«La ca­de­na hu­ma­na ya es un sím­bo­lo»

La ges­ta ve­ci­nal que fre­nó en Vigo las lla­mas con ti­nas y cu­bos cho­ca con la pro­li­fe­ra­ción de ma­le­za en fin­cas ur­ba­nas que­ma­das en el 2017 y el di­se­ño de un am­bi­cio­so cor­ta­fue­gos

La Voz de Galicia (Vigo) - - Galicia - JA­VIER RO­ME­RO

Ame­lia Váz­quez se echó a la ca­lle, co­mo tan­tos vi­gue­ses, al ver que el fue­go en­tra­ba el 15 de oc­tu­bre del 2017 en la ciu­dad pa­ra que­mar to­do a su pa­so. La ave­ni­da de A Flo­ri­da, de don­de es su fa­mi­lia, fue su des­tino. Allí, jun­to a otras 300 per­so­nas, for­mó una ca­de­na hu­ma­na pa­ra fre­nar el avan­ce de las lla­mas con cu­bos y ti­nas y sin la ayu­da de pro­fe­sio­na­les, en aquel mo­men­to des­bor­da­dos y necesitados de más efec­ti­vos pa­ra mi­ni­mi­zar aque­lla pe­sa­di­lla en for­ma de fue­go que ase­dia­ba la pri­me­ra ciu­dad de Ga­li­cia. Lo que Ame­lia no sa­bía en­ton­ces, y un mes des­pués sí, es que aque­lla no­che es­ta­ba em­ba­ra­za­da de un bo­ni­to be­bé que lle­gó al mun­do es­te ve­rano y res­pon­de al nom­bre de Lu­ca. «Nos di­mos cuen­ta tiem­po des­pués de que aque­lla no­che lle­va­ba unas dos se­ma­nas en es­ta­do, me­nos mal que no pa­só na­da y que to­do ha sa­li­do bien», ex­pli­ca­ba es­ta se­ma­na en el mis­mo ca­lle­jón que sir­vió de es­ce­na­rio a aque­lla va­lien­te y cí­vi­ca ca­de­na hu­ma­na.

Su ma­dre, Emi­lia Ni­co­lás, y su her­ma­na, Noa, ca­mi­nan con Ame­lia por el ca­lle­jón re­cor­dan­do el sus­to y el pe­li­gro ex­pe­ri­men­ta­dos ha­ce do­ce me­ses. Emi­lia y Noa, que tie­nen a po­cos me­tros su ne­go­cio de pe­lu­que­ría, que tam­bién fue ne­ce­sa­rio cus­to­diar pa­ra evi­tar el con­tac­to con las lla­mas, re­co­no­cen: «Que­da el re­cuer­do, eso es­tá cla­ro, pe­ro tam­bién la sen­sa­ción po­si­ti­va de la res­pues­ta ciu­da­da­na, de ver a la gen­te sa­lir de sus ca­sas pa­ra ha­cer al­go, pa­ra no que­dar­se pa­sa­da. La ca­de­na hu­ma­na ya es un sím­bo­lo».

Ma­dre e hi­jas re­co­no­cen que los ma­los re­cuer­dos de aquel do­min­go ne­gro se reac­ti­van ca­da vez que sur­ge otro in­cen­dio: «Fue ver lo que pa­só en Mondariz el do­min­go pa­sa­do y no po- der evi­tar re­cor­dar lo que nos to­có a no­so­tros ha­ce un año, te ha­ce pen­sar que siem­pre hay otra mu­cha gen­te y en otros lu­ga­res que pue­den pa­sar por lo mis­mo que no­so­tros».

Cán­di­do Acuña, due­ño del ta­ller que es­tá a dos me­tros del ca­lle­jón y que re­si­de en la vi­vien­da su­pe­rior, apor­tó su gra­ni­to de are­na con una man­gue­ra que echa­ba agua des­de una ven­ta­na. «Se hi­zo lo que se pu­do, éra­mos los que éra­mos pe­ro se evi­ta­ron da­ños. El pro­ble­ma es que es­tas mis­mas fin­cas que ar­die­ron el año pa­sa­do hoy vuel­ven a es­tar lle­nas de he­le­chos. Es cier­to que otros so­la­res sí se lim­pia­ron des­de en­ton­ces, pe­ro otros mu­chos si­guen igual, y eso es un pe­li­gro que ya co­no­ce­mos bien».

Ani­llo ver­de

Pe­ro los grandes in­cen­dios del 2017, al me­nos en el ayun­ta­mien­to de Vigo, han ge­ne­ra­do una apues­ta pa­ra pro­te­ger la ciu­dad en el fu­tu­ro. Se tra­ta de una fran­ja ar­bó­rea que ro­dea­rá Vigo, des­de Teis has­ta Saiáns, a ba­se de es­pe­cies au­tóc­to­nas y fron­do­sas, de 50 ki­ló­me­tros de lar­go y 100 me­tros de an­cho en una su­per­fi­cie to­tal su­pe­rior a los cin­co mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos. A ma­yo­res, la com­po­si­ción del ani­llo tie­ne tres áreas. La fran­ja cen­tral se­rá una sen­da de cin­co me­tros de an­cho, li­bre de cual­quier ti­po de ve­ge­ta­ción y fir­me de tie­rra adap­ta­da pa­ra el pa­so de equi­pos de ex­tin­ción y pre­ven­ción de in­cen­dios. Pe­ro el an­te­pro­yec­to re­dac­ta­do por la em­pre­sa con­tra­ta­da des­de el Con­ce­llo cho­ca con el cri­te­rio de la Man­co­mu­ni­dad de Mon­tes de Vigo, que ha lo­gra­do el com­pro­mi­so del al­cal­de, Abel Ca­ba­lle­ro, de que se­rán ellos los que de­ci­dan qué es­pe­cies se plan­ta­rán y en qué zo­nas aten­dien­do al ti­po de sue­lo y pen­dien­te.

XOÁN CAR­LOS GIL, M. MORALEJO

Ma­dre e hi­jas. Noa Váz­quez (iz­quier­da, arri­ba) y su her­ma­na Ame­lia con su ma­dre, Emi­lia Ni­co­lás, en el ca­lle­jón de A Flo­ri­da en el que una ca­de­na hu­ma­na (ima­gen in­fe­rior) es­pon­tá­nea fre­nó el fue­go con cu­bos y en la que Ame­lia par­ti­ci­pó (se­gun­da por la iz­quier­da).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.