La poe­sía de la vi­da po­pu­lar

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LIBROS . ACTUALIDAD - TEX­TO: HÉC­TOR J. POR­TO

De la mano de la mag­ní­fi­ca tra­duc­ción de Fernando Ote­ro Ma­cías, el se­llo Au­to­má­ti­ca res­ca­ta un clá­si­co ocul­to de las le­tras ru­sas de­bi­do a la plu­ma de Fa­zil Is­kan­der, au­tor des­co­no­ci­do en Es­pa­ña que eri­ge una epo­pe­ya có­mi­ca so­bre la vi­da de Ab­ja­sia en una co­lec­ción de re­la­tos en torno al tío San­dró

Aun ti­ro de pie­dra del en­cla­ve ru­so de So­chi —apro­ve­chan­do que el mun­dial de fút­bol ha re­si­tua­do es­ta ciu­dad en el ma­pa pa­ra el pú­bli­co ibérico, ya que su es­ta­dio aco­gió el par­ti­do en­tre Es­pa­ña y Por­tu­gal—, y no mu­cho más le­jos de Kras­no­dar, don­de la se­lec­ción te­nía su se­de, en las fal­das de la cor­di­lle­ra del Gran Cáu­ca­so que van a mo­rir a ori­llas del mar Ne­gro, se ha­lla Ab­ja­sia, una re­pú­bli­ca au­tó­no­ma hoy in­te­gra­da en Geor­gia —aun­que Ru­sia ha­ya re­co­no­ci­do en el 2008 su in­de­pen­den­cia (co­mo la de Ose­tia del Sur) en la lí­nea de la agre­si­va po­lí­ti­ca (mi­li­tar) de Pu­tin en los te­rri­to­rios del sur—. Es­ta con­di­ción pe­ri­fé­ri­ca y ais­la­da, al igual que la ten­sión bé­li­ca por los con­flic­tos fron­te­ri­zos y de so­be­ra­nía, ha mar­ca­do el con­vul­so de­ve­nir ab­ja­sio y es fun­da­men­tal pa­ra en­ten­der San­dró de Che­guem, una no­ve­la cu­ya tra­ma, en pa­la­bras de su au­tor, Fa­zil Is­kan­der, de­fi­nen «la his­to­ria del clan, la his­to­ria de la al­dea de Che­guem, la his­to­ria de Ab­ja­sia y del res­to del mun­do, tal y co­mo se ve des­de las al­tu­ras de Che­guem».

De la com­ple­ji­dad de la si­tua­ción ha­bla a las cla­ras que Is­kan­der (Su­ju­mi, Ab­ja­sia, 1929-Pe­re­dél­kino, Ru­sia, 2016), la ma­yor glo­ria de las le­tras ab­ja­sias, es­cri­ba en ru­so y no en ab­ja­sio. Él mis­mo se de­fi­nía co­mo un «can- tor del pue­blo ab­ja­sio», pe­ro ma­ti­za­ba que era «un es­cri­tor ru­so»: ha­bía cur­sa­do sus es­tu­dios su­pe­rio­res en Moscú y siem­pre con­fe­só su ve­ne­ra­ción por Push­kin y Dos­toievs­ki. Sin pro­cla­mar su di­si­den­cia con ges­tos rui­do­sos, su obra fue una de­nun­cia cons­tan­te del ré­gi­men de Sta­lin, del pe­so de la bu­ro­cra­cia so­vié­ti­ca y de la vi­da ba­jo la dic­ta­du­ra. Así, in­clu­so en su su­ti­le­za, San­dró de Che­guem, su obra más po­pu­lar, su­frió los ri­go­res de la cen­su­ra y no fue has­ta la lle­ga­da de la pe­res­troi­ka im­pul­sa­da por Mi­jaíl Gor­ba­chov que los lectores pu­die­ron dis­fru­tar del re­la­to ín­te­gro, sin pa­sa­jes eli­mi­na­dos. Sin em­bar­go, con la nostalgia pro­pia de un Jo­seph Roth por su idí­li­co re­cuer­do del Im­pe­rio habs­búr­gi­co, tras la caí­da de la URSS, Is­kan­der la­men­tó el de­te­rio­ro y la pér­di­da de la con­vi­ven­cia de la mul­ti­tud de pue­blos y et­nias que coha­bi­ta­ban pa­cí­fi­ca­men­te ba­jo la bo­ta so­vié­ti­ca (y an­tes con el zar) y la olea­da se­pa­ra­tis­ta que se desató (con sus nu­me­ro­sas gue­rras y gue­rri­llas).

INFUNDIR ÁNI­MOS

Ese mun­do ar­mó­ni­co es el que can­ta en es­ta co­lec­ción de re­la­tos al­re­de­dor del tío San­dró, gran pro­ta­go­nis­ta de una vi­da pa­triar­cal y cam­pe­si­na en bue­na me­di­da ya des­apa­re­ci­da, en una na­rra­ción que em­pe­zó «co­mo una pa­ro­dia li­ge­ra de la no­ve­la pi­ca­res­ca», pe­ro que echó a vo­lar cuan­do Is­kan­der de­jó que «la poe­sía de la vi­da po­pu­lar» se apo­de­ra­se de él. «La vi­da de Che­guem se opo­ne al car­na­val de la bu­ro­cra­cia tea­tra­li­za­da del es­ta­li­nis­mo», ex­pli­ca el au­tor, que en­tien­de que su mag­na ta­rea li­te­ra­ria te­nía co­mo ob­je­to «infundir áni­mos» a sus «com­pa­trio­tas de­pri­mi­dos». «No les fal­ta­ban mo­ti­vos pa­ra de­pri­mir­se», in­sis­te.

San­dró de Che­guem es una epo­pe­ya có­mi­ca, una lec­tu­ra exi­gen­te, pe­ro una vez pal­pa­dos su ri­que­za y su co­lor to­nal se con­vier­te en una pla­cen­te­ra aven­tu­ra de ai­res orien­ta­li­zan­tes que evo­ca la fiesta de la ora­li­dad y el ma­gis­te­rio na­rra­ti­vo de Las mil y una no­ches. Con fre­cuen­cia la for­ma de ver el mun­do de Is­kan­der ha si­do re­la­cio­na­da con el rea­lis­mo má­gi­co la­ti­noa­me­ri­cano, lo que le ha va­li­do el apo­do de el Gar­cía Már­quez ru­so, asun­to anec­dó­ti­co que de­be to­mar­se con cier­tas re­ser­vas.

«EL GAR­CÍA MÁR­QUEZ RU­SO». Fa­zil Is­kan­der fue con­de­co­ra­do en el 2010 en el Krem­lin por el en­ton­ces pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Ru­sia, Dmi­tri Med­vé­dev, quien afir­mó del apo­da­do «el Gar­cía Már­quez ru­so» que su obra com­bi­na­ba el ar­te de la más al­ta li­te­ra­tu­ra de la tra­di­ción ru­sa con la se­cu­lar sa­bi­du­ría del pue­blo de Ab­ja­sia. En la fo­to­gra­fía, el es­cri­tor ca­mi­na acom­pa­ña­do ha­cia la tri­bu­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.