«La me­di­ci­na tie­ne que re­to­mar su tra­di­ción hu­ma­nis­ta»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Su­sa­na Luaña

Es vicedecana de la úni­ca facultad de Me­di­ci­na de Ga­li­cia, y por lo tan­to, se sien­te res­pon­sa­ble de la for­ma­ción de los 2.338 fu­tu­ros mé­di­cos que es­tu­dian en San­tia­go. Lo com­pa­gi­na con la do­cen­cia, con su es­pe­cia­li­dad co­mo psi­quia­tra y con su fa­ce­ta em­pre­sa­rial en la clí­ni­ca de psi­co­lo­gía y psi­quia­tría Xun­tos. ¿Su se­cre­to? Te­són, dis­ci­pli­na y prag­ma­tis­mo.

Ángela To­rres na­ció en San­tia­go, pe­ro se crio en Por­to do Son, don­de sus pa­dres eran pro­fe­so­res. Es­tu­dió la ca­rre­ra de Me­di­ci­na «pel­da­ño a pel­da­ño», y tras com­ple­tar su for­ma­ción y tra­ba­jar en Se­vi­lla y en Lon­dres, en el año 2001 se hi­zo con la pla­za de pro­fe­so­ra ti­tu­lar de la facultad de la que es vicedecana des­de ha­ce tres años.

—¿Qué tal la ex­pe­rien­cia?

—Muy bue­na. Es un tra­ba­jo du­ro que no se pue­de in­te­rrum­pir ni fes­ti­vos ni fi­nes de se­ma­na por­que se­gui­mos te­nien­do de­di­ca­ción do­cen­te. Es­te es un bu­que con mu­chos pa­sa­je­ros, por eso a es­ta facultad se le lla­ma en la USC el bu­que in­sig­nia, ya que for­ma­mos a los fu­tu­ros mé­di­cos de to­da Ga­li­cia y esa es una ta­rea de mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad.

—¿Có­mo lo com­pa­gi­na con sus otras res­pon­sa­bi­li­da­des?

—Yo ten­go do­cen­cia en cua­tro ti­tu­la­cio­nes: doy ma­te­rias com­ple­tas en cuar­to de Me­di­ci­na (Psi­quia­tría), en se­gun­do de Odon­to­lo­gía (Psi­co­lo­gía y Co­mu­ni­ca­ción) y en ter­ce­ro de Cri­mi­no­lo­gía (Psi­quia­tría Fo­ren­se) y apar­te, en el más­ter de Neu­ro­cien­cia, por lo que ten­go clases to­dos los días en dis­tin­tos si­tios. ¿Có­mo se ha­ce? Con mu­cha dis­ci­pli­na y apro­ve­chan­do los mo­men­tos bre­ves que uno tie­ne pa­ra des­co­nec­tar y des­car­gar la ba­te­ría.

—¿Có­mo evo­lu­cio­nó la mu­jer en Me­di­ci­na?

—Aho­ra te­ne­mos en el gra­do en Me­di­ci­na 2.338 es­tu­dian­tes y el 68 % son mu­je­res que ac­ce­den ya a es­pe­cia­li­da­des que es­ta­ban tra­di­cio­nal­men­te res­trin­gi­das a los va­ro­nes, co­mo la trau­ma­to­lo­gía. Hoy hay trau­ma­tó­lo­gas y ci­ru­ja­nas. Yo, ade­más, soy res­pon­sa­ble de la sec­ción de pers­pec­ti­va de gé­ne­ro y ten­go una lí­nea de in­ves­ti­ga­ción al res­pec­to. En cuan­to al pro­fe­so­ra­do, si em­pie­zo por el prin­ci­pio ten­go que re­cor­dar que hu­bo mu­je­res con di­fi­cul­ta­des pa­ra ac­ce­der a la ti­tu­la­ción, co­mo Elisa y Gi­me­na Fer­nán­dez de la Ve­ga, que a prin­ci­pios del si­glo XX te­nían que ve­nir cus­to­dia­das por­que sus pro­pios com­pa­ñe­ros las in­sul­ta­ban. Las dos lle­ga­ron le­jos. Y Ro­ber­to No­voa San­tos in­ves­ti­ga­ba pa­ra te­ner evi­den­cias de que ha­bía ra­zo­nes bio­ló­gi­cas en la in­fe­rio­ri­dad de la mu­jer, y sin em­bar­go, en su tra­ba­jo co­ti­diano, en su equi­po de 21 per­so­nas, in­te­gró a cin­co mu­je­res. Aho­ra so­mos 318 pro­fe­so­res y la ma­yo­ría no so­mos mu­je­res, pe­ro es­ta­mos ahí, en la ca­rre­ra y en la in­ves­ti­ga­ción, aun­que to­da­vía ne­ce­si­ta­mos más vi­si­bi­li­dad.

—¿Es un or­gu­llo ser vicedecana de la úni­ca facultad de Me­di­ci­na ga­lle­ga?

—Es un or­gu­llo y una res­pon­sa­bi­li­dad por la tra­di­ción his­tó­ri­ca que re­co­ge­mos de la Es­cue­la Mé­di­ca Com­pos­te­la­na. El 3 de di­ciem­bre, la facultad cum­ple 370 años y te­ne­mos un re­co­rri­do que no po­de­mos ol­vi­dar. Pe­ro te­ne­mos tam­bién mu­chí­si­mos re­tos, ya que for­ma­mos a las per­so­nas que se van a res­pon­sa­bi­li­zar de la sa­lud de los ciu­da­da­nos a tra­vés de una ca­rre­ra muy lar­ga. Pe­ro creo que la me­di­ci­na tie­ne que re­to­mar su tra­di­ción hu­ma­nis­ta. Se da una pa­ra­do­ja; lle­ga­mos a un avan­ce cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co im­pre­sio­nan­te, pe­ro es­ta­mos frag­men­tan­do a los pa­cien­tes y a ve­ces se pier­de la pers­pec­ti­va de la per­so­na que hay de­trás de la en­fer­me­dad. Si per­de­mos eso, per­de­mos la esen­cia de es­ta pro­fe­sión. Re­cor­da­ba Gregorio Ma­ra­ñón que no hay en­fer­me­da­des, sino en­fer­mos.

SAN­DRA ALONSO

Ángela To­rres con­vi­ve en el de­ca­na­to con 370 años de his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.