EM­MA GONZÁLEZ, DI­REC­TO­RA DE GES­TIÓN DE EXPOURENSE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Susana Luaña

De­ja­ba sus cla­ses de Pe­rio­dis­mo en Santiago y se co­gía el tren pa­ra tra­ba­jar en to­das y ca­da una de las fe­rias que se or­ga­ni­za­ban en Expourense. Esa en­tre­ga tu­vo pre­mio, na­da más aca­bar la ca­rre­ra la con­tra­ta­ron. Hoy, la re­la­ción con los trein­ta paí­ses que co­la­bo­ran con la fun­da­ción fe­rial es­tá en sus ma­nos. «Siem­pre me en­can­tó el con­tac­to con la gen­te»

Em­ma González (Ou­ren­se, 1981) hi­zo Pe­rio­dis­mo, pe­ro no tar­dó en com­pro­bar que en­trar en una re­dac­ción iba a ser di­fí­cil. Tam­po­co le preo­cu­pó mu­cho, ya te­nía su ca­mino mar­ca­do.

—¿Có­mo co­men­zó su re­la­ción con el mun­do de las fe­rias y los even­tos?

—Lo te­nía cla­ro des­de pe­que­ña, yo que­ría ser re­por­te­ra. Sa­bía que la no­ta me­dia era muy al­ta y lo tu­ve pre­sen­te siem­pre en mis es­tu­dios pa­ra po­der en­trar. Pe­ro soy una per­so­na con los pies en la tie­rra y en esos años en­trar en una re­dac­ción era muy com­pli­ca­do. Así que du­ran­te la ca­rre­ra, siem­pre que ha­bía un even­to, lo ha­cía: aza­fa­ta de con­gre­sos, pro­mo­ción co­mer­cial... Y no me costaba na­da co­ger el tren pa­ra ha­cer­lo, por­que me en­ri­que­cía mu­chí­si­mo y ade­más me per­mi­tía te­ner una in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca.

—Y ese es­fuer­zo no tar­dó en te­ner pre­mio.

—En­se­gui­da, por­que aca­bé la ca­rre­ra en el 2003 y en el 2004 ya me lla­ma­ron pa­ra cu­brir una ba­ja en el de­par­ta­men­to de co­mu­ni­ca­ción. A mí eso ni se me pa­sa­ba por la ca­be­za, de he­cho, te­nía apro­ba­da una be­ca pa­ra es­tu­diar un año en Ham­bur­go, pe­ro me pa­re­ció una bue­na opor­tu­ni­dad. Apla­cé el via­je y fue aquí don­de hi­ce mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

—¿Qué le en­gan­chó?

—Que es to­do tan di­fe­ren­te... Tra­ba­ja­mos sec­to­res tan dis­pa­res que te en­gan­chas, y ade­más, tra­ba­jar pa­ra el desa­rro­llo del en­torno es muy mo­ti­va­dor y muy en­ri­que­ce­dor.

—¿Qué ti­po de sec­to­res son los que tie­nen éxi­to en una fe­ria?

—Hay pro­yec­tos de ca­rác­ter lo­cal, co­mo las fe­rias de au­to­mó­vil o los even­tos de bo­das, que son cer­tá­me­nes co­mer­cia­les, pe­ro nues­tros pro­yec­tos es­tra­té­gi­cos tie­nen una vi­sión in­ter­na­cio­nal con el ob­je­ti­vo de que nues­tros pro­duc­tos pue­dan lle­gar fue­ra. El prin­ci­pal es Ter­ma­ta­lia, la fe­ria in­ter­na­cio­nal de tu­ris­mo ter­mal, es una mar­ca in­ter­na­cio­nal en la que par­ti­ci­pan trein­ta paí­ses, y des­de el año 2012, la al­ter­na­mos en­tre Ou­ren­se y paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na; pri­me­ro Pe­rú, lue­go Ar­gen­ti­na y Mé­xi­co y aho­ra, Bra­sil. Ter­ma­ta­lia es más que una fe­ria, es una mar­ca. En Amé­ri­ca hay re­cur­sos ter­ma­les pe­ro es­tán me­nos desa­rro­lla­dos y el ob­je­ti­vo es que las em­pre­sas gallegas pi­lo­ten ese desa­rro­llo. Lue­go es­tá Fu­ner­gal, que es la úni­ca fe­ria del sec­tor fu­ne­ra­rio que hay en Es­pa­ña y Por­tu­gal, un sec­tor que li­de­ra Ou­ren­se. Es el más pro­fe­sio­nal de los pro­yec­tos que te­ne­mos, por­que ló­gi­ca­men­te, aquí no en­tra na­die que no sea del sec­tor. Y si ha­bla­mos de las más im­por­tan­tes te­ne­mos que nom­brar tam­bién a Vi­nis Te­rrae, que es bie­nal y tam­bién pa­ra pro­fe­sio­na­les del vino, so­lo vi­nos ga­lle­gos, en es­te ca­so. Es­tá orien­ta­da a las pe­que­ñas em­pre­sas por­que las gran­des ya tie­nen sus de­par­ta­men­tos de in­ter­na­cio­na­li­za­ción. El ob­je­ti­vo es po­ner a los bo­de­gue­ros en la puer­ta a sus po­ten­cia­les clien­tes. Pe­ro siem­pre es­ta­mos bus­can­do al­ter­na­ti­vas, es­te año he­mos crea­do la Fe­ria In­ter­na­cio­nal de An­ti­güe­da­des y ex­plo­ra­mos per­ma­nen­te­men­te otras op­cio­nes.

—¿Si­guen te­nien­do sen­ti­do las fe­rias en la era vir­tual?

—El con­tac­to per­so­nal si­gue sien­do fun­da­men­tal pa­ra ce­rrar un ne­go­cio. Ha­ce años se pu­sie­ron de mo­da las fe­rias vir­tua­les y no nos anu­la­ron. Son he­rra­mien­tas que ayu­dan a es­tre­char víncu­los a tra­vés de las re­des so­cia­les o de vi­deo­con­fe­ren­cias, a for­ta­le­cer ese sen­ti­mien­to de gru­po, pe­ro en de­ter­mi­na­dos ám­bi­tos no pue­den sus­ti­tuir al con­tac­to per­so­nal.

| ÁLEX CARAUSAN

Em­ma González, an­te el mos­tra­dor en el que em­pe­zó su ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.