Ire­ne y Pablo com­pran ca­sa

La Voz de Galicia (Vigo) - - Opinión - FERNANDO ÓNEGA

Es­pa­ña tie­ne des­de ayer un nue­vo pro­ble­ma po­lí­ti­co: ¡Pablo Igle­sias e Ire­ne Mon­te­ro se han com­pra­do un cha­lé en Ga­la­pa­gar, a 40 ki­ló­me­tros de Ma­drid! Ca­sa y fin­ca cos­ta­ron 600.000 eu­ros, que es una can­ti­dad muy res­pe­ta­ble, pe­ro les ase­gu­ro que es­tá en pre­cio: un pi­so de tres o cua­tro ha­bi­ta­cio­nes en cual­quier ba­rrio de re­cien­te cons­truc­ción cues­ta esa can­ti­dad. Ese mis­mo cha­lé si­tua­do en La Fin­ca o La Flo­ri­da cos­ta­ría más de tres, qui­zá más de cua­tro mi­llo­nes de eu­ros. Pa­ra esa ad­qui­si­ción, Ire­ne y Pablo han te­ni­do que atar­se a un ban­co con la cuer­da de una hi­po­te­ca a 30 años que les sa­le a 800 eu­ros per cá­pi­ta, un to­tal de 1.600 eu­ros men­sua­les. Es mu­cho, pe­ro es la mi­tad del por­cen­ta­je de suel­do que un tra­ba­ja­dor me­dio de­di­ca a vi­vien­da en Es­pa­ña. Es­tá, por tan­to, en la ló­gi­ca del mer­ca­do y, des­de lue­go, de la ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va de los dos di­ri­gen­tes de Po­de­mos.

Has­ta aquí, los da­tos téc­ni­cos de la com­pra. Por par­te de es­te cro­nis­ta, ni una ob­je­ción. ¿Por qué, pues, el di­cho­so cha­lé es tan­ta no­ti­cia y ocu­pó tan­tos mi­nu­tos, di­ría que ho­ras en ter­tu­lias? ¡Ay, ami­gos! Por­que la pa­la­bra

cha­lé si­gue te­nien­do un sig­ni­fi­ca­do de pri­vi­le­gio, so­bre to­do pa­ra quien ha pre­su­mi­do tan­to de vi­vir en Va­lle­cas. Tam­bién, por­que to­da­vía exis­te una tra­di­ción que ve una con­tra­dic­ción en­tre ser de iz­quier­das y com­prar una bue­na ca­sa o te­ner un co­che ca­ro. El me­jor re­fle­jo de esa cul­tu­ra ha si­do Juan Carlos Mo­ne­de­ro, que se apre­su­ró a re­du­cir a la cuar­ta par­te el re­ci­bo de la hi­po­te­ca. Y, so­bre to­do, por­que Ire­ne y Pablo no son po­lí­ti­cos de de­re­chas.

Si Ire­ne Mon­te­ro y Pablo Igle­sias fue­sen po­lí­ti­cos de de­re­chas, na­die hu­bie­ra di­cho una pa­la­bra. Ah, pe­ro son de Po­de­mos, y los di­ri­gen­tes de ese par­ti­do so­lo pue­den vi­vir en ba­rrio obre­ro y via­jar en trans­por­te pú­bli­co, co­mo el propio Igle­sias pi­dió tan­tas ve­ces a los go­ber­nan­tes. Ganan lo mis­mo que dos dipu­tados del PP con igual de­di­ca­ción, pe­ro hay un fon­do cul­tu­ral, cu­rio­sa­men­te cul­ti­va­do por ellos mis­mos, que reserva la vi­da de cha­lé —y no di­ga­mos si tie­ne pa­be­llón de invitados— pa­ra los con­ser­va­do­res. Qui­zá lo interesante de la com­pra sea eso: po­ne a la pa­re­ja an­te la me­mo­ria de sus pro­pias pa­la­bras o sus crí­ti­cas a De Guin­dos por ha­ber com­pra­do un áti­co de 600.000 eu­ros, ca­sual­men­te la mis­ma can­ti­dad.

Yo los de­fien­do: Ire­ne y Pablo tie­nen to­do el de­re­cho a me­jo­rar de ca­sa, co­mo cual­quier ciu­da­dano con po­si­bles. Aplau­do su ejer­ci­cio de trans­pa­ren­cia, aun­que ha­ya si­do for­za­do. Y so­lo les an­ti­ci­po un cal­va­rio: to­da­vía no sa­ben lo que es en­trar y sa­lir de Ma­drid por la ca­rre­te­ra de A Co­ru­ña. Los miércoles de se­sión de con­trol ten­drán que sa­lir de ca­sa a las sie­te de la ma­ña­na. Va­lle­cas es más mo­des­to, pe­ro se lle­ga mu­cho me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.