El re­to de las py­mes es digital

So­lo una de ca­da cin­co pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas tie­ne un plan de di­gi­ta­li­za­ción Es una evo­lu­ción na­tu­ral e inevi­ta­ble cu­ya re­com­pen­sa apun­ta a una ma­yor com­pe­ti­ti­vi­dad

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Mila Mén­dez

Pla­nea so­bre las em­pre­sas, pe­ro le cues­ta ate­rri­zar del to­do. So­bre to­do, en las de pe­que­ño y me­diano ta­ma­ño. Es de­cir, prác­ti­ca­men­te to­das. En Ga­li­cia y en el con­jun­to del Es­pa­ña. El Mi­nis­te­rio de In­dus­tria cal­cu­la que son el 99 % del to­tal. La di­gi­ta­li­za­ción se ha co­la­do en la lis­ta de asig­na­tu­ras pen­dien­tes. So­lo un 22 % de las py­mes gallegas cuen­tan con un plan pa­ra lle­var­la aca­bo, se­gún el Ob­ser­va­to­rio Vo­da­fo­ne de la Em­pre­sa. A tra­vés del Iga­pe, la Xun­ta ha pues­to en mar­cha un pa­que­te de ayu­das do­ta­do con 10 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra la in­ver­sión en ins­ta­la­cio­nes y la for­ma­ción de equi­pos. Es­te año hay cua­tro con­vo­ca­to­rios abier­tas pa­ra so­li­ci­tar­las.

Sin em­bar­go, a los ti­tu­la­res alar­mis­tas les si­guen mu­chos in­te­rro­gan­tes, em­pe­zan­do por el prin­ci­pal. ¿Qué es la di­gi­ta­li­za­ción? «De­be­ría de ser la in­cor­po­ra­ción, me­di­ta­da y pla­nea­da, de he­rra­mien­tas di­gi­ta­les en hard­wa­re y soft­wa­re al queha­cer dia­rio», de­fi­ne el pro­fe­sor de Eco­nó­mi­cas en la USC Jo­sé Raúl Ca­nay. «Son las nue­vas opor­tu­ni­da­des de es­tra­te­gia que sur­gen con las TIC. El cam­bio no es so­lo tec­no­ló­gi­co, con­lle­va nue­vas ap­ti­tu­des», aña­de a la des­crip­ción Adria­na Da­pe­na, pro­fe­so­ra en la fa­cul­tad de In­for­má­ti­ca de la UdC y coor­di­na­do­ra de la cá­te­dra Eve­ris de Trans­for­ma­ción Di­xi­tal. El ob­je­ti­vo, in­sis­te, es «ha­cer más efi­cien­te el mo­de­lo de ne­go­cio com­bi­nan­do tec­no­lo­gías co­mo ana­lí­ti­ca de da­tos o compu­tación en la nu­be».

Otra cues­tión es có­mo se con­si­gue ser di­gi­ta­les. Ca­nay re­cal­ca: «No es una ne­ce­si­dad por­que sí, por­que se lle­va o por­que lo sub­ven­cio­nan. Se con­fun­de usar or­de­na­do­res o te­ner pre­sen­cia en la web con di­gi­ta­li­zar». Da­pe­na ha­bla de un «desa­rro­llo dis­rup­ti­vo» cu­ya im­plan­ta­ción de­be ser per­so­na­li­za­da. Pa­ra ello, pro­si­gue, «hay que iden­ti­fi­car aque­llos pro­ce­sos que per­mi­tan a la em­pre­sa trans­for­mar­se y ser más com­pe­ti­ti­va. Abar­ca to­das las eta­pas: pro­duc­ción, nue­vos pro­duc­tos, ser­vi­cios, con­ta­bi­li­dad, re­cur­sos hu­ma­nos o már­ke­ting».

LA DO­BLE BRE­CHA

«Hay una bre­cha en el uso de la tec­no­lo­gía en­tre las gran­des em­pre­sas y las py­mes. Pa­ra es­tas úl­ti­mas no es fá­cil asu­mir el cam­bio. Sus res­pon­sa­bles, en mu­chos ca­sos, se sien­ten sa­tu­ra­dos por el gran nú­me­ro de so­lu­cio­nes exis­ten­tes que no son ca­pa­ces de in­te­grar», ad­mi­te Da­pe­na. El sal­to im­pri­me te­mor, so­bre to­do, en­tre los em­plea­dos. Sue­na a au­to­ma­ti­za­ción. «Es­ta­mos vi­vien­do una nue­va era tec­no­ló­gi­ca. Las em­pre­sas de­ben ser cons­cien­tes de que las TIC son las he­rra­mien­tas fun­da­men­ta­les pa­ra adap­tar­se a un eco­sis­te­ma del mer­ca­do en con­ti­nuo cam­bio», tercia sin dar op­ción a los pe­ros la pro­fe­so­ra de In­for­má­ti­ca.

Di­gi­ta­li­zar re­quie­re ade­más una im­por­tan­te in­ver­sión en innovación tec­no­ló­gi­ca. «El ta­ma­ño de la py­me ga­lle­ga — opi­na Jo­sé Raúl Ca­nay—, pe­na­li­za su ca­pa­ci­dad de adap­tar­se. De­ma­sia­das ta­reas que abor­dar por muy po­ca gen­te. Por en­ci­ma, hay una bre­cha ge­ne­ra­cio­nal. Mu­chas es­tán en ma­nos de per­so­nas de más de 50 años».

PRI­ME­ROS PA­SOS

Las py­mes que se de­di­can a la ven­ta de pro­duc­tos fue­ron de las pri­me­ras en com­pren­der los be­ne­fi­cios del mun­do en red. Al me­nos, en una de sus es­fe­ras: la cap­ta­ción de clien­tes. «Ha­ce más de 18 años que ini­cia­mos la in­cor­po­ra­ción de lo digital en nues­tros pro­ce­sos in­dus­tria­les», re­cuer­da San­dro Por­te­la, CEO y co­fun­da­dor de Oky, una fir­ma de mo­da de Vi­go. «Desa­rro­lla­mos he­rra­mien­tas en el te­rreno digital que pa­san por cues­tio­nes de di­se­ño, ges­tión de pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción. To­can to­dos los de­par­ta­men­tos. Ana­li­za­mos los da­tos que nos ofre­cen las re­des so­cia­les y nues­tro trá­fi­co web an­tes de to­mar de­ci­sio­nes. Des­de en­ton­ces, las ven­tas on­li­ne cre­cen. Es muy sen­ci­llo. Aten­der una re­cla­ma­ción de un pe­di­do no en­tre­ga­do a una clien­ta con In­ter­net. ¡Sen­ci­llo y ba­ra­to!», en­fa­ti­za San­dro Por­te­la.

En el ca­so de Ibe­ro­med, con se­de en Pon­te Cal­de­las, na­cie­ron co­mo la ra­ma de co­mer­cio elec­tró­ni­co de una em­pre­sa de­di­ca­da a la ven­ta de pro­duc­tos sa­ni­ta­rios. «La ges­tión de pe­di­dos es­tá to­tal­men­te di­gi­ta­li­za­da. Ade­más, in­ter­na­men­te, nos apo­ya­mos en el cloud com­pu­ting, al­ma­ce­na­mien­to y ges­tión en la nu­be. La fa­ci­li­dad que ofre­ce per­mi­te ac­ce­der a los da­tos des­de cual­quier lu­gar y dis­po­si­ti­vo, lo que nos per­mi­te lle­gar al clien­te de for­ma mu­cho más fá­cil y di­rec­ta. Y con­tro­lar el stock», re­la­ta An­to­nio Gia­das, de Ibe­ro­med. «Con Goo­gle Dri­ve y Da­ta Es­tu­dio lle­va­mos a ca­bo la ges­tión do­cu­men­tal y con Goo­gle Analy­tics seg­men­ta­mos y ges­tio­na­mos la in­for­ma­ción que lle­ga a Ibe­ro­med y de es­ta ma­ne­ra con­se­gui­mos en­ten­der me­jor las pre­fe­ren­cias de nues­tros usua­rios», con­ti­núa Gia­das.

En la car­te­ra de clien­tes de Neo­zink hay des­de star­tups a mul­ti­na­cio­na­les. Tra­ba­jan con sec­to­res tan di­ver­sos co­mo la ban­ca, la in­dus­tria, la tec­no­lo­gía, el re­tail o la ali­men­ta­ción. «El 20 % de la plan­ti­lla son in­ge­nie­ros in­for­má­ti­cos», sub­ra­ya su di­rec­tor eje­cu­ti­vo, Ma­nuel Gar­cía. Son es­pe­cia­lis­tas en már­ke­ting on­li­ne, uno de los ser­vi­cios más de­man­da­dos y ex­ter­na­li­za­dos en la era de la In­dus­tria 4.0. «Tie­ne una com­ple­ji­dad cre­cien­te y re­quie­re un ele­va­do gra­do de pro­fe­sio­na­li­za­ción y es­pe­cia­li­za­ción téc­ni­ca. No se tra­ta de es­tar en la red, sino de es­tar co­rrec­ta­men­te», des­ta­ca. Con fre­cuen­cia, ad­mi­te, tie­nen que re­cu­rrir a la pe­da­go­gía. «Ofre­ce­mos ser­vi­cios de los cua­les los clien­tes des­co­no­cen has­ta su exis­ten­cia».

CA­PA­CI­DA­DES DI­GI­TA­LES

El ti­tu­lar de Eco­nó­mi­cas, Jo­sé Raúl Ca­nay, de­fien­de «la for­ma­ción por en­ci­ma de la sub­ven­ción pa­ra com­prar equi­pos». Se pa­ga por un ser­vi­cio de hos­ting pe­ro, ¿se sa­be ex­pri­mir la nu­be? «Exis­ten ser­vi­cios real­men­te úti­les de or­ga­ni­za­ción que van des­de apli­ca­cio­nes pa­ra tra­tar do­cu­men­tos de for­ma coope­ra­ti­va has­ta he­rra­mien­tas de ges­tión em­pre­sa­rial», de­ta­lla Da­pe­na. Da igual que la py­me se de­di­que a pro­ce­sos ar­te­sa­nos o a la in­dus­tria pri­ma­ria. Se tra­ta de un mé­to­do, de una cul­tu­ra de tra­ba­jo. La cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial es­tá aquí pa­ra to­dos.

El cam­bio no es so­lo tec­no­ló­gi­co, con­lle­va nue­vas ap­ti­tu­des pa­ra po­der cul­mi­nar la trans­for­ma­ción

| RA­MÓN LEIRO, ÓS­CAR VÁZ­QUEZ

DOS ES­TI­LOS. Ibe­ro­med (arri­ba) es la ver­sión e-com­mer­ce de una em­pre­sa de ven­ta de pro­duc­tos sa­ni­ta­rios. Han di­gi­ta­li­za­do sus pro­ce­sos. Tam­bién en Oky, una fir­ma de mo­da vi­gue­sa fun­da­da en 1986. Abrió su e-shop en el 2012. Las TIC les han des­cu­bier­to...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.