Es­pa­ña pa­ga­rá 49.000 eu­ros al día de mul­ta si no ga­ran­ti­za el de­re­cho a una cuen­ta ban­ca­ria

Seis me­ses des­pués de apro­bar el de­cre­to, Eco­no­mía aún no ha fi­ja­do la co­mi­sión má­xi­ma que la ban­ca apli­ca­rá al pro­duc­to

La Voz de Galicia (Vigo) - - Economia - ANA BAL­SEI­RO

Eco­no­mía di­ce que la mul­ta no tie­ne por qué lle­gar si se tras­po­ne la nor­ma an­tes de la sen­ten­cia

La Co­mi­sión Eu­ro­pea pro­pu­so ayer al Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea (TJUE) que le im­pon­ga a Es­pa­ña una mul­ta de ca­si 48.919 eu­ros dia­rios a par­tir del día en el que con­fir­me en una sen­ten­cia que el país no ha tras­pues­to, es de­cir, no ha in­cor­po­ra­do com­ple­ta­men­te al or­de­na­mien­to ju­rí­di­co na­cio­nal, la di­rec­ti­va eu­ro­pea so­bre cuen­tas de pa­go, una nor­ma del 2014 que ga­ran­ti­za el ac­ce­so de to­dos los ciu­da­da­nos —in­clu­so de aque­llos que no sean ren­ta­bles pa­ra las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, de ba­jos re­cur­sos o sin do­mi­ci­lio— a una cuen­ta ban­ca­ria pa­ra rea­li­zar ope­ra­cio­nes bá­si­cas.

Bru­se­las des­ta­ca que es­ta nor­ma­ti­va eu­ro­pea es «esen­cial» por­que «con­ce­de a to­dos los re­si­den­tes le­ga­les de la UE el de­re­cho a po­seer una cuen­ta de pa­go bá­si­ca con un cos­te ra­zo­na­ble, in­de­pen­dien­te­men­te de su lu­gar de re­si­den­cia», ade­más de me­jo­rar la trans­pa­ren­cia de las comisiones y fa­ci­li­tar la com­pa­ra­ción en­tre cuen­tas y el cam­bio de cuen­ta. Los Es­ta­dos miem­bros te­nían co­mo lí­mi­te el 18 de sep­tiem­bre del 2016 pa­ra tras­po­ner la di­rec­ti­va e in­for­mar in­me­dia­ta­men­te de ello a la Co­mi­sión.

Pe­ro Es­pa­ña no cum­plió. El 24 de no­viem­bre del pa­sa­do año, es de­cir, más de un año des­pués de ex­pi­rar el pla­zo, el Eje­cu­ti­vo apro­bó un real de­cre­to en el que in­cor­po­ra­ba par­cial­men­te la ci­ta­da di­rec­ti­va, al aca­bar —so­bre el pa­pel— con la ex­clu­sión fi­nan­cie­ra. Sin em­bar­go, seis me­ses des­pués la tras­po­si­ción com­ple­ta si­gue pen­dien­te, ya que Eco­no­mía aún no ha apro­ba­do la or­den mi­nis­te­rial en la que se de­ben fi­jar las comisiones má­xi­mas que los ban­cos po­drán co­brar a los clien­tes que so­li­ci­ten la aper­tu­ra de es­tas cuen­tas bá­si­cas.

Más de un año de re­tra­so

La Co­mi­sión Eu­ro­pea de­ci­dió lle­var a Es­pa­ña an­te el TJUE en oc­tu­bre del 2017, un año des­pués de en­viar­les a las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las una car­ta em­pla­zán­do­las a ha­cer los cam­bios nor­ma­ti­vos pen­dien­tes. Co­mo la res­pues­ta del Eje­cu­ti­vo no ha si­do sa­tis­fac­to­ria en el tiem­po trans­cu­rri­do, Bru­se­las ha pe­di­do aho­ra al Tri­bu­nal de Lu­xem­bur­go que le im­pon­ga una «mul­ta coer­ci­ti­va» dia­ria de ca­si 50.000 eu­ros des­de el día en que se dic­te sen­ten­cia so­bre el asun­to y has­ta que la di­rec­ti­va «ha­ya que­da­do tras­pues­ta com­ple­ta­men­te y es­té en vi­gor en el de­re­cho na­cio­nal».

Se­rá el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia el que de­ci­da el im­por­te fi­nal de la mul­ta dia­ria, pe­ro no po­drá ex- ce­der el pro­pues­to por la Co­mi­sión, se­gún ex­pli­có ayer Bru­se­las en una no­ta.

Por su par­te, des­de el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía ex­pli­can que la in­cor­po­ra­ción de la ci­ta­da nor­ma­ti­va eu­ro­pea a la le­gis­la­ción na­cio­nal es­tá ya en su rec­ta fi­nal, pues­to que la or­den mi­nis­te­rial ya com­ple­tó la fa­se de con­sul­ta pú­bli­ca y aho­ra so­lo res­ta la de au­dien­cia pú­bli­ca, por lo que se pre­vé que su apro­ba­ción «sea rá­pi­da». No con­cre­ta­ron pla­zos, aun­que el de­cre­to apro­ba­do en no­viem­bre fi­ja­ba en tres me­ses el lí­mi­te tem­po­ral pa­ra los fle­cos pen­dien­tes (las ci­ta­das comisiones má­xi­mas pa­ra que la ban­ca co­mer­cia­li­ce el pro­duc­to), un pla­zo que ya se ha doblado.

Asi­mis­mo, fuen­tes de Eco­no­mía sub­ra­yan que la san­ción pro­pues­ta por Bru­se­las «no tie­ne por qué lle­gar a ma­te­ria­li­zar­se». Ex­pli­can que es pro­ba­ble que pa­ra cuan­do con­clu­ya el pro­ce­di­mien­to ya es­té apro­ba­da la or­den mi­nis­te­rial que ce­rra­rá la tras­po­si­ción.

Fuen­tes fi­nan­cie­ras des­ta­can que, a di­fe­ren­cia de otros paí­ses eu­ro­peos, el im­pac­to de es­ta nor­ma­ti­va se­rá mí­ni­mo en Es­pa­ña, ya que el país es­tá ple­na­men­te ban­ca­ri­za­do «y prác­ti­ca­men­te to­do el mun­do tie­ne una cuen­ta co­rrien­te».

PI­LI PROL

En Es­pa­ña ca­si to­do el mun­do tie­ne una cuen­ta en el ban­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.