El motín de los presos po­lí­ti­cos en Ve­ne­zue­la lo­gra li­be­rar a los me­no­res

Una pa­li­za a un exal­cal­de opo­si­tor des­en­ca­de­nó la re­be­lión en la te­mi­da pri­sión

La Voz de Galicia (Vigo) - - Internacional - PE­DRO GARCÍA OTERO

El gru­po de presos po­lí­ti­cos ve­ne­zo­la­nos que se en­cuen­tran en re­be­lión en los ca­la­bo­zos del te­ne­bro­so Ser­vi­cio Bo­li­va­riano de In­te­li­gen­cia Na­cio­nal (Sebin), la po­li­cía po­lí­ti­ca del ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro, han ob­te­ni­do una pe­que­ña victoria tras dos días amo­ti­na­dos jun­to a un gru­po de presos co­mu­nes (pe­ro con cau­sas po­lí­ti­cas) en es­ta cár­cel.

Han lo­gra­do que, por lo me­nos, lle­guen los pa­pe­les pa­ra la ex­car­ce­la­ción de un gru­po de me­no­res de edad que es­tán presos por las pro­tes­tas del 2017 o por for­mar par­te de la oe­ne­gé Em­ba­ja­do­res Co­mu­ni­ta­rios, a la que el Go­bierno de Ma­du­ro acu­sa de se­di­ción, aun­que se ha for­ma­do en las uni­ver­si­da­des ca­tó­li­cas de Ca­ra­cas y so­lo ha­ce la­bor so­cial.

Los 54 presos po­lí­ti­cos que se en­cuen­tran en esos ca­la­bo­zos, ubi­ca­dos en lo que iba a ser un cen­tro co­mer­cial en el cen­tro de Ca­ra­cas to­ma­ron el con­trol de un ala de la cár­cel, que tam­bién es la se­de cen­tral de la po­li­cía po­lí­ti­ca.

Allí se unie­ron a un gru­po de presos co­mu­nes, en­tre los que se en­cuen­tran al­gu­nos nar­co­tra­fi­can­tes, pa­ra exi­gir la li­be­ra­ción de los presos cu­ya ex­car­ce­la­ción es­ta­ba au­to­ri­za­da y que el di­rec­tor del Sebin, Gus­ta­vo González López (un fun­cio­na­rio san­cio­na­do por EE.UU. por vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos) sen­ci­lla­men­te se ne­ga­ba a cum­plir.

Ví­deos de de­nun­cia

Los amo­ti­na­dos han lo­gra­do fil­trar va­rios ví­deos al ex­te­rior, en los que se ve a Daniel Ce­ba­llos, exal­cal­de de la ciu­dad fron­te­ri­za de San Cris­tó­bal que re­ci­bió una pa­li­za que fue el de­to­nan­te de la su­ble­va­ción, y Lo­rent Sa­leh (un jo­ven que pa­só va­rios me­ses de­te­ni­do en La Tum­ba, una cár­cel sub­te­rrá­nea del Sebin) plan­tean­do sus exi­gen­cias.

Qui­zás por la cer­ca­nía de los co­mi­cios del do­min­go, el ré­gi­men de Ma­du­ro no ha ac­tua­do con­tra ellos con la ru­de­za ha­bi­tual; el propio man­da­ta­rio no se ha re­fe­ri­do al te­ma en tres alo­cu­cio­nes pú­bli­cas des­de que la si­tua­ción es­ta­lló.

Al­fre­do Romero, de la oe­ne­gé Fo­ro Pe­nal, con­fir­mó que las pri­me­ras car­tas de ex­car­ce­la­ción a ado­les­cen­tes co­men­za­ron a lle­gar al Sebin. In­di­có, sin em­bar­go, que de­ci­sio­nes si­mi­la­res han si­do desaca­ta­das du­ran­te más de un año, co­mo la re­la­ti­va a Yon Goi­coe­chea, un di­ri­gen­te po­lí­ti­co his­pa­no­ve­ne­zo­lano que pa­só mu­chos me­ses le­gal­men­te li­be­ra­do, pe­ro pre­so en la ins­ti­tu­ción.

Otro ex­tran­je­ro, Jos­hua Holt, un mor­món es­ta­dou­ni­den­se que vino a Ve­ne­zue­la a ca­sar­se con una da­ma lo­cal y fue de­te­ni­do y acu­sa­do de es­pio­na­je, es cen­tro de aten­ción. El en­car­ga­do de ne­go­cios de EE.UU. en Ve­ne­zue­la, Todd Ro­bin­son, exi­gió al ré­gi­men ve­ne­zo­lano ga­ran­ti­zar su se­gu­ri­dad. El jo­ven emi­tió un ví­deo en el que afir­ma que «quie­ren es­cri­bir en las pa­re­des con mi san­gre» y pi­dió ayu­da a su Go­bierno.

HELENA CAR­PIO EFE

Patricia, la mu­jer del pre­so po­lí­ti­co Daniel Ce­ba­llos, pi­de ex­pli­ca­cio­nes al pie de la cár­cel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.