Có­mo des­ha­cer­se de la aman­te

En los úl­ti­mos años han pro­li­fe­ra­do en el gi­gan­te asiá­ti­co em­pre­sas de­di­ca­das a po­ner fin a las in­fi­de­li­da­des, un sím­bo­lo de po­der so­cial al al­za por el flo­re­ci­mien­to de la cla­se me­dia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Pe­kín Sara R. Es­te­lla

Dar­se el «sí, quie­ro» por cual­quier ri­to exó­ti­co o en ce­re­mo­nias mul­ti­tu­di­na­rias en áreas es­cé­ni­cas im­pre­sio­nan­tes en di­ver­sos lu­ga­res de Chi­na, co­mo las que se ce­le­bran ca­da año en la ciu­dad he­la­da de Har­bin, al nor­te del país, son ha­bi­tua­les en el país asiá­ti­co. Sin em­bar­go, pa­ra que el amor no se que­de con­ge­la­do triun­fa un ne­go­cio tan ex­tra­va­gan­te co­mo ren­ta­ble: em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en es­pan­tar a las aman­tes de ma­ri­dos adúl­te­ros.

Wang Jun­jie, de 46 años, es abo­ga­do y ha tra­ba­ja­do du­ran­te más de 20 años en una ofi­ci­na es­pe­cia­li­za­da en di­vor­cios. Con su ex­pe­rien­cia, y des­pués de ob­ser­var con aten­ción las ten­den­cias del mer­ca­do, de­ci­dió crear su pro­pia em­pre­sa. Se lla­ma Bei­jing Mo­dern Ma­rria­ge Coun­se­ling Ser­vi­ce, tam­bién de­no­mi­na­da co­mo Hos­pi­tal del Amor, y se de­di­ca a romper re­la­cio­nes adúl­te­ras.

«Me di cuen­ta de que uno de ca­da tres ma­tri­mo­nios en Chi­na se rom­pen por una in­fi­de­li­dad. Los cos­tes del pro­ce­so de di­vor­cio son muy al­tos y a ni­vel emo­cio­nal, los ni­ños de fa­mi­lias ro­tas su­fren mu­cho. Por eso, vi que en Shang­hái ha­bían sur­gi­do al­gu­nas em­pre­sas pa­ra romper las re­la­cio­nes adul­tas y de­ci­dí crear la mía», ex­pli­ca a La Voz des­de su ofi­ci­na se­cre­ta en Pe­kín, que es­tá ca­mu­fla­da en un com­ple­jo tu­rís­ti­co de ca­sas de té y tien­das de artesanía tra­di­cio­nal.

Ade­más de pen­sar en el bien de las fa­mi­lias, Wang hi­zo nú­me­ros. «Las ta­ri­fas de­pen­den de lo que se alar­gue el pro­ce­so. De me­dia, co­bra­mos 300 eu­ros por ca­da ho­ra de la mi­sión, pe­ro hay ve­ces que se alar­gan un año y en­ton­ces pac­ta­mos un pre­cio con los clien­tes», ex­pli­ca. Su em­pre­sa ya tie­ne su­cur­sa­les en cua­tro gran­des ciu­da­des chi­nas y en ca­da ofi­ci­na atien­den a diez clien­tes ca­da día; la ma­yo­ría son del gé­ne­ro fe­me­nino.

«La ma­yo­ría son mu­je­res que quie­ren re­cu­pe­rar a su ma­ri­do. Es una cues­tión de de­sigual­dad de gé­ne­ro por­que en la ma­yo­ría de los ca­sos, el hom­bre es el sus­ten­to económico del ho­gar y el que tie­ne un ma­yor ni­vel educativo. Si se di­vor­cia, la mu­jer per­de­rá esa fuen­te eco­nó­mi­ca», ana­li­za Li Mu­zi, psi­có­lo­ga con ba­se en Pe­kín. «En Chi­na te­ner una aman­te to­da­vía se con­si­de­ra un sím­bo­lo del po­der so­cial y tam­bién influye el rá­pi­do crecimiento de la cla­se me­dia. Hay más di­ne­ro y más ga­nas de os­ten­tar que lo tie­nen», ex­pli­ca.

En la em­pre­sa de Wang, ca­da ofi­ci­na la for­ma un equi­po com­pues­to por va­rios de­tec­ti­ves, abo­ga­dos y psi­có­lo­gos. «La ma­yo­ría de las ve­ces los adúl­te­ros son los ma­ri­dos. Nor­mal­men­te, ha­ce­mos un se­gui­mien­to del adúl­te­ro y de la aman­te. Les ha­ce­mos fotos, apun­ta­mos sus ru­ti­nas, sus amis­ta­des... Con to­do eso, a ve­ces crea­mos fo­to­mon­ta­jes pa­ra con­ven­cer a la aman­te de que rom­pa la re­la­ción», na­rra muy serio.

«Otras ve­ces, los abo­ga­dos le ex­pli­can al ma­ri­do to­do el di­ne­ro que per­de­rá si se di­vor­cia. Ten­drá que pa­gar una com­pen­sa­ción a su es­po­sa, es po­si­ble que pierda su ca­sa y ade­más, ten­drá que pa­gar di­ne­ro pa­ra la edu­ca­ción y la ali­men­ta­ción de sus hi­jos», con­ti­núa Wang, quien in­sis­te en que to­dos sus mé­to­dos «en­tran den­tro de la le­ga­li­dad».

HOS­PI­TAL DEL AMOR

Mien­tras nos atien­de, una mu­jer de 43 años que pre­fie­re man­te­ner el ano­ni­ma­to lle­ga a la ofi­ci­na de Wang. Sos­pe­cha que su ma­ri­do le es in­fiel y quie­re con­tra­tar los ser­vi­cios de es­te hos­pi­tal del amor. «Creo que es mu­cho más jo­ven y te­mo que me de­je a mí», ex­pli­ca la mu­jer. Se aca­ba la en­tre­vis­ta. Wang y su equi­po tie­nen una nue­va mi­sión pa­ra sal­var un ma­tri­mo­nio en pe­li­gro.

| S. R. ES­TE­LLA

LOS MÉ­TO­DOS. Las em­pre­sas de­di­ca­das a con­te­ner las in­fi­de­li­da­des ase­gu­ran que sus mé­to­dos son le­ga­les. Ad­ver­tir

al ma­ri­do de lo que per­de­ría si se di­vor­cia o aler­tar a la aman­te con fo­to­mon­ta­jes de la si­tua­ción de la que for­ma par­te fi­gu­ran en­tre ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.