“Amor y odio: así es la re­la­ción en­tre el vino ga­lle­go y la li­te­ra­tu­ra”

La fo­to­gra­fía de nues­tro com­pa­ñe­ro Santi Amil es la me­jor de­fi­ni­ción vi­sual que po­de­mos ha­cer de Luís Con­gil, un pe­rio­dis­ta en­tu­sias­ta de la his­to­ria del vino «por­que es apa­sio­nan­te y nos da pis­tas pa­ra com­pren­der me­jor la vi­da y co­mo so­mos los hu­ma­nos»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Entrevista - TEX­TO J. M. ORRIOLS FO­TO SANTI AMIL

Siem­pre ro­dea­do de li­bros, apun­tes, do­cu­men­tos que pue­dan abrir nue­vas vías de in­ves­ti­ga­ción, Luís Con­gil di­ce de la re­la­ción en­tre el vino ga­lle­go y la li­te­ra­tu­ra de to­dos los tiem­pos «Amo­res in­ten­sos y amo­res eter­nos. Mis­ti­fi­ca­ción, re­ve­ren­cia o adoración de­cla­ra­da. La re­la­ción del vino ga­lle­go y la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal se mo­vió siem­pre en­tre es­tos pa­rá­me­tros». —Pe­ro en esa re­la­ción tam­bién hay odio y de­sen­ga­ños.

—Por su­pues­to, enemi­gos nun­ca fal­tan. El lla­ma­do Si­glo de Oro es­pa­ñol, con bue­nas do­sis de xe­no­fo­bia ha­cia lo dis­tin­to, en es­te ca­so lo ga­lle­go, son un buen ejem­plo de ello. El mis­mí­si­mo Fran­cis­co de Que­ve­do, ca­ba­lle­ro, por más, de la Or­den de Santiago, bro­mea­ba con la pre­sun­ta fla­que­za de la mu­jer ga­lle­ga por el vino en El ca­ba­lle­ro Te­na­za com­pa­ran­do a un ama con «ga­lle­guí­si­ma ta­ber­na/ que, sus­pi­ran­do cuar­ti­llos/ si a ma­mar el ni­ño lle­ga/ le da aguar­dien­te por le­che / y un alam­bi­que por te­ta». Y peor aún la ga­lle­go­fo­bia fu­ri­bun­da de su ri­val li­te­ra­rio de la épo­ca, el cul­te­ra­nis­ta Luis de Gón­go­ra y Ar­go­te, que ade­más de re­crear­se en la des­crip­ción des­pec­ti­va de las mu­je­res ga­lle­gas, es­cri­be «Bo­de­gón con pies, ca­mi­na/que aquí no le co­no­ce­mos/ca­lle o pa­gue, por­que olis­ca/a la­ca­yo y a ga­lle­go .

—¿Por qué es­tos ata­ques de los au­to­res del Si­glo de Oro es­pa­ñol? —Por­que fue una épo­ca en que la sá­ti­ra lo do­mi­na­ba todo y ellos te­nían que bur­lar­se de al­go y, en es­te ca­so, le to­có a Ga­li­cia y a sus vi­nos. De­cía Luís de Gón­go­ra de las ga­lle­gas «mo­zas ro­lli­zas de an­chos cu­li­seos/te­tas de va­cas, pier­nas de cor­de­ros/sue­lo me­nos ba­rri­do que re­ga­do/cam­po de to­jos ma­ti­za­do/ ber­zas gi­gan­tes, na­bos fi­lis­teos». Era una for­ma más de bur­lar­se de al­guien que, en aquel en­ton­ces, ha­cía reír a la gen­te y ellos lo sa­bían. —De to­das for­mas y afor­tu­na­da­men­te, esas son las ex­cep­cio­nes.

—Si, por­que a lo lar­go de la his­to­ria, des­de re­yes a li­te­ra­tos uni­ver­sa­les, co­mo Cer­van­tes o Graham Gree­ne, siem­pre se han re­fe­ri­do al vino ga­lle­go co­mo sím­bo­lo de la ex­ce­len­cia y ejem­plo de los me­jo­res cal­dos del mun­do. Y ya que ha­bla­mos del au­tor del Qui­jo­te, me gus­ta re­cor­dar el elo­gio al vino ga­lle­go más co­no­ci­do en la épo­ca, que era el ri­bei­ro, en El Co­lo­quio de los pe­rros. El per­so­na­je de­no­mi­na­do «el Man­co» ci­ta al vino del Ri­bei­ro así «¡Oh, pe­re­zo­so es­tás! ¿Por qué no sal­tas? Pe­ro ya en­tien­do y al­can­zo tus ma­rru­lle­rías: aho­ra sal­ta por el li­cor de Es­qui­vias, fa­mo­so al par de Ciu­dad Real, San Martín y Ri­ba­da­via». —¿Cru­zar Ga­li­cia con una cun­ca en la mano de cal­do en cal­do?

—Eso es lo que de­cía Ál­va­ro Cun­quei­ro que po­día ha­cer, ade­más de otras his­to­rias, qui­zás sur­gi­das de su fér­til ima­gi­na­ción. De lo que no hay du­da es que fue el es­cri­tor que más ayu­dó a di­fun­dir los vi­nos ga­lle­gos. Por ejem­plo, de La Ri­bei­ra Sa­cra di­ce: «Un­has vi­ñas fa­mo­sas, que din de Aman­di. Des­te tin­to dí­xo­se que era gra­to a Au­gus­to, eu non sei a reali­da­de do con­to» -¿Y cuál es la ci­ta pre­fe­ri­da por Luís Con­gil?

—Sin lu­gar a du­das lo que es­cri­bió San Martín de Du­mio cuan­do los obis­pos ga­lle­gos se acer­ca­ron a Bra­ga pa­ra pe­dir­le que di­je­se al­go so­bre los ri­tos pa­ga­nos que, ya des­de los ro­ma­nos, se ha­cían en Ga­li­cia. Pe­ro aún po­de­mos se­guir ha­blan­do de los re­fra­ne­ros po­pu­la­res, de es­cri­to­res que, co­mo Agus­tín de Mo­re­to di­ce: «¿Có­mo se ven­gan los no­bles?», ele­van­do al vino ga­lle­go a los al­ta­res, ba­jo la ad­vo­ca­ción “San Ri­ba­da­via de Oro”.

—¿Có­mo lle­gas a es­tos tex­tos? —Le­yen­do mu­cho, es­cu­chan­do a todo el mun­do, con la ayu­da de la en­ci­clo­pe­dia de la his­to­ria de La Voz de Ga­li­cia o ana­li­zan­do el ca­tas­tro de En­se­na­da, que es una he­rra­mien­ta in­creí­ble, por­que in­for­ma de­ta­lla­da­men­te de lo que era Ga­li­cia. Por ejem­plo me di­je­ron que el Con­de de Bris­tol lle­va­ba to­dos sus vi­nos de O Ri­bei­ro y Be­tan­zos y aho­ra ya es­toy bus­can­do da­tos. En fin, es un tra­ba­jo de mu­cha pa­cien­cia, muy gra­ti­fi­can­te pa­ra mi, pe­ro muy du­ro, pa­ra el que no ten­ga es­tas in­quie­tu­des. Te ase­gu­ro que siem­pre apren­do y des­cu­bro al­go nue­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.