Es­pa­cio elec­to­ral an­ti­sis­te­ma y oca­so del PP

La Voz de Galicia (Vigo) - - Opinión - JAIME MI­QUEL Ana­lis­ta elec­to­ral

Se pro­du­jo la in­ves­ti­du­ra de Quim To­rra co­mo el pre­si­den­te de la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma de Ca­ta­lu­ña, al tiem­po que in­ter­lo­cu­tor de Car­les Puig­de­mont con el Es­ta­do es­pa­ñol. Al­go que no se com­pren­de en Ma­drid es el res­pe­to a los re­pre­sen­tan­tes le­gí­ti­mos de Ca­ta­lu­ña, por­que su co­mu­ni­dad es de nue­va plan­ta y no trans­mi­te emo­ción al­gu­na, me­nos aún va­lo­res po­si­ti­vos a las per­so­nas. La de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes de To­rra sub­ra­ya la de­ter­mi­na­ción se­ce­sio­nis­ta de su ad­mi­nis­tra­ción y las pri­me­ras reac­cio­nes de la otra par­te han con­fi­gu­ra­do un es­ce­na­rio to­tal de fron­ta­li­dad. Lo si­guien­te se­rán ac­tua­cio­nes con­tra­rias al re­co­rri­do del Es­ta­do ba­jo el 155 y nue­vos desafíos a la le­ga­li­dad, que ten­drá que res­pon­der aho­ra ba­jo es­cru­ti­nio eu­ro­peo, sean los tri­bu­na­les bel­gas, ale­ma­nes, el tri­bu­nal de Es­tras­bur­go o cual­quier otra ins­tan­cia.

Sin em­bar­go, la vi­da con­ti­nuó con nor­ma­li­dad ba­jo el 155 e in­clu­so des­pués de los au­tos de pri­sión de los Jor­dis, Jun­que­ras y otros miem­bros del úl­ti­mo go­bierno de Ca­ta­lu­ña. Lo que sig­ni­fi­ca que exis­ten otros fac­to­res más ma­yo­ri­ta­rios y po­de­ro­sos que la iden­ti­dad na­cio­nal pa­ra man­te­ner las se­gu­ri­da­des ad­qui­ri­das en la vi­da ba­jo la le­ga­li­dad vi­gen­te, por mu­cho que los re­pre­sen­tan­tes le­gí­ti­mos plan­teen el ho­ri­zon­te de la in­su­mi­sión o la re­sis­ten­cia al Es­ta­do co­mo el más ra­zo­na­ble pa­ra el lo­gro de otros in­tere­ses co­lec­ti­vos: es­tos lo­gros co­lec­ti­vos son se­cun­da­rios fren­te a la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y eco­nó­mi­ca de la ge­ne­ra­li­dad de es­tas per­so­nas y no em­pu­ja­rán a las ma­sas a arries­gar­lo to­do.

Que no exis­tía ni exis­te dis­po­si­ción a la re­sis­ten­cia es al­go que ha­bía­mos es­tu­dia­do y apren­di­do con an­te­rio­ri­dad al 1-O, lo que li­mi­ta los acon­te­ci­mien­tos que se pue­dan pro­du­cir a la vul­ne­ra­ción de la le­ga­li­dad y la res­pues­ta ju­di­cial de un Es­ta­do que es ga­ran­tía ju­rí­di­ca de la UE. Di­cho de otra for­ma, los po­de­res rea­les ne­ce­si­tan ga­ran­tías pa­ra des­ple­gar sus ac­ti­vi­da­des y es­to es in­de­pen­dien­te de ca­li­da­des de­mo­crá­ti­cas. Ca­ta­lu­ña es­tá ga­ran­ti­za­da por el Es­ta­do es­pa­ñol y no lo va a mo­ver To­rra al mo­do uni­la­te­ral. Chrys­ler y GM per­ma­ne­cen en Mé­xi­co por­que man­dan más que Trump, que pa­ra ellos no es más que un po­lí­ti­co de pa­so muy ocu­rren­te, el re­pre­sen­tan­te cir­cuns­tan­cial de la con­ven­ción que les pro­por­cio­na el or­den y to­das las se­gu­ri­da­des, lo que co­no­ce­mos co­mo la de­mo­cra­cia: poder real y poder re­pre­sen­ta­ti­vo.

Po­de­mos vis­lum­brar un es­ce­na­rio de ac­cio­nes y reac­cio­nes con de­ri­va ju­di­cial don­de se evi­den­cia­rá la im­po­ten­cia del Go­bierno y el Es­ta­do pa­ra fre­nar es­ta di­ná­mi­ca. Y así, has­ta la re­pe­ti­ción de to­do lo acon­te­ci­do en la bús­que­da de esa ma­yo­ría ciu­da­da­na que no se plan­tea re­sol­ver de es­ta for­ma y el mi­no­tau­ro vol­vien­do a pa­sar por en­ci­ma. El PP po­drá ad­ver­tir, vi­gi­lar y po­co más, pe­ro Ciu­da­da­nos pue­de de­cir lo que crea con­ve­nien­te, co­mo que no se le­van­te el 155 o si es­te se le­van­ta que se vuel­va a apli­car, aun­que es­to tie­ne un re­co­rri­do tan cor­to co­mo el del PP ce­ñi­do a la nor­ma UE. Con­for­me pa­se el tiem­po au­men­ta­rá la frus­tra­ción en el elec­to­ra­do uni­na­cio­nal del la­do de­re­cho en Es­pa­ña, abrién­do­se la opor­tu­ni­dad de mer­ca­do pa­ra for­ma­cio­nes co­mo VOX, ac­to­res que sean ca­pa­ces de de­cir­le a la Jus­ti­cia bel­ga o ale­ma­na que en Es­pa­ña se en­car­ce­la a quien se cree con­ve­nien­te, a la UE que se ha­rá un re­fe­ren­do so­bre la con­ti­nui­dad de Es­pa­ña y a los es­pa­ño­les que su­pri­mi­rán las au­to­no­mías o se con­tro­la­rá a los ex­tran­je­ros. Ahí no se pue­de si­tuar el PP, pe­ro tam­po­co Ciu­da­da­nos, lle­ga­do el mo­men­to, por­que ese es el cua­dran­te an­ti­sis­te­ma equi­va­len­te al de Le Pen en Fran­cia. Es­to de­ter­mi­na la caí­da elec­to­ral del PP por de­ba­jo del 20 %, tan pron­to VOX u otra for­ma­ción o un con­jun­to de for­ma­cio­nes ocu­pen es­te es­pa­cio, con un ta­ma­ño fun­da­cio­nal pa­ra elec­cio­nes ge­ne­ra­les de unos 800.000 elec­to­res, que pue­de es­tar cuan­ti­fi­ca­do en el te­rri­to­rio con an­te­rio­ri­dad a las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de ma­yo del 2019. Ri­ve­ra se­rá Ma­cron y el PP se que­da­rá sin dis­cur­so por­que no po­drá de­cir a sus vo­tan­tes que hay que su­pri­mir la Ge­ne­ra­li­tat, en de­fi­ni­ti­va, pe­ro ha­brá quien lo di­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.