Por y para la «ado­ra­da vi­lla»

Las fies­tas de 1958 in­clu­ye­ron actos el día 8 de sep­tiem­bre en ho­nor a Nues­tra Se­ño­ra

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Fiestas De Vilalba - X.M.PALACIOS

Las fies­tas de 1958 tu­vie­ron ac­ti­vi­da­des du­ran­te diez días: em­pe­za­ron la vís­pe­ra de San Ra­món, 30 de agos­to, y aca­ba­ron el de Nues­tra Se­ño­ra, 8 de sep­tiem­bre. La co­mi­sión mos­tra­ba, en la pri­me­ra pá­gi­na del pro­gra­ma, las con­tra­dic­to­rias sen­sa­cio­nes que los ha­bían acom­pa­ña­do en los me­ses an­te­rio­res: al­gu­na vez, «an­te la in­com­pren­sión de al­gu­nos ve­ci­nos», pen­sa­ron en «aban­do­nar la em­pre­sa»; pe­ro los vi­lal­be­ses «de pu­ra cepa» se en­tre­ga­ron «con al­ma y vi­da» a la ta­rea de ha­cer­les el trabajo más lle­va­de­ro. Al fi­nal, co­mo se ex­pli­ca en la pri­me­ra pá­gi­na, ese apo­yo ac­tuó co­mo un alien­to «para lle­gar a puer­to»: «Por y para nues­tra ado­ra­da Vi­lal­ba, hoy nos enor­gu­lle­ce­mos de pre­sen­ta­ros nues­tro pro­yec­to he­cho reali­da­des».

La co­mi­sión es­ta­ba for­ma­da por nue­ve per­so­nas: la copm­po­nían Pa­blo Pe­na de Olano, Luis Ei­mil La­mas, Da­niel Fe­rrei­ro Ál­va­rez, An­to­nio Fra­ga Fer­nán­dez, Jo­sé Ape­ne­la Ro­drí­guez, Do­min­go Somoza Gar­cía, Vi­cen­te Cas­cu­do Ra­mu­do, Ra­món Du­rán Ca­rrei­ra y Ra­món Re­go Du­rán. El al­cal­de, Da­niel Gar­cía Váz­quez, fi­gu­ra­ba co­mo pre­si­den­te de ho­nor del co­mi­té or­ga­ni­za­dor.

Que las fies­tas co­men­za­sen la vís­pe­ra del día de San Ra­món no su­po­ne es­pe­cial no­ve­dad. Sí lo es, en cambio, que se alar­ga­sen has­ta el 8 de sep­tiem­bre, aun­que en el mis­mo pro­gra­ma se ex­pli­ca la ra­zón y en la por­ta­da se pre­sen­tan los fes­te­jos co­mo pa­tro­na­les, de­di­ca­dos a San Ra­món y a San­ta Ma­ría. An­to­nio Ei­mil ex­pli­ca en un ar­tícu­lo que ya en el si­glo XII ha­bía en Vi­lal­ba una igle­sia con el tí­tu­lo de San­ta Ma­ría de Mon­te­ne­gro

y que con esa ad­vo­ca­ción de­bían de ha­ber­se ce­le­bra­do «fies­tas re­li­gio­sas y pro­fa­nas».

Lle­gó un mo­men­to en que las fies­tas pa­sa­ron a ce­le­brar­se en ho­nor a San Ra­món, al que el santoral re­ser­vó co­mo fecha el 31 de agos­to. Ei­mil sos­tie­ne en su ar­tícu­lo que el cambio más bien tu­vo que ver con «la po­si­ble coin­ci­den­cia de las fie­sas con la pri­me­ra fe­ria men­sual», que tie­ne lu­gar el do­min­go si­guien­te al día 1.

No fue esa la úni­ca mo­di­fi­ca­ción, pues­to que tam­bién va­rió el es­ce­na­rio. Los fes­te­jos aban­do­na­ron el en­torno de la igle­sia y pa­sa­ron «al ba­rrio de arri­ba», es de­cir, al en­torno de la ala­me­da y de la ca­rre­te­ra ge­ne­ral, hoy Rúa da Pravia. Los re­si­den­tes de

las pro­xi­mi­da­des de la igle­sia pa­rro­quial vieron con «pe­sar» que el fes­te­jo iba ale­ján­do­se de su ba­rrio, y lle­ga­ron a pro­ta­go­ni­zar al­gún in­ten­to de re­cu­pe­rar los fes­te­jos de San­ta Ma­ría, aun­que sin con­so­li­dar­se: más allá de las ce­le­bra­cio­nes re­li­gio­sas, no pa­sa­ron de una ver­be­na y de otros actos en la pla­za en el día de la pa­tro­na, 8 de sep­tiem­bre.

Sin em­bar­go, en la men­te de mu­chos ve­ci­nos es­ta­ba el pro­yec­to de unir las dos fies­tas, al­go que fi­nal­men­te se lo­gró en 1958. La co­mi­sión sub­ra­ya ese de­ta­lle, y mues­tra su de­seo que las fies­tas, de­di­ca­das a los «ex­cel­sos pa­tro­nos», sir­van de «ale­gría» para el «es­pí­ri­tu» de los ve­ci­nos.

Por­ta­da del pro­gra­ma de las fies­tas de 1958.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.