«Lle­ga­mos a la gen­te a tra­vés del bo­ca a bo­ca»

In­ma Frei­jei­ro CIM San­ta Águe­da

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Los Personajes - L.V.

El CIM de San­ta Águe­da da ser­vi­cio a cua­tro con­ce­llos: A Pe­ro­xa, Amoei­ro, Vi­la­ma­rín y Coles, una man­co­mu­ni­dad. Tras fun­cio­nar va­rios me­ses, y con al­gu­na pau­sa por me­dio, des­de enero de 2016 lo ha­ce ya de for­ma inin­te­rrum­pi­da y en ho­ra­rio de nue­ve a tres. Arran­có con tres per­so­nas: una agen­te de igual­dad, una ase­so­ra ju­rí­di­ca y una psicóloga. Aho­ra dis­po­nen de la fi­gu­ra del di­na­mi­za­dor con en­fo­que de gé­ne­ro. «Es un per­fil muy in­tere­san­te en una zo­na ru­ral y de po­bla­ción dis­per­sa», ex­pli­ca In­ma Frei­jei­ro, su di­rec­to­ra, que se in­cor­po­ró en 2017. Ase­gu­ra que la gen­te es muy par­ti­ci­pa­ti­va aun­que los co­mien­zos fue­ron du­ros: «Es­ta­mos en el an­ti­guo ayun­ta­mien­to de Vi­lla­ma­rín. Aquí las per­so­nas vie­nen a pa­gar los re­ci­bos de re­cau­da­ción y po­co más. Hay pue­blos que es­tán muy le­jos del CIM. Un año después de es­tar abier­to, mu­cha gen­te no sa­bía ni que exis­tía­mos y mu­cho me­nos lo que ha­cía­mos. Al­gu­na se­ño­ra, na­da más ter­mi­nar la con­sul­ta , me de­cía ‘¿cuán­to le de­bo?’. En­ton­ces di­je ‘uff, aquí te­ne­mos un pro­ble­ma’. Nos sen­ta­mos a ha­blar mis com­pa­ñe­ras y yo y de­ci­di­mos sa­lir más a la ca­lle, pa­ra que la gen­te nos vi­sua­li­za­se, que su­pie­se que es­ta­mos aquí. El ru­ral es muy di­fí­cil. Hay quien no tie­ne có­mo lle­gar hasta aquí y en­ton­ces, den­tro de nues­tras po­si­bi­li­da­des, te­ne­mos que des­pla­zar­nos no­so­tras», ex­pli­ca.

Es­ta se­ma­na ha­brá cur­so de What­sApp pa­ra se­ño­ras. Se lla­ma «Có­mo vai» y pre­ten­de rom­per la gran bre­cha di­gi­tal que hay en el ru­ral. «Mien­tras el ma­ri­do jue­ga la par­ti­da de car­tas en el bar, ellas se que­dan mu­chas ve­ces so­las y ais­la­das. Así pue­den ver las fo­tos de los nie­tos. So­cia­li­zar, en de­fi­ni­ti­va. A ve- ces es­ta­mos ha­blan­do de pue­blos de tres o cua­tro per­so­nas». Des­de que em­pe­za­ron en ma­yo, han pa­sa­do por los cur­sos que ayu­dan a ma­ne­jar es­ta apli­ca­ción mó­vil 45 mu­je­res. «Y es­tos días te­ne­mos otras do­ce apun­ta­das», aña­de In­ma.

In­for­má­ti­ca, ri­so­te­ra­pia, ta­lle­res de co­rres­pon­sa­bi­li­dad... son otras de las ac­ti­vi­da­des que se rea­li­zan en el cen­tro. En la la­bor de vi­sua­li­za­ción del tra­ba­jo que rea­li­zan, re­cuer­da la di­rec­to­ra el par­ti­do de fút­bol por la igual­dad que or­ga­ni­za­ron el pa­sa­do año. en A Pe­ro­xa.

Ade­más, des­de 2017, es­tán po­nien­do en mar­cha una red ve­ci­nal con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro. «Cual­quier aso­cia­ción, del ti­po que sea, ve­ci­nal, cul­tu­ral o de­por­ti­va, que nos pue­da echar una mano, bien­ve­ni­da sea. Si al­guien sa­be que el ve­cino de al la­do es un mal­tra­ta­dor, o que la ve­ci­na de al la­do tie­ne un pro­ble­ma le­gal, o psi­co­ló­gi­co... que pue­dan ve­nir. Se tra­ta de una red co­la­bo­ra­ti­va, pa­ra po­der lle­gar hasta don­de no­so­tras nos es im­po­si­ble al­can­zar. Hay más usua­rias que an­tes pe­ro nos fal­tan mu­chas y los ca­sos que no lle­gan hasta aquí son los preo­cu­pan­tes. Si vie­nen tres se­ño­ras a ha­cer un cur­so de What­sApp, y con eso con­se­gui­mos que se­pan de al­gu­na que nos ne­ce­si­te, ya ha va­li­do la pe­na», ad­vier­te con ros­tro de con­ven­ci­mien­to In­ma Frei­jei­ro.

FO­TO MI­GUEL VI­LLAR

En la ima­gen, Jo­sé Ma­nuel Re­go, Ma­ría Mo­ra e In­ma Frei­jei­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.