La es­ca­sez de na­bi­zas ha­ce pe­li­grar el la­cón con gre­los

El cam­bio cli­má­ti­co mo­di­fi­ca el ci­clo del na­bo en Ga­li­cia, don­de ca­da vez se plan­ta más tar­de

La Voz de Galicia (Vigo) - - Portada -

El oto­ño hi­zo su apa­ri­ción ha­ce cues­tión de se­ma­nas y, con él, las pri­me­ros ho­jas de los na­bos han ido aso­man­do en las huer­tas de Val Xes­to­so, en el con­ce­llo co­ru­ñés de Mon­fe­ro. Sin em­bar­go, allí, en uno de los lu­ga­res don­de el gre­lo tie­ne su ca­pi­tal en Ga­li­cia, tie­nen cla­ro que las co­sas han cam­bia­do. ¿Ha­brá gre­los pa­ra los co­ci­dos de oto­ño? Por el mo­men­to, no hay que te­ner mie­do a que ha­ya es­ca­sez, pe­ro los pro­duc­to­res son cons­cien­tes de que de­ben mi­mar los cul­ti­vos has­ta la re­co­gi­da. «Ago­ra a se­men­tei­ra arran­ca moi­to máis tar­de por­que o ca­lor vai­se moi­to máis tar­de», ex­pli­ca Ja­vier Vi­la, se­cre­ta­rio de la coope­ra­ti­va lo­cal y pro­duc­tor con al­go más de una hec­tá­rea.

En es­ta zo­na tan es­pe­cia­li­za­da de Mon­fe­ro, al­re­de­dor de una trein­te­na de agri­cul­to­res se de­di­can a es­te pro­duc­to. Allí, a es­tas al­tu­ras, hay tie­rras que lu­cen un as­pec­to per­fec­to, co­mo es el ca­so de la de Ja­vier. Sin em­bar­go, hay otras que «es­tán a ron­chas», co­mo di­cen en la zo­na. Es de­cir, las na­bi­zas, las pri­me­ras ho­jas del na­bo, na­cie­ron de manera irre­gu­lar se­gún la par­te del cul­ti­vo. «Es­tes fa­llos oco­rren por­que hai pou­ca choi­va e a xen­te plan­ta coa te­rra moi se­ca. Aín­da que se­men­ten co­ma sem­pre, sen hu­mi­da­de non vai saír igual», apun­ta el pro­duc­tor de Val Xes­to­so. A con­se­cuen­cia de es­to, los hay que se­men­tan por en­ci­ma has­ta una o dos ve­ces más. «A ver se con es­ta choi­va de ago­ra aca­ba de arrin­car», va­lo­ra Pa­cu­cha, la pre­si­den­ta de la mis­ma coope­ra­ti­va.

No obs­tan­te, la na­bi­za es so­lo un pa­so de un ci­clo que se alar­ga du­ran­te unos seis me­ses. El na­bo se acos­tum­bra plan­tar en Ga­li­cia en­tre fi­na­les de agos­to y du­ran­te el mes de sep­tiem­bre. De he­cho, mu­chos apro­ve­chan la mis­ma tie­rra don­de re­co­gen la pa­ta­ta. Es­ta es la ro­ta­ción de cul­ti­vos, cam­biar de uno a otro se­gún el año, que se es­tá ex­ten­dien­do pa­ra me­jo­rar el pro­duc­to.

Lo pri­me­ro que sa­len son las na­bi­zas, las pri­me­ras ho­jas del na­bo du­ran­te su cre­ci­mien­to. Al­gu­nas ya se em­pie­zan a re­co­ger a fi­na­les de oc­tu­bre, aun­que lo ha­bi­tual es en­tre no­viem­bre y di­ciem­bre. Es­ta ver­du­ra se uti­li­za, so­bre to­do, pa­ra el cal­do ga­lle­go.

La re­co­gi­da, a par­tir de enero

A par­tir de ahí, lle­ga el mo­men­to de los gre­los, que no son otra co­sa que los brotes flo­ra­les del na­bo, los ta­llos que apa­re­cen en la plan­ta jus­to an­tes de su flo­ra­ción. La re­co­gi­da va­ría se­gún la va­rie­dad, aun­que an­tes hay que te­ner en cuen­ta la pre­sen­cia del hon­go, que tie­ne a la hu­me­dad y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras co­mo prin­ci­pal agi­ta­dor. El frío es im­pres­cin­di­ble pa­ra que el co­lor sea ver­de y no ha­ya ras­tro de ama­ri­llo.

Por to­dos los fac­to­res, Ja­vier Vi­la cal­cu­la que las pér­di­das en el 2019 se­rán de un 30 % res­pec­to a lo plan­ta­do, cuan­do el año pa­sa­do, por las fuer­tes he­la­das, aca­ba­ron sien­do del 50 %. No obs­tan­te, es pron­to pa­ra ha­cer una va­lo­ra­ción numérica.

La pre­vi­sión es la ha­bi­tual: re­co­ger en enero la va­rie­dad de San­tia­go, «de sa­bor sua­ve, ho­jas grandes y de un co­lor ver­de cla­ro»; en fe­bre­ro la de Lu­go, «de sa­bor más fuer­te, ho­jas den­ta­das y co­lor ver­de in­ten­so»; y en mar­zo la va­rie­dad tar­día, «de sa­bor in­ten­so pe­ro dul­ce, ho­jas den­ta- das y co­lor ver­de in­ten­so». Ex­pli­ca las di­fe­ren­tes ca­rac­te­rís­ti­cas Cynt­hia Arias, una pro­duc­to­ra de As Pon­tes que ven­de en su pues­to Alei­ra en el mer­ca­do lo­cal y tam­bién re­par­te a do­mi­ci­lio. «Mi­ro mu­cho la pre­vi­sión me­teo­ro­ló­gi­ca a lar­go pla­zo, es cla­ve», co­men­ta la jo­ven pon­te­sa, que cul­ti­va des­de ha­ce po­cos años en una zo­na don­de el gre­lo tie­ne tam­bién mu­cha tra­di­ción.

En As Pon­tes, al igual que en Xes­to­so, se ce­le­bra ca­da año en fe­bre­ro una Fei­ra do Gre­lo, con una se­ma­na de di­fe­ren­cia en­tre am­bas. La pon­te­sa lle­va 38 edi­cio­nes, mien­tras la de Mon­fe­ro su­ma 19. En am­bos si­tios, eso sí, la des­po­bla­ción es­tá mer­man­do la can­ti­dad de pro­duc­to. «No ru­ral hai me­nos xen­te e ta­mén me­nos gre­lo. A ver se os máis no­vos, que te­ñen me­nos tra­di­ción de cul­ti­va­lo, aníman­se a fa­ce­lo», ex­pre­sa la pre­si­den­ta de la coope­ra­ti­va de Val Xes­to­so.

A par­tir de su re­co­gi­da, que­da su pre­pa­ra­ción, que va des­de la tí­pi­ca del co­ci­do o el cal­do, has­ta los ex­pe­ri­men­tos en em­pa­na­da, pu­ré o in­clu­so cru­jien­te.

«A se­men­tei­ra arran­ca máis tar­de por­que o ca­lor vai­se máis tar­de», di­cen en Xes­to­so Los pro­duc­to­res cal­cu­lan que las pér­di­das se­rán me­no­res que las del año pa­sa­do La des­po­bla­ción del ru­ral y la es­ca­sez de tra­di­ción tam­bién mer­ma las can­ti­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.