El Se­na­do que po­ne or­den en Lu­cus

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - La Política -

Si al­go ca­rac­te­ri­za a la Ro­ma clá­si­ca es sin du­da su Se­na­do. La vi­da de la Re­pú­bli­ca se or­ga­ni­za­ba y de­ci­día en las ban­ca­das de una ins­ti­tu­ción que se con­vir­tió en sím­bo­lo de su po­der y su pros­pe­ri­dad, pe­ro que tam­bién fue cu­na de cons­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas e in­clu­so mag­ni­ci­dios. El más co­no­ci­do de to­dos, sin du­da, fue el que aca­bó con la vi­da de Ju­lio Cé­sar, tío y pa­dre adop­ti­vo de quien dio la or­den de fun­dar nues­tro Lu­cus Au­gus­ti, el em­pe­ra­dor Cé­sar Augusto.

El Se­na­do era mu­cho más que una or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca, era la cul­mi­na­ción de la pi­rá­mi­de eco­nó­mi­ca, so­cial, cul­tu­ral e in­clu­so re­li­gio­sa de la vi­da ro­ma­na. Las si­glas SPQR, que son el acró­ni­mo de Senatus Po­pu­lus­que Ro­ma­nus, o lo que es lo mis­mo, el Se­na­do y el Pue­blo de Ro­ma, son la con­cre­ción de la to­tal iden­ti­fi­ca­ción que ha­bía en la épo­ca en­tre la Re­pú­bli­ca y su ór­gano de go­bierno.

Ori­gen tea­tral

En el año 2012, el gru­po Nas­dro­via Tea­tro pre­sen­tó al Ayun­ta­mien­to de Lu­go una idea in­no­va­do­ra, la de do­tar al Ar­de Lu­cus de un Se­na­do que com­ple­ta­se la or­ga­ni­za­ción de cas­tre­ños y ro­ma­nos que ya par­ti­ci­pa­ban en las ac­ti­vi­da­des de la fies­ta. Se con­vo­có pú­bli­ca­men­te a los lu­cen­ses y a la lla­ma­da acu­dió un he­te­ro­gé­neo gru­po que la di­rec­ción y coor­di­na­ción de los com­po­nen­tes de Nas­dro­via Tea­tro mol­dea­ron has­ta sur­gir el Senatus Lu­cus Au­gus­ti.

Te­nien­do en cuen­ta la ab­so­lu­ta dis­pa­ri­dad de las per­so­nas que for­man par­te del Se­na­do, es un mé­ri­to a des­ta­car que no so­lo se lo­gró su coor­di­na­ción con éxi­to en el plano tea­tral o en la re­pre­sen­ta­ción de una par­te fun­da­men­tal de la vi­da de la Re­pú­bli­ca de Ro­ma, sino que se for­mó un gru­po de ami­gos.

Ca­ma­ra­de­ría

El va­lor más im­por­tan­te del Senatus Lu­cus Au­gus­ti es el ex­tra­or­di­na­rio cli­ma de ca­ma­ra­de­ría, con­fian­za, leal­tad, y amis­tad que sur­gió de aque­lla ini­cia­ti­va tea­tral. Si­guien­do un ca­mino pro­pio, el Senatus no es la cris­ta­li­za­ción de una ini­cia­ti­va in­for­mal que se trans­for­mó en aso­cia­ción, sino que la aso­cia­ción dio lu­gar a una ex­cep­cio­nal agru­pa­ción de ca­ma­ra­das que du­ran­te me­ses dis­fru­tan preparando las ac­tua­cio­nes que tie­nen lu­gar en tan so­lo un fin de se­ma­na.

Seis años des­pués, el Se­na­do es ya una re­fe­ren­cia de la fies­ta, y sus se­sio­nes son se­gui­das por un pú­bli­co en­tre­ga­do que dis­fru­ta de los de­ba­tes so­bre los pro­ble­mas más acu­cian­tes de la ciu­dad y las re­fe­ren­cias a los asun­tos del día a día del Lu­go ro­mano, que cu­rio­sa­men­te sue­len re­fle­jar los de la ac­tua­li­dad.

Sá­ti­ra po­lí­ti­ca

Si bien se cui­da la es­té­ti­ca y el es­tric­to pro­to­co­lo de la épo­ca im­pe­rial, el Se­na­do se ha con­ver­ti­do ya en una sá­ti­ra de­sen­fa­da­da cu­yos in­ge­nio­sos guio­nes ver­san so­bre las cues­tio­nes po­lí­ti­cas, no so­lo del Lu­go del si­glo XXI sino tam­bién de la Ga­li­cia e in­clu­so la Es­pa­ña que vi­vi­mos hoy día. Las me­tá­fo­ras, las re­fe­ren­cias no ex­ce­si­va­men­te ve­la­das y las pu­yas a lo más des­ta­ca­do de la ac­tua­li­dad no pue­den fal­tar en las se­sio­nes del Senatus Lu­cus Au­gus­ti.

For­ma­do por más de trein­ta se­na­do­res en la ac­tua­li­dad que se di­vi­den en las ca­te­go­rías clá­si­cas (tri­bu­nos de la ple­be, cues­to­res, edi­les, pre­to­res…) el Se­na­do rea­li­za sus ac­tua­cio­nes en la es­ca­li­na­ta de la Pla­za de Es­pa­ña, si bien cuen­ta con una im­po­nen­te se­de ubi­ca­da en la Pla­za de la Cons­ti­tu­ción.

En es­ta se­de se rea­li­zan las ac­ti­vi­da­des dia­rias ta­les co­mo la ex­pe­di­ción de sal­vo­con­duc­tos per­so­na­li­za­dos o el con­cur­so in­fan­til de di­bu­jo que se or­ga­ni­za con La Voz de Ga­li­cia en­tre los ni­ños que acu­den a la fies­ta. Tam­bién hay un área don­de los vi­si­tan­tes pue­den ha­cer­se una fo­to­gra­fía con el Se­na­do al com­ple­to, sen­tán­do­se en la si­lla del mis­mí­si­mo em­pe­ra­dor Cé­sar Augusto.

Las ca­rac­te­rís­ti­cas to­gas, cu­ya co­lo­ca­ción llama po­de­ro­sa­men­te la aten­ción de los vi­si­tan­tes, en­vuel­ven al se­na­dor me­dian­te una com­pli­ca­da ope­ra­ción que con­vier­te es­ta sen­ci­lla ves­ti­men­ta en un sím­bo­lo de ca­te­go­ría y po­der.

Son esas to­gas blan­cas, el icono más re­le­van­te del Se­na­do, y pre­ci­sa­men­te por su sen­ci­llez, por su pu­re­za, des­ta­can en­tre los co­lo­res y las va­rio­pin­tas ves­ti­men­tas de cas­tre­ños y ro­ma­nos, de le­gio­na­rios y pa­tri­cios, de drui­das y cam­pe­si­nos.

Flan­quea­dos por su in­se­pa­ra­ble Guar­dia Pre­to­ria­na, y pre­ce­di­dos por los tam­bo­res que anun­cian su lle­ga­da, los se­na­do­res vi­si­tan du­ran­te los tres días de la fies­ta to­dos los cam­pa­men­tos del Ar­de Lu­cus e inau­gu­ran las prin­ci­pa­les ac­ti­vi­da­des, co­mo el ma­ce­llum o el cir­co ro­mano.

Los se­na­do­res de­ba­ten los te­mas más im­por­tan­te pa­ra la ur­be

Se di­vi­den en tri­bu­nos, cues­to­res, edi­les y pre­to­res, en­tre otros

Van acom­pa­ña­dos por los tam­bo­res y es­col­ta­dos por los lic­to­res

FO­TO XOHÁN ROM­PE

Los se­na­do­res tie­nen su se­de en la Pra­za da Cons­ti­tu­ción, pe­ro sus asambleas pú­bli­cas son en la Pra­za Maior

FO­TO XOHÁN ROM­PE

Des­ta­can las to­gas blan­cas que lu­cen los se­na­do­res lu­cen­ses.

FO­TO O.C.

Senatus ex­pi­de sal­vo­con­duc­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.