Co­noz­ca Ga­li­cia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - VE­NAN­CIO SALCINES Vi­ce­pre­si­den­te del Club Fi­nan­cie­ro Atlán­ti­co

Una de ca­da dos ve­ces que en­tro en la Xun­ta de Ga­li­cia sal­go des­co­lo­ca­do. Que no le dé pe­na, an­tes eran dos de ca­da dos. Hay una me­jo­ría evi­den­te. Y la ver­dad, si al­go me en­cuen­tro, son son­ri­sas y coope­ra­ción. En­ton­ces... ¿Cuál es el pro­ble­ma? Que sal­go co­no­cien­do me­jor el mar­co ad­mi­nis­tra­ti­vo que nos he­mos au­to­con­ce­di­do y, sin­ce­ra­men­te, el enemi­go es­tá den­tro. Fí­je­se, aquí uno, eco­no­mis­ta, al que le han pa­ga­do por es­tu­diar, y a pe­sar de ello co­me­te un error de bul­to, ig­no­rar la gobernanza de Ga­li­cia.

Al­guno di­rá: ‘Ya, a us­ted no le gus­ta es­te go­bierno’. Y se equi­vo­ca­rá, esa no es la crí­ti­ca. Es más com­ple­ja. Lo que no me sa­tis­fa­ce son las re­glas que nos he­mos con­fe­ri­do, la gobernanza; el ges­tor, el pre­si­den­te, es otra co­sa. Otro de­ba­te. Un in­dus­trial del me­tal pe­di­ría que lla­men a un in­ge­nie­ro en Or­ga­ni­za­ción In­dus­trial y que cam­bie los pro­ce­sos. Es­te es el te­ma.

¿Sa­bía qué, por ejem­plo, si cua­tro ju­ris­tas de re­co­no­ci­do pres­ti­gio o de gran re­le­van­cia aca­dé­mi­ca de­ci­die­sen crear una fa­cul­tad de De­re­cho en Ga­li­cia la Xun­ta se lo im­pe­di­ría? ¿Por qué? Pa­ra que no com­pi­ta. Ya, y se lo di­rán lle­nos de ra­zón. La com­pe­ten­cia per­ju­di­ca­ría al sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio de Ga­li­cia, afir­ma­rán. Sa­cu­des la ca­be­za y te pre­gun­tas dón­de vi­ves. La li­te­ra­tu­ra eco­nó­mi­ca tie­ne más que de­mos­tra­da la in­efi­cien­cia de los mo­no­po­lios. Es tan evi­den­te que, des­de la des­apa­ri­ción del co­mu­nis­mo, se ha de­ja­do de de­ba­tir. Sal­vo en Ga­li­cia, don­de el de­ba­te es­tá prohi­bi­do. Pe­ro co­mo vi­vi­mos en un mun­do don­de ya na­die se cree na­da, huel­ga que ci­tes, al es­ti­lo aris­to­té­li­co, al­gu­nas re­fe­ren­cias de pe­so. En­ton­ces, lan­zo la si­guien­te pre­gun­ta: ¿Al­guien me pue­de ex­pli­car por qué en Ir­lan­da hay cua­ren­ta y seis ins­ti­tu­cio­nes uni­ver­si­ta­rias y ello no so­lo ha per­mi­ti­do que su sis­te­ma aga­rra­se múscu­lo, sino que ade­más ha ge­ne­ra­do que dos es­tén en­tre las me­jo­res dos­cien­tas del mun­do?

¿Qué ha­ce la com­pe­ten­cia? Dos co­sas cla­ves, me­jo­ra las go­ber­nan­zas y crea nue­vos ám­bi­tos de desa­rro­llo. Pues así es­ta­mos. Se lo di­ces al con­se­llei­ro de Edu­ca­ción y cam­bia de ace­ra, no te co­no­ce, y eso que es una per­so­na cam­pe­cha­na y agra­da­ble. Lo co­men­tas en el Par­la­men­to de Ga­li­cia y te ti­ran por la ven­ta­na. Se­ría en lo úni­co en lo que po­drían al­can­zar con­sen­so. Lo cual me lle­va a una afir­ma­ción más: hay otra Ga­li­cia, que no es me­nor, for­ma­da por de­ce­nas de mi­les de ga­lle­gos y que hoy no tie­nen voz en el Par­la­men­to. Una Ga­li­cia que, si aún no se ha le­van­ta­do, es por­que no es cons­cien­te del es­pa­cio tan her­mé­ti­co que he­mos cons­trui­do du­ran­te las tres úl­ti­mas dé­ca­das.

¿Qué ha ocu­rri­do? He­mos le­gis­la­do mi­ni­mi­zan­do el ries­go me­diá­ti­co. Ce­dien­do an­te gru­pos con ca­pa­ci­dad pa­ra con­vo­car a la pren­sa y por tan­to pa­ra me­dia­ti­zar a la opi­nión pú­bli­ca. Por el ca­mino, nos he­mos ol­vi­da­do de las lec­cio­nes apren­di­das en otros paí­ses, nos he­mos ol­vi­da­do de los ga­lle­gos.

Otro ejem­plo, la Red Na­tu­ra, un pro­yec­to ilu­sio­nan­te, y que he­mos des­tro­za­do. Sí, des­tro­za­do, pe­ro no el me­dio am­bien­te, sino las es­pal­das de los hé­roes que vi­ven en nues­tro ru­ral. Car­ga­da de res­tric­cio­nes que lle­gan a im­pe­dir cual­quier ac­ti­vi­dad si la au­to­ri­dad com­pe­ten­te lo con­si­de­ra. ¿Y si lo con­si­de­ra mal? Emi­gre. Uno más no duele. Otro ejem­plo, se ha­bla de rea­li­zar una sel­vi­cul­tu­ra tra­di­cio­nal en áreas pro­te­gi­das. ¿Y quién de­fi­ne ese con­cep­to? El bu­ró­cra­ta. ¿Vol­ve­mos a la azada? Con­clu­sión, los cos­tes de man­te­ni­mien­to de un mon­te de Red Na­tu­ra, en Ga­li­cia, no lo ol­vi­de, en Ga­li­cia, son el do­ble que el de uno ajeno a la red, y su pre­cio de ven­ta tien­de a ce­ro, no hay quien lo com­pre. ¿Quién in­dem­ni­za al pro­pie­ta­rio? ¿Por qué le han ro­ba­do? Le es­ta­mos ro­ban­do. Por­que el que co­ge y no pa­ga, ro­ba. ¿O no? ¿Y por qué no lo sa­be? Por­que los hu­mil­des, los que no es­tán or­ga­ni­za­dos, no tie­nen voz. Es­ta es Ga­li­cia. Hay que co­no­cer­la.

| PACO RO­DRÍ­GUEZ

La ges­tión del mon­te en la Red Na­tu­ra ha desata­do una po­lé­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.