Mar­ga Ro­sen­de ha­bla so­bre su li­bro y la ru­ta ja­co­bea

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Portada - PAULA GRAÑA/S.V.

Cuan­do Mar­ga Ro­sen­de no es­tá tra­ba­jan­do co­mo abo­ga­da, apro­ve­cha su tiem­po pa­ra su se­gun­da pa­sión: la es­cri­tu­ra. Tie­ne dos li­bros pu­bli­ca­dos, Las hue­llas de la me­mo­ria y El co­lor del cris­tal con que mi­ras, que pre­sen­tó es­te ve­rano en A Fon­sa­gra­da. Con sus pa­la­bras, Mar­ga con­si­gue cau­ti­var al lec­tor des­de la pri­me­ra pá­gi­na.

— ¿De qué tra­ta su li­bro El co­lor del cris­tal con que mi­ras?

—La obra com­bi­na la no­ve­la con los re­la­tos cor­tos pa­ra ha­blar de te­mas muy va­ria­dos des­de la re­la­ción en­tre pa­dres e hi­jos, el amor y el desamor has­ta los ma­los tra­tos, las fal­sas apa­rien­cias, las re­des so­cia­les, la to­ma de de­ci­sio­nes o la in­fan­cia. Los te­mas son abier­tos y ca­da per­so­na pue­de in­ter­pre­tar­los des­de su pro­pia vi­sión, des­de el co- lor del cris­tal con que mi­re. El hi­lo con­duc­tor de la his­to­ria es el Ca­mino Pri­mi­ti­vo por­que ha­cer­lo me cam­bió la vi­da.

— ¿Por qué le cam­bió la vi­da?

—Soy pe­re­gri­na por vo­ca­ción, pe­ro tam­bién soy muy es­cép­ti­ca por­que no creía que el Ca­mino te po­día cam­biar la vi­da. Cuan­do vol­ví, el Ca­mino me pro­por­cio­nó una paz que to­da­vía con­ser­vo hoy en día, cua­tro años des­pués. Eso me sor­pren­dió.

— Pa­ra es­cri­bir el li­bro, ¿se ba­só en vi­ven­cias del Ca­mino?

—No, el li­bro tie­ne un for­ma­to muy par­ti­cu­lar. Ca­da re­la­to cor­to co­mien­za con el ini­cio de una eta­pa y ter­mi­na con el fi­nal. En esas lí­neas sí que se plas­man re­cuer­dos vi­sua­les o con­ver­sa­cio­nes reales, pe­ro no es­cri­bí so­bre vi­ven­cias per­so­na­les ni me ba­sé en na­die que hu­bie­ra co­no­ci­do en el Ca­mino. Lo que na­rro so­bre el pro­ta­go­nis­ta, Se­bas­tián, es­tá re­la­cio­na­do con los te­mas so­bre los que me gus­ta es­cri­bir. Te­mas co­ti­dia­nos, lo que le pue­de pa­sar a cual­quie­ra en su vi­da dia­ria. Re­la­tos de cual­quier per­so­na, no de un pe­re­grino.

— El li­bro es­tá di­vi­di­do en 13 re­la­tos

—Sí, pe­ro los tre­ce re­la­tos son in­de­pen­dien­tes, de he­cho, se pue­den leer des­or­de­na­dos. Cuan­do el lec­tor aca­ba el li­bro ten­drá una vi­sión pro­pia so­bre el pro­ta­go­nis­ta, en fun­ción del co­lor de su pro­pio cris­tal.

— El tí­tu­lo del li­bro ya en­gan­cha

—Lo cam­bié el úl­ti­mo día an­tes de ce­rrar el li­bro, cuan­do iba a em­pe­zar a re­vi­sar­lo. El li­bro da la po­si­bi­li­dad de que ca­da lec­tor in­ter­pre­te los re­la­tos de una for­ma di­fe­ren­te, en fun­ción de sus his­to­rias y ex­pe­rien­cias per­so­na­les. Aquí na­da es­tá ce­rra­do.

— Ha­bla so­bre te­mas muy cer­ca­nos

—No pre­ten­do que na­die se sien­ta iden­ti­fi­ca­do, pe­ro sí que pue­da pen­sar que eso pue­de su­ce­der­le a él mis­mo o a cual­quier per­so­na de su al­re­de­dor. No es fá­cil es­cri­bir so­bre ma­los tra­tos, pe­ro es una reali­dad que, por des­gra­cia, es­tá muy pre­sen­te en la ac­tua­li­dad. Ob­viar es­tos te­mas tam­po­co me pa­re­ce co­rrec­to, hay que ha­blar so­bre ellos.

— Eli­gió A Fon­sa­gra­da co­mo uno de los lu­ga­res más es­pe­cia­les pa­ra pre­sen­tar el li­bro

—Lle­gué A Fon­sa­gra­da en ju­nio de 2014 cuan­do re­co­rría el Ca­mino Pri­mi­ti­vo. Ade­más, una an­ti­gua com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo y su her­ma­na son de allí y se con­vir­tie­ron en mis ahi­ja­das cuan­do ju­ra­ron co­mo abo­ga­das. A me­dia­dos de agos­to pre­sen­té el li­bro en la igle­sia de A Fon­sa­gra­da y fue un ac­to muy bo­ni­to y emo­ti­vo.

— ¿En qué nue­vos pro­yec­tos es­tá tra­ba­jan­do?

—Es­toy pre­pa­ran­do una no­ve­la, lo que es­toy ha­cien­do aho­ra es es­cri­bir las pri­me­ras no­tas. Ten­go muy cla­ro el prin­ci­pio, pe­ro me que­da mu­cho pa­ra aca­bar­la. Siem­pre apro­ve­cho mis ra­tos li­bre pa­ra es­cri­bir, me en­can­ta.

La es­cri­to­ra Mar­ga Ro­sen­de, en la Fe­ria del Li­bro de A Co­ru­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.