En­tre­vis­ta.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR JUAN MO­RENO

Des­cu­bra la nue­va vi­da de Diego Ma­ra­do­na en Cu­lia­cán, cu­na del cár­tel de Sinaloa, el más po­de­ro­so de Mé­xi­co, don­de en­tre­na a un equi­po de fútbol de Se­gun­da.

Cu­lia­cán, cu­na del cár­tel de Sinaloa –el más po­de­ro­so de Mé­xi­co–, es el nue­vo ho­gar del 'Dios' ar­gen­tino. Tras ago­tar la pa­cien­cia de los je­ques en Emi­ra­tos, allí lo han fi­cha­do pa­ra en­tre­nar a un equi­po de Se­gun­da con in­flu­yen­tes pa­dri­nos. Es­tas son las cla­ves pa­ra en­ten­der el úl­ti­mo 'show' del Pe­lu­sa.

Te tie­ne que gus­tar mu­cho el fútbol pa­ra aguan­tar es­to. Se­gun­da Di­vi­sión me­xi­ca­na, Atlé­ti­co Za­ca­te­pec vs. Do­ra­dos de Sinaloa, el nue­vo equi­po de Ma­ra­do­na. Es sá­ba­do, úl­ti­ma ho­ra de la tar­de, 30 gra­dos a la som­bra, mi­nu­to 50 de jue­go y ni una so­la oca­sión. Sen­ta­do en el ban­qui­llo, Ma­ra­do­na, 58 años, ros­tro inex­pre­si­vo, ob­ser­va el par­ti­do con los bra­zos cru­za­dos so­bre la ba­rri­ga. ¿Es­ta­rá con­tan­do el ele­va­do nú­me­ro de pa­ses de­fec­tuo­sos de sus pu­pi­los? En­ton­ces el as­tro ar­gen­tino de­ci­de po­ner­se de pie, pe­ro no es un pro­ce­so pre­ci­sa­men­te rá­pi­do. Lle­va años con pro­ble­mas en las ro­di­llas y las lum­ba­res. Hay días en que, al an­dar, pa­re­ce un pa­ya­so con ba­rri­ga y za­pa­to­nes. «Va­mos, mu­cha­chos», gri­ta. Uno de ellos pier­de el ba­lón, y Ma­ra­do­na se lle­va las ma­nos a la ca­be­za. Otro tras­ta­bi­lla y se cae so­lo. El mís­ter mi­ra a Luis Is­las, su ayu­dan­te, que se en­co­ge de hom­bros. En la grada, los afi­cio­na­dos lo­ca­les se de­ba­ten en­tre ha­cer­le fo­tos con el mó­vil a Ma­ra­do­na o ges­tos obs­ce­nos con el de­do. Mu­chos ha­cen am­bas co­sas. Ya han pa­sa­do tres me­ses des­de que uno de los me­jo­res fut­bo­lis­tas de la his­to­ria ini­cia­ra un nue­vo ca­pí­tu­lo de esa te­le­no­ve­la que es su vi­da ti­tu­la­do En­tre­na­dor en Mé­xi­co. Cuan­do sal­tó la no­ti­cia, ca­si so­nó a bro­ma. Ma­ra­do­na, el as­tro que ha arras­tra­do pro­ble­mas de adic­ción a la co­caí­na des­de sus años de ju­ga­dor, en­tre­na­ría al club más po­pu­lar del es­ta­do de Sinaloa, epi­cen­tro del nar­co me­xi­cano y pa­tria chica del cé­le­bre ca­po Joaquín el Cha­po Guz­mán. LOS DO­RA­DOS DE GUAR­DIO­LA No tan cé­le­bres co­mo el Cha­po, los Do­ra­dos ya tu­vie­ron sus pri­me­ros quin­ce mi­nu­tos de fa­ma cuan­do Pep Guar­dio­la ju­gó con ellos me­dia tem­po­ra­da en 2006. Ade­más, el club es pro­pie­dad de los Hank, una acau­da­la­da fa­mi­lia cu­yo pa­triar­ca, Jorge Hank Rhon –an­ti­guo al­cal­de de Ti­jua­na, can­di­da­to a go­ber­na­dor de Ba­ja Ca­li­for­nia–, es due­ño de la ma­yor ca­sa de apues­tas de­por­ti­vas de Mé­xi­co, de ho­te­les, ca­si­nos, de un ca­nó­dro­mo, un zoo pri­va­do y se fo­to­gra­fía con serpientes enor­mes en­ros­ca­das en torno al cue­llo. He­re­de­ro de Carlos Hank Gon­zá­lez –exal­cal­de de Ciu­dad de Mé­xi­co, an­ti­guo go­ber­na­dor del es­ta­do de Mé­xi­co y mi­nis­tro de dos car­te­ras du­ran­te la Pre­si­den­cia de Carlos Sa­li­nas de Gor­ta­ri–, a Hank se lo ha in­ves­ti­ga­do por pre­sun­tos víncu­los con el cri­men or­ga­ni­za­do. Des­de que dos de sus guar­daes­pal­das fue­ron con­de­na­dos por el ase­si­na­to de un pe­rio­dis­ta

En Du­bái, Ma­ra­do­na ha­bía en­con­tra­do su pa­raí­so en la Tie­rra, pe­ro los ára­bes aca­ba­ron can­sán­do­se de él y tu­vo que bus­car tra­ba­jo. Uno de ver­dad

de­ma­sia­do cu­rio­so, nin­gún me­dio de co­mu­ni­ca­ción de la ciu­dad per­tur­ba a la fa­mi­lia. El nue­vo mun­do de Ma­ra­do­na pue­de so­nar gro­tes­co, pe­ro no de­be ser mu­cho más ex­tra­ño que el que vi­vi­ría en Bie­lo­rru­sia, don­de a me­dia­dos de julio pa­re­cía que iba a pa­sar los tres pró­xi­mos años en una man­sión de 20 mi­llo­nes de dó­la­res en Minsk. El Di­na­mo de Brest le ofre­ció el pa­sa­do ve­rano un con­tra­to de tres años –im­pre­ci­so en sus obli­ga­cio­nes y ge­ne­ro­so en sus ho­no­ra­rios– co­mo pre­si­den­te de la en­ti­dad. El Pe­lu­sa via­jó a Bie­lo­rru­sia, lo lle­va­ron al es­ta­dio en un vehícu­lo mi­li­tar po­li­fun­cio­nal de 2,6 me­tros de al­tu­ra y lo pre­sen­ta­ron an­te mi­les de fans. Du­ran­te el ac­to ju­ró amor eterno. Dos me­ses des­pués, en Mé­xi­co, ha­cía lo pro­pio an­te la afi­ción de los Do­ra­dos de Sinaloa. EL CON­SE­JO DE FI­DEL CAS­TRO «Asu­mo es­ta res­pon­sa­bi­li­dad co­mo quien tie­ne a un hi­jo en los bra­zos», di­jo en su aren­ga a los afi­cio­na­dos me­xi­ca­nos y aña­dió que que­ría que­dar­se mu­chos años. Po­co an­tes, sin em­bar­go, le ha­bía re­ve­la­do a un pe­rio­dis­ta ar­gen­tino que qui­zá se pre­sen­ta­ra a las elec­cio­nes de 2019 jun­to con la ex­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner. «Fi­del Cas­tro me di­jo que de­be­ría en­trar en po­lí­ti­ca», de­cla­ró. Vol­vien­do al par­ti­do, los Do­ra­dos me­ten un gol en la se­gun­da par­te y ob­tie­nen su ter­ce­ra vic­to­ria con el nue­vo en­tre­na­dor. «Muy bien, mu­cha­chos, muy bien», les di­ce. Los cá­ma­ras se arre­mo­li­nan a la puer­ta del ves­tua­rio, y los ju­ga­do­res em­pie­zan a can­tar. Ma­ra­do­na no tar­da en arran­car­se a bai­lar. Agi­ta los bra­zos, mue­ve las ca­de­ras, mien­tras en un rin­cón un hom­bre de me­dia­na edad con chán­dal ama­ri­llo ob­ser­va la es­ce­na. Es José Antonio Toño Nú­ñez, pre­si­den­te de los Do­ra­dos. Ama­ble y sim­pá­ti­co, lle­va años al fren­te del club. «Es­tu­dia­mos sus lo­gros co­mo en­tre­na­dor y pen­sa­mos que me­re­cía una opor­tu­ni­dad –di­ce Nú­ñez–. Sus nú­me­ros no han de­ja­do de me­jo­rar». BIE­LO­RRU­SIA, NO, GRA­CIAS Los Do­ra­dos son la sex­ta es­ca­la de Ma­ra­do­na co­mo en­tre­na­dor. En sus dos pri­me­ros des­ti­nos, los ar­gen­ti­nos De­por­ti­vo Man­di­yú y Ra­cing Club de Ave­lla­ne­da, fue un desas­tre. Al fren­te de la se­lec­ción al­bi­ce­les­te ga­nó 18 par­ti­dos y per­dió 6, el úl­ti­mo fue el 0-4 que le en­do­só Ale­ma­nia en el Mun­dial de Su­dá­fri­ca. En Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos en­tre­nó al Al Wasl, de Pri­me­ra, y Al Fu­jai­rah, de Se­gun­da. En es­te úl­ti­mo ob­tu­vo 11 vic­to­rias y 11 em­pa­tes en 22 par­ti­dos y as­cen­dió. Nú­ñez ad­mi­te su es­cep­ti­cis­mo cuan­do un re­pre­sen­tan­te le ofre­ció a Ma­ra­do­na. Le di­jo que que­ría en­tre­nar y que no es­ta­ba muy en­tu­sias­ma­do an­te un in­vierno en Bie­lo­rru­sia. Pen­só en la pu­bli­ci­dad, las en­tra­das que ven­de­ría, los jó­ve­nes que po­drían de­cir que lo te­nían de en­tre­na­dor y ha­bló con los Hank. Ma­ra­do­na ga­na aho­ra unos 50.000 eu­ros al mes más una co­mi­sión por la ven­ta de ca­mi­se­tas, hoy en al­za. El con­tra­to es por un año. Y el ob­je­ti­vo: as­cen­der a Pri­me­ra. «Sé bien lo que pien­sa la gen­te –di­ce Nú­ñez–. Yo tam­bién vi las imá­ge­nes del Mun­dial de Ru­sia». La FIFA pen­só que se­ría una bue­na idea ofre­cer­le a Ma­ra­do­na un con­tra­to co­mo em­ba­ja­dor. El ar­gen­tino via­jó a Ru­sia in­vi­ta­do por la or­ga­ni­za­ción y, des­de lue­go, aca­pa­ró más ti­tu­la­res que Mes­si

'EN FOR­MA' PA­RA EN­TRE­NAR Ma­ra­do­na en­tre­nan­do a su nue­vo equi­po, los Do­ra­dos de Sinaloa, don­de los ju­ga­do­res lo es­cu­chan con una aten­ción re­ve­ren­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.