Año nue­vo: tiem­po de es­pe­ran­za

La Voz de Galicia (Vigo) - - Opinión - FER­NAN­DO JI­MÉ­NEZ HE­RRE­RO

Lo han di­cho des­de dis­tin­tas pers­pec­ti­vas mu­chos pen­sa­do­res: el hom­bre no tie­ne só­lo en sí mis­mo nin­gu­na me­ta, lle­va siem­pre en su vi­da un ca­mino y ca­da día se ha­lla en una en­cru­ci­ja­da. Cuan­do va a em­pe­zar un año, es­ta­mos siem­pre an­te la pers­pec­ti­va de un nue­vo ca­mino o eta­pa des­co­no­ci­da, pe­ro, co­mo di­jo el poe­ta, es­ta­re­mos ha­cien­do el ca­mino al an­dar­lo, se­gún có­mo lo ca­mi­ne­mos.

Al ini­ciar el nue­vo año, lle­va­mos en cual­quier edad, y aún más en la ter­ce­ra, un cier­to gra­do de es­pe­ran­za por las pers­pec­ti­vas que ofre­ce siem­pre to­do lo que em­pie­za. Nos las de­sea­mos in­di­vi­dual y co­lec­ti­va­men­te con an­he­los de fe­li­ci­dad en las tar­je­tas de Na­vi­dad. Só­lo exis­ti­mos co­mo per­so­nas den­tro de la tem­po­ra­li­dad que se mi­de por años de exis­ten­cia, que no son más que de peregrinaje por nues­tro pla­ne­ta Tie­rra. Por ello es­ta­mos siem­pre en ca­mino, desean­do al­can­zar un lu­gar me­jor. Si us­ted es re­li­gio­so bus­ca­rá, sin du­da, a Dios. Si se con­for­ma con me­tas en es­te mun­do, al aca­bar el año es­ta­rá an­he­lan­do lo po­si­ble que aún no tie­ne: salud, di­ne­ro, co­sas, pues­tos, afec­tos..., ob­je­ti­vos di­fe­ren­tes se­gún sea ni­ño, jo­ven, adul­to o vie­jo. Pe­ro to­dos te­ne­mos en al­gún gra­do pro­yec­tos inaca­ba­dos, ne­ce­si­tan­do ser por­ta­do­res de al­gún gra­do de es­pe­ran­za pa­ra con­se­guir­los, la cual de­pen­de de no­so­tros mis­mos y de los de­más. La cla­ve de esa es­pe­ran­za, es­tá en la li­ber­tad del hom­bre, que le de­be dar ca­pa­ci­dad de reac­cio­nar an­te la reali­dad de su en­torno y 1a po­si­bi­li­dad de pro­yec­tar­se con un sen­ti­do. Aho­ra, al em­pe­zar el año, con bue­nos pro­pó­si­tos y una fir­me vo­lun­tad, se pue­de dar me­jor sen­ti­do a la vi­da pro­pia, aun­que se es­té en la ter­ce­ra edad, de for­ma que és­ta no sea me­ro sub­sis­tir. Lle­ne los días de pro­yec­tos pa­ra ga­nar salud, amigos, y au­men­tar su ca­pa­ci­dad de par­ti­ci­pa­ción en la so­cie­dad en la cual le to­ca es­tar. No ma­te, por ser ve­te­rano de la vi­da, las ilu­sio­nes que le que­dan, es­cu­che a los que le ani­man, no cie­rre la puer­ta a las oca­sio­nes que le brin­den pa­ra es­tar me­jor, sea me­nos des­con­fia­do y más re­cep­ti­vo. Pe­ro la es­pe­ran­za del vie­jo no es­tá só­lo en sí mis­mo. La es­pe­ra es­pe­ran­za­da es­tá en en­con­trar ges­tos en quie­nes son res­pon­sa­bles de su pró­xi­mo fu­tu­ro.

Ge­ria­tra y premio na­cio­nal de pe­rio­dis­mo Bel­trán Ba­gue­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.