El equi­po de Sán­chez

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - VE­NAN­CIO SALCINES Vi­ce­pre­si­den­te del Club Fi­nan­cie­ro Atlán­ti­co

Un día sa­ca ade­lan­te los pre­su­pues­tos y al otro lo sa­can a él. Ya em­pie­zo a en­ten­der a la jue­za pi­to­ni­sa. A lo me­jor, en lu­gar de ex­pe­dien­tar­la por plu­ri­em­plea­da, ten­drían que as­cen­der­la por lú­ci­da. A Mo­ne­de­ro, por echar­le las cartas, las de los in­te­lec­tua­les mar­xis­tas, a Chá­vez, la Com­plu­ten­se so­lo lo sus­pen­dió por seis me­ses. Y fí­jen­se, ahí es­tá. ¿Qué se­rá más gra­ve, ha­cer ca­ja ayu­dan­do a hun­dir Ve­ne­zue­la, o as­pi­rar a so­lu­cio­nar los ma­les de amo­res de una lucense des­pe­cha­da? El Po­der Ju­di­cial de­be­ría pe­dir­le con­se­jo a la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se.

En­ten­de­rán que si es­te país se lo con­ta­mos con de­ta­lle a al­guien, no nos cree. Pe­na que no es­té Gar­cía Már­quez pa­ra pre­gun­tar­le so­bre el rea­lis­mo má­gi­co es­pa­ñol. Co­lom­bia da pa­ra mu­cho, pe­ro Es­pa­ña no se que­da le­jos. Tam­po­co pa­re­cía creí­ble que Sán­chez nos sor­pren­die­ra con un Go­bierno de apa­rien­cia se­ria y sol­ven­te, pe­ro así ha si­do. Su equi­po mi­nis­te­rial no al­can­za la bri­llan­tez de los pri­me­ros eje­cu­ti­vos de González, pe­ro apa­ren­ta su­pe­rior a los que nos pre­sen­tó Za­pa­te­ro. No es mal co­mien­zo, no. Y en es­te sen­ti­do, no pue­do de­jar de aplau­dir una de sus pri­me­ras me­di­das: la cer­ti­dum­bre. Es­pa­ña, si al­go ne­ce­si­ta, son pa­sos se­gu­ros. So­mos un cuer­po trau­má­ti­co, ya fue­ra de la uci, apa­ren­te­men­te da­do de al­ta, ha­cien­do vi­da nor­mal, pe­ro men­tal­men­te to­ca­do por diez años de con­va­le­cen­cia. Nin­gún go­ber­nan­te pue­de ol­vi­dar es­to. Por ello, me ha ale­gra­do que Na­dia Cal­vi­ño sea mi­nis­tra de Eco­no­mía. Co­no­ce per­fec­ta­men­te el marco y los mer­ca­dos, di­fí­cil que dé pa­sos equi­vo­ca­dos.

No ten­go la mis­ma es­pe­ran­za con Ma­ría Je­sús Mon­te­ro, mi­nis­tra de Ha­cien­da. Men­tal­men­te me cues­ta, y bas­tan­te, ver a un mé­di­co di­ri­gien­do la po­lí­ti­ca fis­cal de Es­pa­ña. El país ne­ce­si­ta re­for­mas de ca­la­do, que im­pul­sen el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y pon­gan en mo­vi­mien­to la fuer­za de nues­tros ca­pi­ta­les.

Pien­se lo po­si­ti­vo que ha he­cho la iz­quier­da en Por­tu­gal o los mo­vi­mien­tos acer­ta­dos de nues­tra Fa­cen­da au­to­nó­mi­ca. Me te­mo que Mon­te­ro se­rá más per­fil Mon­to­ro, con­trol de gas­to e in­cre­men­to de re­cau­da­ción. Al­guno pen­sa­rá que por mu­cha re­for­ma tri­bu­ta­ria que tu­vie­ra en la ca­be­za, con ochen­ta y cua­tro dipu­tados no se va a nin­gún la­do, así que so­lo to­ca man­te­ner el con­trol del gas­to. Co­rrec­to. Pe­ro un mi­nis­tro de Ha­cien­da de­be ser al­go más que un in­ter­ven­tor ge­ne­ral del Es­ta­do, tie­ne que te­ner un dis­cur­so de país y en­ten­der su pa­pel.

Magdalena Valerio, mi­nis­tra de Tra­ba­jo, es una fun­cio­na­ria del cuer­po de ges­tión de la Se­gu­ri­dad So­cial, que lle­va vein­te años ejer­cien­do to­do ti­po de car­gos pú­bli­cos. Bueno, to­ca ver, aun­que Es­pa­ña, más que su­per­vi­vien­tes, ne­ce­si­ta per­so­nas con ideas, gran­des ideas. Por ello, sí me ge­ne­ra mu­cha más sim­pa­tía el nom­bra­mien­to de Pe­dro Du­que. Ne­ce­si­ta­mos cien­cia, mu­cha cien­cia, y esa es­tá en las uni­ver­si­da­des, la se­de cen­tral del ta­len­to. Lo que no te­ne­mos es el hi­lo con­duc­tor en­tre el co­no­ci­mien­to y el mun­do em­pre­sa­rial. Crear­lo im­pli­ca va­rios cam­bios, el pri­me­ro, po­ner más en va­lor la trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­to que la pu­bli­ca­ción en re­vis­tas aca­dé­mi­cas; es­tas de­be­rían ser un me­dio, hoy son el fin. El se­gun­do, crear un sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio di­ná­mi­co, abier­to, con mo­vi­li­dad geo­grá­fi­ca y re­mu­ne­ra­ción va­ria­ble.

Re­yes Ma­ro­to, mi­nis­tra de In­dus­tria, pro­fe­so­ra de Eco­no­mía de la Car­los III y con nu­la ex­pe­rien­cia en el sec­tor in­dus­trial. La Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Fa­bri­can­tes de Au­to­mó­vi­les y Ca­mio­nes (An­fac) va­lo­ró de for­ma muy po­si­ti­va la crea­ción del mi­nis­te­rio. Hom­bre, y yo tam­bién, pe­ro con ex­per­tos. Un mi­nis­tro no pue­de ve­nir a apren­der, qui­zás ella ten­ga tiem­po pa­ra ello, pe­ro el país des­de lue­go que no.

| J. J. GUI­LLÉN

La de­sig­na­ción de Cal­vi­ño co­mo mi­nis­tra de Eco­no­mía ha si­do uná­ni­me­men­te ce­le­bra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.