Po­lí­ti­cos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Juan Car­los Mar­tí­nez

El re­pen­tino vuel­co en el Go­bierno de Es­pa­ña ca­si no ha da­do tiem­po pa­ra las reac­cio­nes. El día de au­tos, el PP se apre­su­ró a alu­dir al pun­to fuer­te de sus úl­ti­mas cam­pa­ñas: la es­ta­bi­li­dad, en es­te ca­so ame­na­za­da por el Eje­cu­ti­vo dé­bil de Pe­dro Sán­chez. La es­ta­bi­li­dad es, al pa­re­cer, con­di­ción in­dis­pen­sa­ble pa­ra que cual­quier eco­no­mía na­cio­nal fun­cio­ne, por­que si la go­ber­na­ción cae en ori­gi­na­li­da­des, los mer­ca­dos te pon­drán la proa e irás de­re­cho a la rui­na. Pe­ro el la­men­to de los po­pu­la­res por la es­ta­bi­li­dad en ries­go no ha ca­la­do muy hon­do.

Lo que sí pa­re­ce ha­ber­se re­for­za­do es la opinión des­fa­vo­ra­ble de la ca­lle ha­cia la cla­se po­lí­ti­ca en ge­ne­ral. «¿Pe­ro qué elec­cio­nes ga­nó es­te (Sán­chez)?», gri­ta un ca­mio­ne­ro en un bar. «Es­tos po­lí­ti­cos, con lle­gar al po­der, to­do les im­por­ta un pi­to», di­ce, más o me­nos, un con­ter­tu­lio de ba­rra. «Yo soy com­ple­ta­men­te apo­lí­ti­co —tercia otro per­so­na­je fuer­te—, pe­ro es­tos po­lí­ti­cos dan as­co; ya me di­rás adón­de va­mos con es­te y con el co­le­tas». Ha­brá que ver la pró­xi­ma en­cues­ta so­bre las preo­cu­pa­cio­nes de los es­pa­ño­les, pe­ro el tono ge­ne­ral re­sul­ta de­s­es­pe­ran­za­do, co­mo si la po­lí­ti­ca fue­se una fun­ción aje­na y pro­fe­sio­nal.

Po­lí­ti­ca, en su ori­gen, era otra co­sa: la cua­li­dad de los ciu­da­da­nos, los que pue­den vivir en so­cie­dad, por opo­si­ción a los rús­ti­cos, que an­dan por los mon­tes a pe­dra­das con las ca­bras y sus se­me­jan­tes. En sus in­tere­san­tí­si­mas No­ti­cias his­to­ria­les de la con­quis­ta de Tie­rra Fir­me, de fray Pe­dro Si­món (1574-1628), el cro­nis­ta re­la­ta có­mo alen­ta­ron las expediciones pa­ra la bús­que­da de El­do­ra­do las no­ti­cias que con­quis­ta­do­res su­pues­ta­men­te co­no­ce­do­res de aquel país fa­bu­lo­so da­ban acer­ca de «gran­des po­bla­cio­nes de in­dios po­lí­ti­cos, con cu­rio­sas huer­tas y se­men­te­ras y ár­bo­les fruc­tí­fe­ros y pe­re­gri­nos». Po­lí­ti­co y ci­vi­li­za­do eran lo mis­mo. Pe­ro ya no lo ve­mos así. Triun­fa la vi­sión ne­ga­ti­va, y no la de li­ber­ta­rios co­mo Am­bro­se Bier­ce (que nos de­jó de­fi­ni­cio­nes co­mo es­ta: «Cor­sa­rio: Po­lí­ti­co de los ma­res»), sino más bien la de nos­tál­gi­cos de tiem­pos en que los ciu­da­da­nos te­nían prohi­bi­do ser po­lí­ti­cos. Y eso trae mu­cha es­ta­bi­li­dad, pe­ro no gus­ta. Ni si­quie­ra a los mer­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.