ame­ri­ca­nos eran más y es­ta­ban, al pa­re­cer, me­jor pre­pa­ra­dos. Después de ser he­cho pri­sio­ne­ro, Cer­ve­ra To­pe­te, que «lo per­dió to­do me­nos el ho­nor», vol­vió a su pa­tria y se dis­pu­so a ver pa­sar los años que le se­pa­ra­ron de la muer­te de la ma­ne­ra más se­re­na po­si­ble. Con­si­de­rar a Cer­ve­ra «un fa­cha», bas­tan­tes años an­tes de que se ins­tru­men­ta­li­za­ra la idea del fas­cis­mo, de­no­ta las la­men­ta­bles la­gu­nas in­te­lec­tua­les de una ‘su­je­ta’ que en su per­fil aca­dé­mi­co ar­gu­men­ta ser tan so­lo «una ac­ti­vis­ta» y que ha lle­ga­do a ser al­cal­de­sa de la se­gun­da ciu­dad es­pa­ño­la. Pe­pe Ru­bia­nes, que era un có­mi­co es­ti­ma­ble a pe­sar de su exa­brup­to de

Con­si­de­rar a Cer­ve­ra «un fa­cha», bas­tan­tes años an­tes de que se ins­tru­men­ta­li­za­ra la idea del fas­cis­mo, de­no­ta la­men­ta­bles la­gu­nas in­te­lec­tua­les

Qla «pu­ta Es­pa­ña» fe­liz­men­te co­rea­do por los ba­su­re­ros de TV3, me­re­cía una ca­lle en el ba­rrio en el que vi­vió. In­clu­so no sig­ni­fi­ca nin­gu­na afren­ta que lo sea sus­ti­tu­yen­do a un militar es­pa­ñol con un am­plio his­to­rial de ser­vi­cios por su país. El pro­ble­ma es­tri­ba en que una po­bre ton­ta con ga­lo­nes mu­ni­ci­pa­les lo jus­ti­fi­que atri­bu­yén­do­le a una per­so­na res­pe­ta­ble un epí­te­to pro­pio de los agi­ta­do­res ba­ra­tos y ta­ber­na­rios de es­te tiem­po que nos ha to­ca­do vi­vir. Una pe­na, en fin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.