El Elí­seo guar­da si­len­cio a pe­sar de la pre­sión so­bre el pre­si­den­te

«Ma­cron di­mi­sión» y «Lár­ga­te», las con­sig­nas de la pro­tes­ta

La Voz de Galicia (Vigo) - - Internacional - F. ITURRIBARRÍA

«Ma­cron di­mi­sión» fue de nue­vo el gri­to más co­rea­do por los ma­ni­fes­tan­tes a lo lar­go y an­cho de Fran­cia. Tam­bién se es­cu­cha­ron le­mas co­mo «Ma­cron lár­ga­te», «Ma­cron, ve­ni­mos a bus­car­te a tu ca­sa», «Ma­cron, te va­mos a gui­llo­ti­nar», «fue­ra es­te Gobierno que nos ma­cha­ca», «Es­to va a pe­tar» o «No so­mos bo­rre­gos».

Em­ma­nuel Ma­cron per­ma­ne­ció en el Pa­la­cio del Elí­seo al co­rrien­te del de­sa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos con sus co­la­bo­ra­do­res y va a rom­per su mu­tis­mo pró­xi­ma­men­te, in­di­ca­ron fuen­tes de la je­fa­tu­ra del Es­ta­do. La úl­ti­ma vez que el pre­si­den­te se ex­pre­só en pú­bli­co fue el 1 de di­ciem­bre en Bue­nos Ai­res, don­de par­ti­ci­pa­ba en el G-20, a 11.000 ki­ló­me­tros de Pa­rís. Des­de su re­gre­so al día si­guien­te de­jó al pri­mer mi­nis­tro, Edouard Phi­lip­pe, en pri­me­ra fi­la de la res­pues­ta del Eje­cu­ti­vo a las reivin­di­ca­cio­nes de los cha­le­cos ama­ri­llos. Las dis­tin­tas con­ce­sio­nes fis­ca­les ya rea­li­za­das, co­mo la anulación de la subida de los im­pues­tos a los carburantes fó­si­les, cues­tan cer­ca de 5.000 mi­llo­nes de eu­ros a las ar­cas pú­bli­cas sin que ha­yan lo­gra­do des­ac­ti­var el des­con­ten­to social.

A la es­pe­ra del anun­cio de me­di­das por el pre­si­den­te pa­ra sa­lir de la cri­sis, el Eje­cu­ti­vo pre­pa­ra las con­sul­tas abier­tas a los in­ter­lo­cu­to­res so­cia­les, in­clui­dos los cha­le­cos ama­ri­llos, que van a ser or­ga­ni­za­das a ni­vel pro­vin­cial a par­tir del pró­xi­mo sá­ba­do. El Gobierno ba­ra­ja la idea de pre­sio­nar a las em­pre­sas pa­ra que con­ce­dan a los em­plea­dos una pri­ma sa­la­rial li­bre de im­pues­tos con el ob­je­ti­vo de au­men­tar de in­me­dia­to el po­der ad­qui­si­ti­vo y apa­ci­guar la re­vuel­ta.

Mien­tras la cri­sis po­lí­ti­ca si­gue su­bien­do de tem­pe­ra­tu­ra, en la cén­tri­ca y lu­jo­sa pla­za Ven­dô­me, com­ple­ta­men­te de­sier­ta, un tu­ris­ta neo­yor­quino se fu­ma­ba ayer por la ma­ña­na un pu­ro y ob­ser­va­ba con fa­ta­lis­mo la enor­me fi­la de fur­go­nes de po­li­cía. Es­te lar­go fin de se­ma­na en la Ciu­dad de la Luz iba a ser una sor­pre­sa de cum­plea­ños pa­ra su mu­jer Carmela, que cum­ple 59 años. «Efec­ti­va­men­te, se­rá inol­vi­da­ble», co­men­ta­ba es­ta úl­ti­ma en tono iró­ni­co.

Tu­ris­tas atra­pa­dos

Ca­lles sin co­ches, mu­seos y la To­rre Eif­fel ce­rra­dos, tien­das y ca­fés atrin­che­ra­dos: el cen­tro tu­rís­ti­co de la ca­pi­tal fran­ce­sa pa­re­cía una ciu­dad fan­tas­ma te­ñi­da por dos co­lo­res do­mi­nan­tes, el ama­ri­llo de los cha­le­cos de los ma­ni­fes­tan­tes, em­ble­ma de las pro­tes­tas, y el azul ma­rino de la po­li­cía.

«To­do es­ta­ba ce­rra­do. Así que ce­le­bra­mos mi cum­plea­ños con cham­pán en el re­ci­bi­dor de nues­tro ho­tel», son­reía Carmela.

No muy le­jos, dos tu­ris­tas aus­tría­cos pa­sea­ban de­lan­te de la pi­rá­mi­de del mu­seo del Lou­vre, con mu­cha me­nos gen­te que de cos­tum­bre. El ma­yor mu­seo de Pa­rís ce­rró sus puer­tas, co­mo prác­ti­ca­men­te to­dos los pun­tos tu­rís­ti­cos de la ca­pi­tal.

A dos pa­sos de los cén­tri­cos gran­des al­ma­ce­nes del bu­le­var Hauss­mann, que tie­nen sus puer­tas ce­rra­das, dos tu­ris­tas bel­gas mi­ra­ban des­con­cer­ta­dos un ma­pa de Pa­rís. Iban a la es­ta­ción del Nor­te pe­ro el trá­fi­co del me­tro y de los au­to­bu­ses es­tá in­te­rrum­pi­do. Be­lin­da De Cuy­per, de 46 años, em­plea­da de una em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se en Bru­se­las, y su pa­re­ja Franck van Pop­pel, de 54 años, que tra­ba­ja en el sec­tor del tu­ris­mo, lle­ga­ron el jue­ves por la ma­ña­na a Pa­rís pa­ra una bre­ve vi­si­ta pre­vis­ta des­de ha­ce tiem­po pe­ro re­gre­sa­ron ano­che a su país. «Es una pe­na», di­je­ron.

EDUAR­DO PÉ­REZ

Pin­cha­zo en Galicia. Ape­nas cin­co per­so­nas en la pla­za de Ma­ría Pi­ta co­ru­ñe­sa y cua­tro en San­tia­go acu­die­ron a la lla­ma­da pa­ra se­cun­dar el mo­vi­mien­to fran­cés en tie­rras ga­lle­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.