Hay

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - CUÍDATE -

quien cree que por to­mar­se de no­che un so­lo yo­gur o una pie­za de fru­ta su die­ta se equi­li­bra fá­cil­men­te, pe­ro lo que real­men­te su­ce­de es que se des­equi­li­bra y, ade­más, se des­equi­li­bra mal. Me lo cuen­ta el doc­tor Vi­so, que lo pri­me­ro que ad­vier­te a los lec­to­res de YES es que hay que ce­nar BIEN por­que esa co­mi­da de­be su­po­ner el 25% de las ca­lo­rías que in­ge­ri­mos al día. La ce­na, di­ce Vi­so, con­vie­ne ma­ti­zar­la y no ob­se­sio­nar­nos tam­po­co con eso de «hi­dra­tos ce­ro». «Cla­ro que no hay que lle­nar­se con un pla­to de pas­ta o con un pla­ta­zo de pa­ta­tas, pe­ro sí se pue­de to­mar una pa­ta­ta co­ci­da, o un cuen­co pe­que­ño de arroz», ex­pli­ca el ex­per­to en sa­lud y nu­tri­ción.

El pro­ble­ma de los que se ha­bi­túan a to­mar un so­lo yo­gur o una pie­za de fru­ta es que al no ha­cer un buen re­par­to de las ca­lo­rías pue­den caer en el atra­cón en el desa­yuno, con lo cual pue­des en­gor­dar más. «Los ayu­nos pro­lon­ga­dos —aña­de Vi­so— pue­den pro­vo­car pro­ble­mas en la ve­sí­cu­la, la apa­ri­ción de pie­dras, da­do que ne­ce­si­ta es­tar des­car­gán­do­se con­ti­nua­men­te, ayu­da a di­ge­rir las gra­sas y es­tá pro­gra­ma­da pa­ra va­ciar­se ca­da seis ho­ras». Ade­más, co­mer es­tas in­ges­tas mi­nús­cu­las de 150 ca­lo­rías es ri­dícu­lo y so­lo des­com­pen­san una die­ta que nor­mal­men­te sue­le es­tar re­par­ti­da en el día del si­guien­te mo­do: el desa­yuno y la me­dia ma­ña­na de­ben su­po­ner el 15% de las ca­lo­rías; la co­mi­da so­bre el 40%, la me­rien­da otro 15% y la ce­na un 25 %.

Es­te re­par­to no es ca­pri­cho­so, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que si es­ta­ble­ce­mos esa com­pen­sa­ción du­ran­te el día nues­tro cuer­po tie­ne que gas­tar ener­gía en me­ta­bo­li­zar­la, con lo cual, ade­más de evi­tar esos ayu­nos, con­se­gui­re­mos adel­ga­zar más.

¿Có­mo? Lo pri­me­ro, apun­ta Vi­so, es su­mar­se a las ce­nas en ver­de. «De lo ver­de pue­des co­mer lo que quie­ras», tan­to en en­sa­la­da co­mo ver­du­ras co­ci­das o a la plan­cha. Eso sí, no se te ocu­rra pa­sar­te con el acei­te que, aun­que es bueno, no con­vie­ne to­mar­lo en ex­ce­so. Lo ideal son dos cu­cha­ra­das so­pe­ras al día, así que tie­nes que in­ten­tar ha­cer de nue­vo un re­par­to en las co­mi­das. «No se tra­ta de echar­le un cho­rro enor­me a la en­sa­la­da, y si te has to­ma­do una tos­ta­da con acei­te por la ma­ña­na y al­go a la plan­cha al me­dio­día, en­ton­ces ya no que­da mu­cha op­ción pa­ra la no­che», ex­pli­ca Vi­so. La en­sa­la­da no nos ha­rá en­gor­dar, pe­ro si le po­nes que­so fres­co, atún y hue­vo ya has lle­na­do el to­pe de lo «no ver­de». Es me­jor no su­pe­rar los tres in­gre­dien­tes di­fe­ren­tes a lo que no sean los ve­ge­ta­les pro­pia­men­te di­chos, así que con­tro­la y elige tres (no más) pro­duc­tos pa­ra lle­nar ese bol: pa­li­tos de can­gre­jo, me­ji­llo­nes, atún, que­so, hue­vo, fru­tos se­cos... Los pu­rés de ver­du­ra son bien­ve­ni­dos en to­das las ce­nas y tam­bién la fru­ta pa­ra el pos­tre, siem­pre que no sea de­ma­sia­do azu­ca­ra­da (evi­ta las de hue­so, el plá­tano y las uvas). Y ojo con los ce­rea­les, que sue­len te­ner mu­cho azú­car o las ga­lle­tas in­te­gra­les que lue­go son hi­per­ca­ló­ri­cas, so­bre to­do si te pa­sas mo­ján­do­las en la le­che. Pa­ra adel­ga­zar, ce­na, pa­ra te­ner bue­na sa­lud, ce­na, y si sa­les fue­ra y tie­nes mie­do a pa­sar­te, Vi­so te re­co­mien­da to­mar al­go an­tes en ca­sa —una fru­ta o un yo­gur— si no quieres ati­bo­rrar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.