«Hay una trans­mi­sión in­ter­ge­ne­ra­cio­nal del fra­ca­so»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA -

Que ha­ya ca­si un mi­llón de per­so­nas ma­yo­res de 45 años que lle­van al me­nos un año bus­can­do, sin éxi­to, un empleo, no es so­lo un signo de que al­go no aca­bar de car­bu­rar en la eco­no­mía es­pa­ño­la. Es tam­bién un pro­ble­ma so­cial, por las im­pli­ca­cio­nes que pue­de te­ner el en­quis­ta­mien­to del pa­ro de lar­ga du­ra­ción en es­te co­lec­ti­vo.

Los pri­me­ros gol­pes, ex­pli­ca el so­ció­lo­go An­to­nio Iz­quier­do, ca­te­drá­ti­co en la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña, se pro­du­cen en la au­toes­ti­ma y pue­den de­ri­var en si­tua­cio­nes muy di­ver­sas, des­de «la de­ja­dez en el aseo y en el in­te­rés por con­ser­var­se sano, ma­los há­bi­tos con la co­mi­da y la be­bi­da o in­clu­so en­fer­me­da­des men­ta­les». Cla­ro que la si­tua­ción no afec­ta so­lo al pa­ra­do, sino que los efec­tos los su­fre to­da la fa­mi­lia, so­bre to­do los hi­jos: Hay, ex­pli­ca el ex­per­to, « una trans­mi­sión in­ter­ge­ne­ra­cio­nal de la frus­tra­ción y del fra­ca­so», que pue­de de­ri­var tam­bién en una «deses­truc­tu­ra­ción de las fa­mi­lias» y en la pér­di­da de la­zos con el res­to de la co­mu­ni­dad, ya que la ver­güen­za que pro­du­ce el des­em­pleo, aun­que no sea bus­ca­do, pue­de pro­vo­car el aban­dono de las re­la­cio­nes so­cia­les con ami­gos y ve­ci­nos.

No so­lo hay una rup­tu­ra con el círcu­lo más cer­cano. Cuan­do uno se sien­te «es­co­ria y ex­clui­do, sin ini­cia­ti­va, sin voz ni de­re­chos —en pa­la­bras de Iz­quier­do—», tam­bién se pue­de pro­du­cir una «des­vin­cu­la­ción de la po­lí­ti­ca y de la de­mo­cra­cia». Por eso no ex­tra­ña que la im­plo­sión del sis­te­ma político bi­par­ti­dis­ta que se había ins­ta­la­do tras la Tran­si­ción ha­ya coin­ci­di­do con un mo­men­to de cri­sis eco­nó­mi­ca y so­cial sin pre­ce­den­tes en las úl­ti­mas dé­ca­das.

«La de­mo­cra­cia re­quie­re una mí­ni­ma im­pli­ca­ción en lo co­lec­ti­vo, en la co­mu­ni­dad, y eso so­lo se pro­du­ce si los ciu­da­da­nos se sien­ten igua­les so­cial y po­lí­ti­ca­men­te». Cuan­do un vo­lu­men im­por­tan­te de la población de­ja de sen­tir­se un miem­bro va­lio­so y par­ti­ci­pa­ti­vo de esa co­mu­ni­dad, el sis­te­ma se res­que­bra­ja.

Pe­ro, ¿por qué las ci­fras del pa­ro juvenil co­pan ti­tu­la­res y mi­nu­tos de te­le­vi­sión y no pa­sa lo mis­mo con los des­em­plea­dos ma­yo­res? Iz­quier­do da va­rias cla­ves. La pri­me­ra, el te­mor de la cla­se di­ri­gen­te a una ju­ven­tud «más ac­ti­va, más re­bel­de y me­nos re­sig­na­da», que pue­de irrum­pir en po­lí­ti­ca con ener­gía pa­ra pro­vo­car cam­bios. Ade­más, «la ma­du­rez se con­si­de­ra me­nos va­lio­sa eco­nó­mi­ca­men­te». Cuan­do un tra­ba­ja­dor ma­du­ro pier­de el tra­ba­jo la cul­pa la tie­ne él: «Es la au­to­in­vi­si­bi­li­dad , la ex­clu­sión del fra­ca­sa­do».

Y el pro­ble­ma no es so­lo de pre­sen­te, tam­bién de fu­tu­ro, por­que es­te des­em­pleo de aho­ra se tra­du­ci­rá ma­ña­na en pensiones más ba­jas y me­nor ca­li­dad de vi­da. «Sin nin­gu­na du­da, la po­bre­za y la de­sigual­dad irán en au­men­to», con­clu­ye el so­ció­lo­go, que cree que ese em­po­bre­ci­mien­to se pro­du­ce por una do­ble vía. La di­rec­ta, por la si­tua­ción per­so­nal del aho­ra des­em­plea­do, y la in­di­rec­ta, «a tra­vés de la he­ren­cia de fra­ca­so, de la trans­mi­sión de la ex­clu­sión so­cial que se di­fun­de y se tras­la­da a los hi­jos».

TEN­SIÓN DE GÉ­NE­RO

Es­te re­la­to, ma­ti­za el ex­per­to, «es­tá he­cho pen­san­do en el hom­bre co­mo sus­ten­ta­dor prin­ci­pal de la eco­no­mía del ho­gar, pe­ro si es la mu­jer la que se in­te­gra en el mer­ca­do de tra­ba­jo [y re­sis­te me­jor en su empleo en los ser­vi­cios co­mo así ha ocu­rri­do du­ran­te la cri­sis] y pa­sa a ser la que más in­gre­sos apor­ta, o la úni­ca que con­tri­bu­ye, a la eco­no­mía fa­mi­liar, en­ton­ces, a lo an­te­rior, se aña­de un ma­les­tar cul­tu­ral, una pues­ta en cues­tión de la jefatura del ho­gar». En esos ca­sos, ex­pli­ca, «la ten­sión de gé­ne­ro, el desafío del rol mas­cu­lino y, en con­se­cuen­cia, de la au­to­ri­dad, pue­de ge­ne­rar rup­tu­ras e in­clu­so vio­len­cia en el in­te­rior del ho­gar».

| ÁNGEL MAN­SO

Iz­quier­do aler­ta del pro­ble­ma so­cial que ge­ne­ra el pa­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.