«Co­mo pro­fe­sio­nal, he cre­ci­do co­mo mu­jer igual que si hu­bie­se si­do un hom­bre»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

Qui­zás esa hue­lla que la for­ma­ción nor­te­ame­ri­ca­na le ha im­pri­mi­do so­bre la pre­emi­nen­cia del ta­len­to le ha­ce te­ner una vi­sión di­fe­ren­te so­bre la dis­cri­mi­na­ción pro­fe­sio­nal en­tre hom­bres y mu­je­res. Y ello, pe­se a ha­ber co­no­ci­do las di­fi­cul­ta­des de con­ci­liar des­pués de criar so­la a sus dos hi­jos.

—¿Cuál es su vi­sión de la mu­jer en los car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad?

—Ha­ce un año asis­tí a una po­nen­cia so­bre la mu­jer en los ni­ve­les de po­der. El men­sa­je de las otras cua­tro po­nen­tes era di­fe­ren­te al mío. Yo no lo com­par­tía por­que nun­ca me he sen­ti­do en in­fe­rio­ri­dad de con­di­cio­nes res­pec­to a un hom­bre. Yo veo el ta­len­to o el per­fil de lo que bus­co.

—¿Aún en el mun­do ára­be en el que tra­ba­ja?

—Lle­vo el ne­go­cio de la con­sul­to­ra pa­ra Orien­te Me­dio y re­ci­bo un tra­to y un res­pe­to re­se­ña­ble en ese mun­do. Va­lo­ro a la per­so­na, al mar­gen de su con­di­ción. Aun­que es cier­to que hay per­so­nas que por se­xo, re­li­gión, et­nia o na­cio­na­li­dad sien­ten dis­cri­mi­na­ción en al­gún mo­men­to.

—Pe­ro las es­ta­dís­ti­cas so­bre la po­si­ción de la mu­jer di­rec­ti­va son una reali­dad.

—Sin du­da, es­toy de acuer­do. Pe­ro yo, co­mo pro­fe­sio­nal, he cre­ci­do co­mo mu­jer igual que si hu­bie­se si­do un hom­bre, aun­que en­tien­do que to­da­vía que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer en ma­te­ria de igual­dad. En las reunio­nes de di­rec­ti­vos, la ma­yo­ría son hom­bres y en mu­chas oca­sio­nes yo soy la úni­ca mu­jer. En el mun­do de la al­ta di­rec­ción si­gue pre­do­mi­nan­do la figura mas­cu­li­na.

Ha­blo de Galicia y pien­so en el mar. No es tan­to lo que vi­sua­li­zo co­mo el sen­ti­mien­to que lle­vo den­tro»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.