Ma­ría Due­ñas, la nú­me­ro uno

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA - TEX­TO: VIR­GI­NIA MA­DRID

Soy muy dis­ci­pli­na­da, or­ga­ni­za­da y na­da pe­re­zo­sa

La es­cri­to­ra su­per­ven­tas de «El tiem­po en­tre cos­tu­ras», que ven­dió más de tres mi­llo­nes de ejem­pla­res y fue tra­du­ci­da a más de trein­ta idio­mas, re­gre­sa con su cuar­ta no­ve­la: «Las hi­jas del ca­pi­tán», la his­to­ria de tres jó­ve­nes es­pa­ño­las en el Nue­va York de los años trein­ta

On­ce de la ma­ña­na. Lu­ce el sol y ha­ce un bo­ni­to día de pri­ma­ve­ra en Ma­drid. Ma­ría Due­ñas (Puer­to­llano, 1954) nos re­ci­be en ex­clu­si­va en su ca­sa pa­ra char­lar so­bre Las hi­jas del ca­pi­tán, su ro­tun­do éxi­to li­te­ra­rio y co­no­cer un po­co más a la mu­jer que hay de­trás de la es­cri­to­ra su­per­ven­tas. Cer­ca­na y muy de tú a tú nos re­ci­be ella mis­ma. Ca­sa an­ti­gua, de al­tos te­chos, sue­los de ma­de­ra, gran­des ven­ta­na­les y de­co­ra­ción mi­ni­ma­lis­ta. Ma­ría Due­ñas lu­ce ca­mi­sa co­lor ca­mel, pan­ta­lón ne­gro y za­pa­to plano. Des­ti­la se­re­ni­dad y cal­ma, aun­que su agen­da es un no pa­rar de via­jes, de even­tos li­te­ra­rios y ci­tas con los me­dios. Y nun­ca pier­de la son­ri­sa. La pro­fe­so­ra re­con­ver­ti­da en es­cri­to­ra de éxi­to si­gue con los pies en el sue­lo, por­que con­fie­sa: «Lo que de ver­dad im­por­ta es ser cohe­ren­te con­mi­go mis­ma, sen­tir­me a gus­to, que no me ator­men­ten las frus­tra­cio­nes y dis­fru­tar de lo que ten­go con los míos». Con vis­tas a una cas­ti­za pla­za ma­dri­le­ña y dis­fru­tan­do de un buen ca­fé, char­la­mos con la es­cri­to­ra del mo­men­to so­bre su nue­va no­ve­la. —¿Sa­tis­fe­cha con la aco­gi­da que es­tá te­nien­do «Las hi­jas del ca­pi­tán»?

—Muy con­ten­ta y agra­de­ci­da. Des­de que se lan­zó la no­ve­la, to­das las per­cep­cio­nes es­tán sien­do muy po­si­ti­vas y eso es fan­tás­ti­co. Has­ta que lle­ga a las ma­nos de los lectores, nun­ca sa­bes si va a gus­tar o no.

—En es­ta no­ve­la, tus mu­je­res vuelven al pri­mer plano. Pues Vic­to­ria, Mo­na y Luz son las pro­ta­go­nis­tas ab­so­lu­tas de tu his­to­ria. Tres her­ma­nas es­pa­ño­las so­bre­vi­vien­do en el Nue­va York de los años trein­ta.

—Sí. Des­de el prin­ci­pio, tu­ve cla­ro que las pro­ta­go­nis­tas se­rían mu­je­res que se ven arras­tra­das por un hom­bre, su pa­dre, a otro país, le­jos de ca­sa y de lo co­no­ci­do en­fren­tán­do­se a to­do ti­po de di­fi­cul­ta­des y ava­ta­res.

—Y no se lo ha­ces pa­sar bien pre­ci­sa­men­te.

—Bueno, la vi­da es eso. Ade­más, cuan­do la vi­da te agi­ta y te em­pu­ja, sur­gen reac­cio­nes ines­pe­ra­das. Cuan­do nos su­ce­de al­go que nos con­mo­cio­na, pro­vo­ca que sa­que­mos al­go que lle­va­mos den­tro y des­co­no­cía­mos y eso es lo que les su­ce­de a es­tas tres mu­je­res.

—¿Cuán­to de Ma­ría Due­ñas en­con­tra­mos en tus pro­ta­go­nis­tas?

—Son per­so­na­jes de fic­ción. Pue­de que se me es­ca­pe al­gu­na chis­pa de co­sas que me gus­tan o in­tere­san, pe­ro no es­tán ins­pi­ra­das en mí. Aun­que las quie­ro a las tres, con la que más me iden­ti­fi­co es con Mo­na, por­que es proac­ti­va, es la más em­pren­de­do­ra, la me­nos con­for­mis­ta. Es una mu­jer con­tem­po­rá­nea.

—¿Por qué Nue­va York?

—Que­ría es­cri­bir so­bre mu­je­res emi­gran­tes y tras va­lo­rar va­rios es­ce­na­rios, me de­ci­dí por Nue­va York. Que­ría de­jar vi­vo el le­ga­do que de­ja­ron allí los es­pa­ño­les. Por otro la­do, es­ta ciu­dad es fas­ci­nan­te, mag­né­ti­ca y vi­bran­te. Ade­más, cuan­do es­cri­bo, intento crear at­mós­fe­ras y es­ce­na­rios que enamo­ren y yo tam­bién quie­ro dis­fru­tar de esos mun­dos.

—¿Has no­ta­do el pe­so del éxi­to de tus an­te­rio­res no­ve­las a la ho­ra de po­ner­te a ela­bo­rar es­ta nue­va his­to­ria?

—Intento que no. Ca­da pro­yec­to es una aven­tu­ra dis­tin­ta y pro­cu­ro no con­ta­mi­nar­me. Me ha­go co­mo una es­truc­tu­ra com­pac­ta y me cen­tro en la his­to­ria pre­sen­te. Es evi­den­te que no pue­do ol­vi­dar­me de mis an­te­rio­res li­bros, por­que ca­da uno es úni­co y es­pe­cial.

—Ya na­die du­da de que tus his­to­rias te atra­pan des­de la pri­me­ra pá­gi­na. ¿Qué in­gre­dien­tes no pue­den fal­tar en tus li­bros? ¿Có­mo di­rías que es tu es­ti­lo?

—Mis his­to­rias son ági­les, hu­ma­nas y en­vol­ven­tes. ¿In­gre­dien­tes? No ha­go un re­cuen­to de si tie­ne que te­ner amor, in­tri­ga o aven­tu­ra. Asu­mo la es­cri­tu­ra co­mo es­cri­to­ra y co­mo lec­to­ra y voy crean­do esos uni­ver­sos con lo que a mí me gus­ta y me atra­pa cuan­do leo una no­ve­la.

—Es­cri­bir pa­ra ti es ¿una pa­sión o un ofi­cio?

—Es un ofi­cio. Po­dría vi­vir sin es­cri­bir. Me apa­sio­na na­ve­gar en bus­ca de his­to­rias, desa­rro­llar per­so­na­jes, ex­plo­rar otros uni­ver­sos, re­vi­sar fo­to­gra­fías an­ti­guas y re­co­rrer ciu­da­des pa­ra do­cu­men­tar­me, pe­ro sen­tar­se a es­cri­bir un día y otro y otro y lo­grar que tu his­to­ria en­gan­che y tus per­so­na­jes enamo­ren, cues­ta mu­cho.

—En­tre un li­bro y otro sue­le ha­ber tres años de pre­pa­ra­ción. ¿Có­mo te pla­ni­fi­cas y te or­ga­ni­zas es­te tiem­po?

—Los seis o sie­te me­ses si­guien­tes a la pu­bli­ca­ción son de pro­mo­ción. Des­pués, de­di­co un año en in­ves­ti­gar el es­ce­na­rio, crear per­so­na­jes y tra­mas y du­ran­te los úl­ti­mos diez me­ses me sien­to a es­cri­bir y co­rre­gir.

—¿Có­mo es­cri­bes?

—Soy muy dis­ci­pli­na­da y muy or­ga­ni­za­da. No soy na­da pe­re­zo­sa. Me le­van­to tem­prano y doy una lar­ga ca­mi­na­ta pa­ra re­fres­car la men­te. Ya en ca­sa, sue­lo sen­tar­me a es­cri­bir so­bre las nue­ve has­ta la ho­ra de co­mer. Des­pués, des­can­so un ra­to, leo al­go que me dis­trai­ga y re­to­mo el tra­ba­jo has­ta las sie­te apro­xi­ma­da­men­te. Y no soy na­da ri­tua­lis­ta. Es­cri­bo en si­len­cio y en mi es­tu­dio.

—Y, ¿es­cri­bes pa­ra ti o pa­ra los de­más?

—Es­cri­bo pa­ra los de­más. Siem­pre he si­do muy ima­gi­na­ti­va y voy te­jien­do his­to­rias en la ca­be­za que po­co a po­co van to­man­do for­ma. Mi ob­je­ti­vo es que mis tra­mas, per­so­na­jes y es­ce­na­rios atra­pen a los lectores.

A mi ma­ri­do le sue­lo pa­sar los pri­me­ros ca­pí­tu­los

—¿So­ña­bas con con­ver­tir­te en una es­cri­to­ra de éxi­to co­mo lo eres hoy?

—No, pa­ra na­da. Nun­ca ja­más he so­ña­do con ser es­cri­to­ra. Siem­pre he si­do una bue­na lec­to­ra y me han en­tu­sias­ma­do los li­bros, pe­ro mi ob­je­ti­vo no era ese. Es cier­to que me ape­te­cía ha­cer un pa­rén­te­sis en mi ca­rre­ra co­mo pro­fe­so­ra de Uni­ver­si­dad, pe­ro ja­más pen­sé que la vi­da me iba a de­pa­rar es­ta agra­da­ble sor­pre­sa. De to­das for­mas, yo no soy es­cri­to­ra las vein­ti­cua­tro ho­ras del día, ten­go otras par­ce­las y otras in­quie­tu­des vi­ta­les.

—Y, cuan­do echas la vis­ta atrás y re­pa­sas có­mo ha cam­bia­do tu vi­da en los úl­ti­mos diez años. ¿Qué re­fle­xión ha­ces?

—Lo pri­me­ro que to­do eso ya es­tá asu­mi­do y asi­mi­la­do. La gran aco­gi­da por par­te de los lectores de El tiem­po en­tre

cos­tu­ras fue una gran ale­gría y me dio mu­cha sa­tis­fac­ción per­so­nal. Pe­ro yo lle­va­ba una vi­da ple­na an­tes de to­do es­to. Soy pro­fe­so­ra de Fi­lo­lo­gía In­gle­sa en la Uni­ver­si­dad de Mur­cia y me en­can­ta­ba mi tra­ba­jo y dis­fru­ta­ba de mi fa­mi­lia. Es de­cir, no soy otra per­so­na por ha­ber­me con­ver­ti­do en una es­cri­to­ra po­pu­lar ni me sen­ti­ría frus­tra­da de no ha­ber te­ni­do éxi­to con mis no­ve­las. Lo me­jor de es­ta aven­tu­ra es que gus­ten mis his­to­rias, que ayu­den a los lectores en mo­men­tos di­fí­ci­les y les ha­gan pa­sar un buen ra­to. Eso es lo más re­con­for­tan­te.

—Tus ci­fras de ven­tas son apa­bu­llan­tes: cin­co mi­llo­nes de ejem­pla­res ven­di­dos y cua­tro li­bros en el mer­ca­do con el res­pal­do de crí­ti­ca y pú­bli­co. ¿Dón­de re­si­de el éxi­to de Ma­ría Due­ñas?

—La ver­dad es que no lo sé. De­trás de ca­da no­ve­la hay un gran es­fuer­zo, un tra­ba­jo me­ticu­loso y mu­cha ilu­sión. No sé si esa es la fór­mu­la má­gi­ca.

—¿Quién es la per­so­na que pri­me­ro lee tus li­bros?

—Mis edi­to­ras. Y a mi ma­ri­do le sue­lo pa­sar al­gu­nos ca­pí­tu­los. El tiem­po en­tre cos­tu­ras sí se lo en­se­ñé a otras per­so­nas, pe­ro ya no lo ha­go. Aho­ra, pre­fie­ro que me acon­se­jen pro­fe­sio­na­les.

—Cuén­ta­nos, ¿có­mo es el en­cuen­tro con los lectores?

—Mag­ní­fi­co. Es muy en­ri­que­ce­dor y siem­pre muy re­con­for­tan­te, por­que te das cuen­ta de los sig­ni­fi­ca­dos tan di­fe­ren­tes que pue­den te­ner tu his­to­ria o tus per­so­na­jes. Ca­da lec­tor lo vi­ve des­de su ex­pe­rien­cia per­so­nal y eso es ma­ra­vi­llo­so. Ahí es cuan­do pien­so que me­re­ce la pe­na pa­sar tan­tas ho­ras es­cri­bien­do, en­ce­rra­da y so­la, fren­te al or­de­na­dor.

—¿Có­mo sue­les de­di­car tus li­bros?

—Pongo el nom­bre al que va de­di­ca­do y ade­más aña­do con ca­ri­ño y mi fir­ma.

—Te en­cuen­tras en ple­na pro­mo­ción de la no­ve­la y no pa­ras de con­ce­der entrevistas. Pe­ro des­pués, des­apa­re­ces du­ran­te un lar­go tiem­po. ¿Có­mo es tu vi­da co­ti­dia­na cuan­do te per­de­mos la pis­ta?

—Re­cu­pe­ro mi vi­da y mis días son muy sen­ci­llos y nor­ma­les. Es­toy con mi fa­mi­lia y mis ami­gos, de­di­co tiem­po pa­ra leer y sue­lo tam­bién ha­cer al­gún via­je por pla­cer.

—Por cier­to, ¿tu ma­ri­do y tus hi­jos han leído tu úl­ti­ma no­ve­la?

—Mis hi­jos es­tán en ello. Co­mo los jó­ve­nes de su épo­ca, tie­nen tan­tas dis­trac­cio­nes, que sen­tar­se a leer un li­bro, les re­sul­ta com­pli­ca­do. Pe­ro mi ma­ri­do sí la ha leído y le ha gus­ta­do mu­cho.

— Vi­ves a ca­ba­llo en­tre Ma­drid y Car­ta­ge­na. ¿Có­mo te or­ga­ni­zas pa­ra es­cri­bir?

—Pues me re­sul­ta muy có­mo­do, por­que son dos par­ce­las muy di­fe­ren­tes. En Ma­drid, es­tán mis hi­jos y mi fa­mi­lia y aquí ha­go vi­da so­cial. Y en Car­ta­ge­na es don­de me en­cie­rro a es­cri­bir, es mi ciu­dad de tra­ba­jo. Lo com­pa­gino per­fec­ta­men­te.

—¿Cuá­les son esas pe­que­ñas co­sas de la vi­da con las que dis­fru­tas?

—Te­le­vi­sión po­ca y aho­ra es­toy en di­que se­co con las se­ries. He vis­to los ca­pí­tu­los de La ca­te­dral del mar y me gus­tó. Pe­ro no es­toy en­gan­cha­da a nin­gu­na. Es­tos días, me he pues­to a M.ª Do­lo­res Pra­de­ra, por­que le gus­ta­ba mu­cho a mi ma­dre y a mi abue­la, y de vez

en cuan­do me es­ca­po al ci­ne.

—¿Y qué li­bros en­con­tra­mos en tu me­si­lla?

—Ten­go sie­te em­pe­za­dos. Aca­bo de ter­mi­nar La mal­di­ción de la ca­sa gran­de de Juan Ra­món Lu­cas, por­que es­ta­ré con él en la pre­sen­ta­ción y me ha gus­ta­do mu­cho. Es hon­do, lí­ri­co y bo­ni­to.

—Por cier­to, ¿re­lees tus no­ve­las?

—Ca­da vez me­nos. Las an­te­rio­res, al­go, es­tas úl­ti­mas, ca­si na­da. No sé si cuan­do sea vie­je­ci­ta, me da­rá por abrir al­gu­na no­ve­la mía.

—¿Y qué his­to­rias te atra­pa­ban de ni­ña?

—De­vo­ra­ba los li­bros de Enid Bly­ton.

—Cuén­ta­nos, un re­cuer­do inol­vi­da­ble de los ve­ra­nos de tu ni­ñez.

—Los via­jes a Má­la­ga con to­da mi fa­mi­lia en un Renault 12.

—¿Qué di­rías que es lo más im­por­tan­te de la vi­da? ¿Lo que de ver­dad im­por­ta?

—Ser cohe­ren­te con­mi­go mis­ma, sen­tir­me a gus­to, que no me ator­men­ten las frus­tra­cio­nes ni los re­mor­di­mien­tos y dis­fru­tar de lo que ten­go con los míos.

—¿Cuál es el ad­je­ti­vo que me­jor de­fi­ne a Ma­ría Due­ñas?

—¡Uy! ¡Qué di­fí­cil! No lo sé. Esa ta­rea la de­jo pa­ra los de­más.

—¿Có­mo te ima­gi­nas den­tro de vein­te años?

—Con 75 años ya no es­cri­bi­ré. Si ten­go bue­na sa­lud, es­pe­ro po­der dis­fru­tar de una vi­da lo más ri­ca po­si­ble ro­dea­da de los míos y des­po­ja­da de obli­ga­cio­nes.

—¿Qué pla­nes tie­nes pa­ra hoy?

—Hoy, ten­go pren­sa a la que aten­der. Des­pués, voy a co­mer con mi hi­ja, que me ape­te­ce mu­cho y ya por la tar­de, me to­ca se­guir tra­ba­jan­do aquí en el des­pa­cho. Ten­go un mon­tón de emails por res­pon­der.

FO­TO: CARLOS LU­JÁN

FO­TO: CARLOS LU­JÁN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.