A ORI­LLAS DE LA CI­FRA Aza­ro­so la­be­rin­to ita­liano

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

La cri­sis po­lí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal por la que atra­vie­sa Ita­lia no es, pro­ba­ble­men­te, una más en­tre las mu­chas que van de­jan­do las al­tas do­sis de ma­les­tar so­cial a lo lar­go de Eu­ro­pa. Ni es otro epi­so­dio sin ma­yor tras­cen­den­cia en la lar­ga his­to­ria de ines­ta­bi­li­dad que ca­rac­te­ri­za al bel pae­se. Es­ta cri­sis pa­re­ce, en efec­to, otra co­sa, más gra­ve y sin­gu­lar. Por­que Ita­lia es un país fun­da­men­tal en la UE, y por­que mien­tras sus fuer­zas po­lí­ti­cas tra­di­cio­na­les mues­tran un es­ta­do de ca­ta­lep­sia, to­do in­di­ca que los par­ti­dos emer­gen­tes, que ma­ne­jan unos pro­gra­mas ex­tra­or­di­na­ria­men­te de­ma­gó­gi­cos y an­ti­eu­ro­peos, sal­drán re­for­za­dos del desafío que aho­ra les en­fren­ta al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca: no pa­re­ce le­jano el mo­men­to de unas nue­vas elec­cio­nes, que ca­si se­gu­ra­men­te re­for­za­rán su vo­to (so­bre to­do el del par­ti­do más ra­di­cal y mon­ta­raz, la Li­ga), ca­bal­gan­do so­bre una ola de cre­cien­te des­con­ten­to.

La eco­no­mía ita­lia­na vi­ve en la ato­nía —una es­pe­cie de es­tan­ca­mien­to se­cu­lar— des­de ha­ce bas­tan­te tiem­po, con ta­sas de crecimiento ba­jas, a pe­sar de su an­tes flo­re­cien­te es­truc­tu­ra in­dus­trial de me­dia­nas y gran­des em­pre­sas. Y por otro la­do, sus de­se­qui­li­brios son ma­ni­fies­tos, pues la ele­va­da deu­da pú­bli­ca (132 % del PIB) convive con una cri­sis ban­ca­ria irre­suel­ta, que pue­de volver con fuer­za en cual­quier mo­men­to. Son mim­bres que hay que te­ner en cuen­ta pa­ra es­ti­mar las di­fi­cul­ta­des que pue­den so­bre­ve­nir si la si­tua­ción po­lí­ti­ca, co­mo pa­re­ce, se si­gue de­te­rio­ran­do.

Hay dos po­si­bles con­se­cuen­cias de esa cri­sis que tras­cien­den las fron­te­ras del país trans­al­pino. La pri­me­ra, fun­da­men­tal, es có­mo pue­de afec­tar al con­jun­to del pro­yec­to eu­ro­peo. Re­cuér­de­se que en al­gu­nas ver­sio­nes del pac­to de go­bierno fir­ma­do por el M5S y la Li­ga fi­gu­ra­ba la sa­li­da del eu­ro y el im­pa­go de una deu­da de 250.000 mi­llo­nes de eu­ros con­traí­da por el país con el BCE. Es cier­to que lue­go fue co­rre­gi­da o en­vuel­ta en re­tó­ri­ca, pe­ro es­ta es aca­so la ame­na­za más se­ria a la mo­ne­da úni­ca des­de el crí­ti­co año 2012. Esa at­mós­fe­ra de fuer­te in­cer­ti­dum­bre se es­tá car­gan­do rá­pi­da­men­te de ma­los pre­sa­gios, y los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros —y las ofi­ci­nas de Bruselas— lo acu­san. Los pró­xi­mos me­ses es­tán sin du­da mar­ca­dos por una fuer­te vo­la­ti­li­dad en el com­por­ta­mien­to de los in­ver­so­res de ca­ra al con­ti­nen­te.

Es­te se­ría el mo­men­to pa­ra anun­ciar las re­for­mas que el eu­ro ne­ce­si­ta con ur­gen­cia, y que ha­ce unos me­ses pa­re­cían co­brar fuer­za. La pró­xi­ma cum­bre de la UE tra­ta­rá de ello, pe­ro aho­ra ya no se es­pe­ra que ofrez­ca ape­nas re­sul­ta­dos de al­gu­na tras­cen­den­cia: las pro­pues­tas más trans­for­ma­do­ras —co­mo las im­pul­sa­das por el pre­si­den­te fran­cés, de un FMI eu­ro­peo, el re­fuer­zo de la po­lí­ti­ca fis­cal co­mún o al­gu­na fór­mu­la de eu­ro­bo­nos— no pa­re­cen con­tar con mu­chas pro­ba­bi­li­da­des de pros­pe­rar, an­te el blo­queo de al­gu­nos paí­ses del nor­te. Y en el en­torno de frus­tra­ción que de ahí po­dría re­sul­tar, la ines­ta­bi­li­dad de ori­gen ita­liano re­pre­sen­ta­ría un serio pe­li­gro. La se­gun­da cues­tión im­por­tan­te —es­ta de ín­do­le más ge­ne­ral— que sur­ge de la di­fí­cil co­yun­tu­ra ita­lia­na es que una vez más se po­nen de manifiesto, y en es­ta oca­sión de un mo­do muy vi­si­ble, las ten­sio­nes exis­ten­tes en el ca­pi­ta­lis­mo glo­bal en­tre la ló­gi­ca eco­nó­mi­ca y la ló­gi­ca de la elec­ción de­mo­crá­ti­ca. Aun­que quie­nes va­lo­ra­mos mu­cho la in­te­gra­ción eu­ro­pea no po­de­mos ver mal que es­ta vez la ca­mi­sa de fuer­za de los mer­ca­dos ha­ya ac­tua­do en pri­me­ra ins­tan­cia a fa­vor de man­te­ner aquel pro­yec­to (evi­tan­do el nom­bra­mien­to de un mi­nis­tro de eco­no­mía ya no eu­roes­cép­ti­co, sino abier­ta­men­te enemi­go de la UEM), no es po­si­ble ig­no­rar que es­te he­cho con­tri­bui­rá a socavar aún más la con­fian­za ciu­da­da­na en la po­lí­ti­ca. Otra ma­la no­ti­cia que trae el la­be­rin­to ita­liano.

| G. NUCCI

El pac­to en­tre la Li­ga y el M5S abor­da­ba la sa­li­da de Ita­lia del eu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.