EL AL­ZA DEL CRU­DO AME­NA­ZA A LA ECO­NO­MÍA ES­PA­ÑO­LA

El man­te­ni­mien­to de la es­ca­la­da de pre­cios de las ga­so­li­nas re­gis­tra­da en las úl­ti­mas se­ma­nas re­du­ci­ría la com­pe­ti­ti­vi­dad de las em­pre­sas y la ca­pa­ci­dad de con­su­mo de los ho­ga­res

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - }Ma­ría Ce­drón

La im­pa­ra­ble es­ca­la­da de los pre­cios de las ga­so­li­nas a con­se­cuen­cia del al­za del cru­do tie­ne ya un im­pac­to en la eco­no­mía es­pa­ño­la cu­yo re­co­rri­do es aún una in­cóg­ni­ta. Em­pre­sas y con­su­mi­do­res, eso sí, su­fren ya la co­yun­tu­ra.

Air Eu­ro­pa co­mu­ni­có es­ta se­ma­na que apli­ca­rá un re­car­go en el pre­cio de las re­ser­vas rea­li­za­das an­tes del día 19 de ma­yo, pe­ro aún no emi­ti­das. La ra­zón es el in­cre­men­to del pre­cio del com­bus­ti­ble re­gis­tra­do du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas. No es más que una me­di­da de­ri­va­da de una es­ca­la­da de pre­cios que cual­quier con­su­mi­dor pue­de ob­ser­var al lle­var su vehícu­lo a re­pos­tar. El miér­co­les pa­sa­do, des­cuen­tos apar­te, el mo­no­li­to de una es­ta­ción de ser­vi­cio de San­tia­go de Com­pos­te­la no en­ga­ña. Ga­so­li­na de 95 oc­ta­nos, 1,389 eu­ros por li­tro. Ga­só­leo A, 1,292. Aun­que la subida de esas ta­ri­fas no es­tá di­rec­ta­men­te co­rre­la­cio­na­da con el re­pun­te del ba­rril de pe­tró­leo brent (el día an­te­rior había ce­rra­do en los 75,40 dó­la­res) por­que son mu­chos los fac­to­res que in­flu­yen en el pre­cio de los car­bu­ran­tes (cos­tes lo­gís­ti­cos, el re­fi­na­do, im­pues­tos, co­ti­za­ción del dó­lar, equi­li­brio en­tre la ofer­ta y la de­man­da de las ga­so­li­nas, los stocks ad­qui­ri­dos en el mer­ca­do de fu­tu­ros...), es ver­dad que un pe­que­ño es­tor­nu­do de Ara­bia Sau­dí —el ma­yor pro­duc­tor de pe­tró­leo den­tro del car­tel de la OPEP— pue­de pro­vo­car un fuer­te res­fria­do en eco­no­mías do­més­ti­cas co­mo la es­pa­ño­la, don­de la ta­sa de aho­rro es­tá en mí­ni­mos his­tó­ri­cos, un 5,7 % de la ren­ta bru­ta. Y lo mis­mo ocu­rre a las em­pre­sas de un país con una enor­me de­pen­den­cia del pe­tró­leo co­mo es Es­pa­ña y, más con­cre­ta­men­te, en Ga­li­cia.

El ca­ta­rro po­dría in­clu­so de­ri­var en pul­mo­nía des­pués de que la re­ti­ra­da de Es­ta­dos Uni­dos del acuer­do de des­nu­clea­ri­za­ción de Irán lle­va­ra a un in­cre­men­to del pre­cio del cru­do brent al ha­ber­se anticipado un re­cor­te de la ofer­ta por las me­di­das san­cio­na­do­ras que po­dría im­po­ner el Go­bierno de Do­nald Trump a ese país. «Irán pro­du­ce 3,8 mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios, de los que ex­por­ta 2,2 mi­llo­nes. En ca­so de so­me­ter al país a unas san­cio­nes que le im­pi­dan ex­por­tar, to­do ese pe­tró­leo de­ja­ría de fluir en el mer­ca­do. Se es­pe­cu­la con que Chi­na man­ten­drá sus com­pras, pe­ro la mi­tad de esa ex­por­ta­ción que­da­ría fue­ra», apun­ta el pro­fe­sor del IESE Juan Luis Ló­pez Car­de­ne­te.

La gra­ve­dad de la pul­mo­nía de­pen­de­rá en bue­na par­te de lo que ocu­rra en las pró­xi­mas se­ma­nas o, en con­cre­to, du­ran­te la reunión de la OPEP del día 22, du­ran­te la que de­ci­di­rán so­bre con­ti­nuar con los re­cor­tes de pro­duc­ción mar­ca­dos en el 2016 o no. Tam­po­co es una cues­tión ba­la­dí ver la evo­lu­ción de con­flic­tos co­mo el de Ye­men, Li­bia o Ve­ne­zue­la. Por no ha­blar de que los ni­ve­les de pro­duc­ción de Irak o Ni­ge­ria to­da­vía no al­can­zan pa­ra sus­ten­tar la de­man­da.

¿Pe­ro qué pa­sa­rá en el ca­so de que el pe­tró­leo con­ti­núe al al­za? Pa­ra el pro­fe­sor de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go e in­ves­ti­ga­dor del gru­po Re­de de Eco­no­mía, Ener­xía e Me­dio Am­bien­te Jo­sé Ma­ría Mar­tín Moreno, «la subida del pre­cio del pe­tró­leo tie­ne un efec­to po­si­ti­vo so­bre el ín­di­ce de pre­cios al con­su­mo (IPC). Es­to se pro­du­ce por una subida de los pre­cios de la ga­so­li­na y dié­sel co­mo con­se­cuen­cia del au­men­to en la co­ti­za­ción del cru­do, un fe­nó­meno que se co­no­ce co­mo ‘efec­to cohe­te y plu­ma’. Es de­cir, los au­men­tos en el cos­te del pe­tró­leo se trans­mi­ten ins­tan­tá­nea y rá­pi­da­men­te so­bre los pre­cios de los car­bu­ran­tes, mien­tras que las ba­ja­das lo ha­cen mu­cho mas len­ta­men­te. Se no­ta di­rec­ta­men­te en el pre­cio del surtidor y re­du­cen el po­der ad­qui­si­ti­vo de los ciu­da­da­nos».

PÉR­DI­DA DE COM­PE­TI­TI­VI­DAD

Pe­ro más allá de eso, ha­bla de otras con­se­cuen­cias que se no­tan a me­dio pla­zo: «Es­te efec­to se de­ri­va de la subida de los cos­tes de trans­por­te que, a su vez, ha­cen au­men­tar los de las mer­can­cías. En la me­di­da en que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca lo per­mi­te, es­ta subida de cos­tes se tras­la­da al cos­te de los pro­duc­tos. Fi­nal­men­te al IPC y al bol­si­llo de los ciu­da­da­nos. Lue­go la ca­pa­ci­dad de tras­la­dar es­ta subida de pre­cios de­pen­de de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca».

No ca­be du­da en­ton­ces de que lo que ocu­rre con los pre­cios de los com­bus­ti­bles afec­ta di­rec­ta­men­te a la com­pe­ti­ti­vi­dad. Lo sa­be bien el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Trans­por­tes de Mer­can­cías de Ga­li­cia (Fe­ga­tra­mer), Ra­món Alon­so, que ha­ce una cuen­ta rá­pi­da de a qué se en­fren­ta to­do el te­ji­do pro­duc­ti­vo de la co­mu­ni­dad, no so­lo el sec­tor del trans­por­te. «Des­de ha­ce un año el ga­só­leo ha subido en torno a un 3233 %. Un ca­mión con­su­me en­tre un

35 y un 40 % por ca­da 100 ki­ló­me- tros. La cuen­ta es fá­cil. Al in­cre­men­to hay que su­mar los 15 cén­ti­mos del tra­mo de im­pues­tos que co­rres­pon­de a Ga­li­cia. Eso nos per­ju­di­ca tan­to pa­ra lle­gar a otros pun­tos de Es­pa­ña co­mo a Eu­ro­pa. Pe­ro no es so­lo una co­sa de im­pues­tos, por­que en otras zo­nas las com­pa­ñías pe­tro­le­ras tie­nen el com­bus­ti­ble an­tes de im­pues­tos más ba­ra­to. Ga­li­cia es la pe­ri­fe­ria. Te­ne­mos que ha­cer 600 ki­ló­me­tros más que com­pe­ti­do­res de otras par­tes de Es­pa­ña pa­ra lle­gar al mis­mo pun­to. Pa­ra ju­gar en igual­dad de con­di­cio­nes de­be­ría es­tar 15 cén­ti­mos más ba­ra­to el com­bus­ti­ble por­que res­ta com­pe­ti­ti­vi­dad al con­jun­to de Ga­li­cia», re­cla­ma. Y no lo ha­ce so­lo por su sec­tor, tam­bién por aque­llos que sus­ten­tan su crecimiento en las ex­por­ta­ción de pro­duc­tos por ca­rre­te­ra.

Pa­ra la doc­to­ra en Eco­no­mía ex­per­ta en ener­gía y pro­fe­so­ra de Eco­no­mía Apli­ca­da de la USC Ro­sa Ma­ría Re­quei­ro Fe­rrei­ra, las con­se­cuen­cias de es­te in­cre­men­to son cla­ras. Apun­ta que, en el ca­so de las em­pre­sas, «na me­di­da en que es­te sub­mi­nis­tro se en­ca­re­ce dun­ha for­ma im­por­tan­te, ao te­lo que tra­du­cir ao pre­zo e á ta­ri­fa do ser­vi­zo, is­to res­ta com­pe­ti­ti­vi­da­de. Os que non tras­la­dan ese in­cre­men­to, mer­man a ca­pa­ci­da­de de ter be­ne­fi­cio». En los ho­ga­res ocu­rre al­go pa­re­ci­do. Ex­pli­ca que «no día a día, o me­ro fei­to de ir ao tra­ba­llo xa re­sul­ta moi­to máis ca­ro e iso re­du­ce a ca­pa­ci­da­de de con­su­mo por­que que­da me­nos ren­da dis­po­ñi­ble. O ocio é un dos cam­pos que máis afec­ta­do se ven».

Un fac­tor que con­vier­te a Ga­li­cia y a Es­pa­ña en tan vul­ne­ra­bles an­te la subida de los car­bu­ran­tes es la al­ta de­pen­den­cia que tie­nen del pe­tró­leo. «A no­sa for­ma de con­su­mo do­més­ti­co fai­nos moi vul­ne­ra­bles. Te­ría­mos que cam­biar os há­bi­tos de con­su­mo dun­ha for­ma in­te­li­xen­te». Y, aun­que no es per­fec­to, po­ne de ejem­plo el mo­de­lo da­nés: «En Di­na­mar­ca prí­ma­se a ra­cio­na­li­da­de no con­su­mo de car­bu­ran­tes. Te­ñen moi me­di­das as dis­tan­cias en­tre on­de vi­ven e on­de te­ñen que des­pra­zar­se e dan bo­ni­fi­ca­cións fis­cais. Te­ñen un plan de trans­por­te co­lec­ti­vo... Po­den pa­re­cer me­di­das tor­pes, pe­ro cal­que­ra mí­ni­ma re­du­ción do con­su­mo nó­ta­se».

So­bre qué ocu­rri­rá con los pre­cios, apun­ta que «é di­fí­cil de pre­ver, tal e co­mo es­tá con­fi­gu­ra­do o mo­de­lo de pre­zos». Por lo pron­to, ha­brá que ver qué ocu­rre con el pe­tró­leo tras la reunión de la OPEP en Vie­na. La ex­pli­ca­ción de por qué es­te car­tel tie­ne tan­to po­der la ex­pli­ca Juan Luis Ló­pez Car­de­ne­te: «Aun­que ese gru­po de paí­ses, a los que des­de ha­ce un par de años se ha uni­do Ru­sia —no ofi­cial­men­te, pe­ro de for­ma efec­ti­va y prác­ti­ca— y que aho­ra es­tán me­dia­na­men­te or­ga­ni­za­dos, no son los que más pro­du­cen del mun­do, tie­nen el mo­no­po­lio de la su­fi­cien­cia del abas­te­ci­mien­to. Es de­cir, sin ellos no po­dría sos­te­ner­se la de­man­da mun­dial de pe­tró­leo, que es de 98 mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios». Ade­más, da otras cla­ves que in­flu­yen en la co­ti­za­ción al­can­za­da por el ba­rril de brent. Más allá del con­tex­to geo­po­lí­ti­co y la co­ti­za­ción del dó­lar, ha­bla de la ca­pa­ci­dad a cor­to o me­dio pla­zo de los pro­duc­to­res de pe­tró­leo no con­ven­cio­nal (los sha­le en Es­ta­dos Uni­dos, con ca­pa­ci­dad pa­ra po­ner en mar­cha un pro­yec­to de ex­trac­ción en 18 me­ses) pa­ra in­yec­tar en el mer­ca­do can­ti­da­des de pe­tró­leo que mo­di­fi­quen la es­ca­sez so­por­tan­do la es­ca­la­da de pre­cios.

La OPEP dis­cu­ti­rá en dos se­ma­nas si con­ti­nuar o no con los re­cor­tes de pro­duc­ción apro­ba­dos en el 2016

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.