Có­mo ser su ma­dras­tra, no su ma­dre

Cuan­do él tie­ne un hi­jo de su pa­re­ja an­te­rior, afron­tas una re­la­ción im­pues­ta, pe­ro tam­bién una opor­tu­ni­dad pa­ra cons­truir víncu­los.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nuestros Hijos - ISA­BEL ME­NÉN­DEZ

TTo­dos so­mos hi­jos de una ma­dre y un pa­dre, y he­mos or­ga­ni­za­do una sub­je­ti­vi­dad, úni­ca e irre­pe­ti­ble con lo que he­mos re­ci­bi­do de ellos. A esos ci­mien­tos se su­man, pa­ra or­ga­ni­zar nues­tra ca­sa in­ter­na, las in­fluen­cias de to­dos los de­más adul­tos que tie­nen un lu­gar afec­ti­vo en nues­tra vi­da: abue­los, her­ma­nos, tíos, maes­tros... Y tam­bién la pa­re­ja del pa­dre o de la ma­dre cuan­do, des­pués de una se­pa­ra­ción, han cons­trui­do un nue­vo nú­cleo fa­mi­liar Crear una nue­va fa­mi­lia no es una ta­rea fá­cil. Con­lle­va una gran com­ple­ji­dad psi­co­ló­gi­ca, pe­ro pue­de traer ma­yor bie­nes­tar a la fa­mi­lia. Ela­bo­rar lo que hi­zo fra­ca­sar la re­la­ción an­te­rior per­mi­te crear una fa­mi­lia me­jor. Eso sí, los co­mien­zos no siem­pre son fá­ci­les, y ha­brá te­mo­res y re­cuer­dos per­tur­ba­do­res. Eli­sa y Da­niel lle­va­ban vi­par­te, vien­do jun­tos seis me­ses. Am­bos es­ta­ban di­vor­cia­dos y él te­nía una ni­ña de seis años de su an­te­rior unión. Eli­sa se em­pe­ña­ba en te­ner una bue­na re­la­ción con la ni­ña, pe­ro le es­ta­ba cos­tan­do. Da­niel no con­fia­ba en la ma­dre de su hi­ja y, sin dar­se cuen­ta, le es­ta­ba pi­dien­do a su nue­va pa­re­ja que fun­cio­na­ra co­mo si fue­ra tam­bién la ma­dre. Eli­sa, a su vez, por no de­cep­cio­nar a Da­niel, in­ten­ta­ba par­ti­ci­par mu­cho en el cui­da­do de la ni­ña, pe­ro em­pe­za­ba a sen­tir­se un po­co per­di­da y ago­ta­da, por­que la pe­que­ña la po­nía en si­tua­cio­nes lí­mi­te y se en­fren­ta­ba a ella cons­tan­te­men­te. Por su la ni­ña no so­lo es­ta­ba ce­lo­sa de la nue­va pa­re­ja de su pa­dre, sino que tam­bién se sen­tía cul­pa­ble si la acep­ta­ba, por­que lo vi­vía co­mo si fue­ra una trai­ción a su ma­dre. Cuan­do Eli­sa pu­do po­ner pa­la­bras a sus sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos, to­do cam­bió. Lo­gró dar­se cuen­ta de lo que le es­ta­ba pa­san­do al acu­dir a una psi­co­te­ra­pia: se ocu­pa­ba de­ma­sia­do de la hi­ja de Da­niel en un in­ten­to de re­pa­rar el aban­dono que ha­bía sen­ti­do de ni­ña. Ade­más, al cui­dar­la cum­plía con lo que su pa­re­ja es­pe­ra­ba de ella y, a la vez, ale­ja­ba a la ni­ña de su pa­dre, con lo que se ha­cía la ilu­sión de te­ner­lo so­lo pa­ra ella. Eli­sa te­nía ce­los de la ni­ña. Pe­ro su ago­bio se fue di­lu­yen­do cuan­do de­jó de ejer­cer de “ma­dre sus­ti­tu­ta”. En­ton­ces la pe­que­ña co­men­zó a lla­mar­la Eli y a ha­cer­le ca­so en al­gu­nas co­sas. Así con­si­guió co­lo­car­se en un lu­gar más ade­cua­do.

Cul­pa y ce­los

La for­ma de nom­brar esa re­la­ción de­fi­ne en gran par­te el víncu­lo. Es muy dis­tin­to lla­mar­la por el nom­bre de pi­la o “la no­via de pa­pá”. En es­ta ma­ne­ra de nom­brar­la se de­fien­de el lu­gar de la ma­dre y que­da se­ña­la­ba co­mo miem­bro de otro nú­cleo fa­mi­liar. Cuan­do el hi­jo o la hi­ja se de­ci­den por el nom­bre de pi­la, la re­la­ción es más per­so­nal y ya no so­lo tie­ne que ver con el pa­dre, por lo que los ni­ños pue­den vi­vir a ese ter­ce­ro co­mo al­guien que les apor­ta sos­tén y ayu­da. Los con­flic­tos en­tre los hi­jos y la nue­va pa­re­ja pa­san por leal­ta­des y fi­de­li­da­des a la fa­mi­lia de ori­gen. Por su par­te, el miem­bro de la nue-

A ve­ces, el mie­do a de­cep­cio­nar a la pa­re­ja di­fi­cul­ta po­ner lí­mi­tes a sus hi­jos.

va pa­re­ja que ya tie­ne hi­jos tie­ne que dar un lu­gar al otro pa­ra que ejer­za las fun­cio­nes ma­ter­na­les. Cuan­do los ni­ños se sientan se­gu­ros, acep­ta­rán la ayu­da que pue­de ve­nir de la nue­va pa­re­ja de su pa­dre. Es­ta­ble­cer una co­mu­ni­ca­ción ca­paz de cons­truir só­li­dos la­zos afec­ti­vos con los pe­que­ños es la ta­rea a la que ha­brá que de­di­car más tiem­po y la que con­lle­va di­fi­cul­ta­des. Pa­ra los ni­ños, en prin­ci­pio, la nue­va mu­jer del pa­dre se­rá la “ma­dras­tra”, por­que sir­ve pa­ra de­po­si­tar en ella to­do lo ma­lo que ha ocu­rri­do en­tre su pa­dre y su ma­dre. Los hi­jos ne­ce­si­tan tiem­po pa­ra dar­se cuen­ta de que ella no les ha “ro­ba­do” a su pa­dre y li­be­rar­se del sen­ti­mien­to de des­pro­tec­ción que to­do hi­jo de pa­dres se­pa­ra­dos su­fre. La nue­va pa­re­ja tam­bién re­quie­re tiem­po pa­ra acep­tar a unos ni­ños aje­nos que lle­gan de gol­pe y no de­be ce­der a la ten­ta­ción de tra­tar de lle­nar un va­cío que no exis­te. No hay que com­pe­tir con la ma­dre, a quien tam­po­co se de­be cri­ti­car, aun­que no se com­par­tan sus re­glas edu­ca­ti­vas. Los hi­jos sue­len des­pla­zar su en­fa­do ha­cia la nue­va mu­jer de su pa­dre, que tie­ne que po­ner lí­mi­tes pa­ra ha­cer­se res­pe­tar. La co­mu­ni­ca­ción de la pa­re­ja es fun­da­men­tal pa­ra que el pro­yec­to sal­ga ade­lan­te y es el pa­dre el que tie­ne que apo­yar esos lí­mi­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.