PE­RE­GRI­NA QUIN­TE­LA, CA­TE­DRÁ­TI­CA DE MA­TE­MÁ­TI­CA APLI­CA­DA

Las ma­te­má­ti­cas han pa­sa­do de ser un la­bo­ra­to­rio de «ra­ri­tos» a ser una de las pro­fe­sio­nes más ver­sá­ti­les en la que ca­si no hay pa­ro. Sus apli­ca­cio­nes en la in­dus­tria y en la tec­no­lo­gía tie­nen mu­cho que ver, pe­ro tam­bién el es­fuer­zo de sus cien­tí­fi­cos por

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Su­sa­na Lua­ña

«Cuan­do tra­ba­jo, dis­fru­to. No es­toy es­pe­ran­do a te­ner días li­bres; eso es un ver­da­de­ro lu­jo»

Ca­te­drá­ti­ca de Ma­te­má­ti­ca Apli­ca­da por la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go; di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Ma­te­má­ti­ca In­dus­trial; pre­si­den­ta de la Red Es­pa­ño­la Ma­te­má­ti­ca-In­dus­tria y te­so­re­ra de su ver­sión eu­ro­pea EU-Maths-In, Pe­re­gri­na Quin­te­la Estévez (Vi­go, 1960) tie­ne mu­cho que ver con el éxi­to de una es­pe­cia­li­dad que ha­ce po­co no te­nía otra sa­li­da la­bo­ral más que la do­cen­cia y que aho­ra se ha he­cho im­pres­cin­di­ble en la in­dus­tria, en la me­di­ci­na, en la ban­ca y en otras mu­chas pro­fe­sio­nes. «Sí, es­ta­mos de mo­da —re­co­no­ce—. Pon­ga un ma­te­má­ti­co en su vi­da».

—¿Es la pro­fe­sión del fu­tu­ro?

—Es una pro­fe­sión con fu­tu­ro.

—Se lo ha­brán pre­gun­ta­do mu­chas ve­ces, pe­ro, ¿por qué es­tu­dió Ma­te­má­ti­cas?

—Siem­pre me gus­ta­ron mu­cho las cien­cias y co­mo que­dé fi­na­lis­ta de la Olim­pia­da Ma­te­má­ti­ca me ofre­cie­ron una be­ca pa­ra es­tu­diar Ma­te­má­ti­cas, lo que ter­mi­nó orien­tán­do­me ha­cia ellas. De he­cho, a mí me gus­ta­ba tam­bién la Fí­si­ca y si­mul­ta­neé Ma­te­má­ti­cas con el pri­mer ci­clo de Fí­si­ca, que com­ple­té en San­tia­go.

—Es un or­gu­llo que ca­si no ha­ya pa­ro en la pro­fe­sión, ¿no?

—Lo es, pe­ro no ha si­do fá­cil. Ha si­do gra­cias al es­fuer­zo de mu­cha gen­te, tan­to en el con­tex­to na­cio­nal co­mo en el in­ter­na­cio­nal, que ha tra­ba­ja­do pa­ra acer­car las ma­te­má­ti­cas al mun­do real, ha­cer­las vi­si­bles y con­se­guir que los ti­tu­la­dos, en lu­gar de de­di­car­se en blo­que a la do­cen­cia, sean aho­ra va­lo­ra­dos, apre­cia­dos y muy so­li­ci­ta­dos por em­pre­sas y ad­mi­nis­tra­cio­nes de to­do ti­po. Has­ta no ha­ce mu­cho las em­pre­sas ni si­quie­ra con­si­de­ra­ban co­mo una op­ción con­tra­tar a un ma­te­má­ti­co; hoy en día son cons­cien­tes de su po­li­va­len­cia, ca­pa­ci­dad de aná­li­sis y de re­so­lu­ción de pro­ble­mas de muy di­ver­sa ín­do­le.

—To­do ello es­tá re­la­cio­na­do con la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial. ¿En qué con­sis­te?

—Se tra­ta de com­bi­nar la di­gi­ta­li­za­ción de to­dos los pro­ce­sos de la em­pre­sa con el uso de al­go­rit­mos avan­za­dos. Es­to per­mi­te, por ejem­plo, tra­tar de for­ma glo­bal to­dos los fe­nó­me­nos in­vo­lu­cra­dos en un pro­ce­so in­dus­trial, o el uso de da­tos pre­vios pa­ra una to­ma de decisiones más acer­ta­da y así, op­ti­mi­zar los pro­ce­sos, me­jo­rar la ca­li­dad de los pro­duc­tos y re­du­cir cos­tes. Con los avan­ces tec­no­ló­gi­cos ac­tua­les se da en un año un sal­to in­no­va­dor que an­tes re­que­ría 30 o 40. Hay em­pre­sas que sí han con­se­gui­do adap­tar­se y han so­bre­pa­sa­do cla­ra­men­te la cuar­ta re­vo­lu­ción, mien­tras que a otras les pue­de cos­tar más, pe­ro se­rá muy di­fí­cil so­bre­vi­vir ob­vian­do es­ta reali­dad.

—¿Y el «big da­ta»?

—Un con­cep­to que es­tá muy en boga y que tam­bién for­ma par­te de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial. Mu­chas em­pre­sas tie­nen una can­ti­dad in­gen­te de da­tos al­ma­ce­na­dos; en in­glés, big da­ta. La ex­plo­ta­ción de los mis­mos pa­ra ofre­cer, por ejem­plo, pro­duc­tos o ser­vi­cios per­so­na­li­za­dos, o desa­rro­llar sis­te­mas de pre­diag­nós­ti­co fia­bles, re­quie­re un tra­ta­mien­to ma­te­má­ti­co muy so­fis­ti­ca­do si se quie­re ex­traer el má­xi­mo pro­ve­cho

de los mis­mos.

—¿To­do es­to po­dría ser po­si­ble sin las ma­te­má­ti­cas?

—Las ma­te­má­ti­cas juegan un pa­pel fun­da­men­tal. El di­se­ño de al­go­rit­mos avan­za­dos, rá­pi­dos y ro­bus­tos for­ma par­te de nues­tro ADN. Es­tán prác­ti­ca­men­te de­trás de to­do aun­que mu­chas ve­ces sean in­vi­si­bles.

—Co­ches que an­dan so­los, ca­sas in­te­li­gen­tes... ¿Se ha que­da­do cor­ta la cien­cia fic­ción?

—Sin du­da. Si echa­mos la vis­ta al pa­sa­do y a se­ries o pe­lí­cu­las que pa­re­cían pu­ra fic­ción ha­ce 20 años, ve­mos que ya se ha al­can­za­do e in­clu­so su­pe­ra­do lo que en­ton­ces eran au­tén­ti­cos sue­ños.

—¿Có­mo se­rá el tra­ba­jo en el fu­tu­ro?

—No lo sé; pe­ro la in­te­li­gen­cia, la na­tu­ral o la ar­ti­fi­cial, se adue­ña­rá de to­do. «Cuan­do tra­ba­jo, dis­fru­to. No es­toy es­pe­ran­do a te­ner días li­bres; eso es un ver­da­de­ro lu­jo». Qui­zás eso ex­pli­que que pue­da com­pa­ti­bi­li­zar su tra­ba­jo co­mo ex­per­ta en la apli­ca­ción in­dus­trial de las ma­te­má­ti­cas con la di­rec­ción del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Ma­te­má­ti­ca In­dus­trial (It­ma­ti) y con la pre­si­den­cia de la Red Es­pa­ño­la Ma­te­má­ti­ca-In­dus­tria.

—¿Cuál es la la­bor de It­ma­ti?

—Es el re­sul­ta­do de un acuer­do en­tre las tres uni­ver­si­da­des ga­lle­gas pa­ra unir a unos 150 in­ves­ti­ga­do­res con una fuer­te vo­ca­ción ha­cia la trans­fe­ren­cia efec­ti­va del co­no­ci­mien­to desa­rro­lla­do en sus uni­ver­si­da­des. Du­ran­te sus es­ca­sos cin­co años de fun­cio­na­mien­to ha te­ni­do re­sul­ta­dos no­ta­bles. En el úl­ti­mo año ha fac­tu­ra­do más de un mi­llón y me­dio de eu­ros, que lle­van a una ci­fra de ne­go­cio de más de cua­tro mi­llo­nes de eu­ros, desa­rro­llan­do unos 60 pro­yec­tos de trans­fe­ren­cia pa­ra 40 clien­tes dis­tin­tos, de los cua­les diez son in­ter­na­cio­na­les. Lue­go es­tá la la­bor de pro­yec­ción ha­cia las em­pre­sas de nues­tros con­tra­ta­dos: el 51 % de los in­ves­ti­ga­do­res que han de­ja­do el cen­tro es­tán tra­ba­jan­do ac­tual­men­te en em­pre­sas o cen­tros tec­no­ló­gi­cos.

—¿Y la Red Es­pa­ño­la Ma­te­má­ti­ca-In­dus­tria?

—Había que ha­cer un es­fuer­zo pa­ra que las em­pre­sas to­ma­ran conciencia del gran po­ten­cial de las ma­te­má­ti­cas, al­go que mu­chas des­co­no­cían. Eso se con­vir­tió en un re­to pa­ra no­so­tros, que es­tá­ba­mos bus­can­do una for­ma de mos­trar, con ca­sos prác­ti­cos y un len­gua­je sen­ci­llo, la ca­pa­ci­dad de las ma­te­má­ti­cas pa­ra pro­por­cio­nar so­lu­cio­nes adap­ta­das a ca­da de­man­da de la in­dus­tria. Así es có­mo se lan­zó la red, y hoy en día, una trein­te­na de gru­pos de in­ves­ti­ga­ción de ca­si 20 uni­ver­si­da­des y cen­tros de in­ves­ti­ga­ción es­pa­ño­les son miem­bros de la red Math-in, lo que sig­ni­fi­ca que más de 450 in­ves­ti­ga­do­res es­pa­ño­les es­tán tra­ba­jan­do de for­ma coor­di­na­da.

—La mú­si­ca es tam­bién ma­te­má­ti­ca. ¿Le gus­ta?

—Sí me gus­ta, pe­ro co­mo ar­te que es, pre­fie­ro sen­tir­la y no ra­cio­na­li­zar­la.

—¿Es de cálcu­lo rá­pi­do co­mo los con­cur­san­tes de la te­le?

—Ha­cer cálcu­los con ra­pi­dez es una ha­bi­li­dad que se pue­de en­tre­nar. Yo, des­de lue­go, no creo que ga­na­se un con­cur­so por ello.

| R. MI­LLA­RES

Pe­re­gri­na Quin­te­la com­pa­ti­bi­li­za su tra­ba­jo en la USC con la trans­fe­ren­cia de la ma­te­má­ti­ca a la em­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.