«Me pre­sen­té a tres concursos y ga­né los tres, no me pue­do que­jar»

Vol­vió a triun­far en la com­pe­ti­ción más im­por­tan­te de Es­pa­ña de ro­bó­ti­ca mó­vil

La Voz de Galicia (Viveiro) - Viveiro local - - A MARIÑA - YO­LAN­DA GAR­CÍA

Otra vez. Ál­va­ro Mar­tí­nez Fer­nán­dez (Ri­ba­deo, 1996) ha vuel­to a lo­grar­lo. Es­ta vez con EOIS, el nom­bre del ro­bot con el que lle­gó a la pri­me­ra po­si­ción, por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo, en el II As­ti Ro­bo­tics Bur­gos, con­si­de­ra­da la com­pe­ti­ción más im­por­tan­te de Es­pa­ña de ro­bó­ti­ca mó­vil. En es­ta edi­ción, con unos 300 par­ti­ci­pan­tes y más de 1.800 vi­si­tan­tes en la cita. Hay que re­cor­dar que el jo­ven ri­ba­den­se ya ga­nó en no­viem­bre del año pa­sa­do la ba­ta­lla de ro­bots de A Coruña, den­tro de la Feria de Tec­no­lo­gía Abier­ta. Si­gue su­man­do.

—¡Ha vuel­to a ga­nar en Bur­gos!

—Ha­ce un año me pre­sen­té al mis­mo tor­neo y ga­né con mis com­pa­ñe­ros (éra­mos seis) de In­ge­nie­ría In­for­má­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Bur­gos. En no­viem­bre me pre­sen­té al com­ba­te de ro­bots en A Coruña, que ga­né. Y este año, otra vez en Bur­gos.

—¿Co­mo fue el úl­ti­mo tor­neo?

—Lo or­ga­ni­za As­ti Ro­bo­tics, una em­pre­sa de au­to­ma­ti­za­ció in­dus­trial me­dian­te ro­bots. Or­ga­ni­za un con­cur­so a ni­vel na­cio­nal, el más im­por­tan­te en la mo­da­li­dad. En com­pa­ra­ción con un com­ba­te de ro­bots o ve­lo­cis­tas, que son los ro­bots que si­guen una lí­nea muy rá­pi­da, co­mo una ca­rre­ra, es­ta prue­ba te­nía un ni­vel de com­ple­ji­dad lo­gís­ti­ca mu­cho ma­yor. Los ro­bots te­nían que ser más com­ple­jos. En una de las prue­bas, ha­bía una cua­drí­cu­la Ál­va­ro Mar­tí­nez par­ti­ci­pó en el cer­ta­men de Bur­gos con el nom­bre de Ría de Ri­ba­deo Ro­bó­ti­ca. El nom­bre de su ro­bot, EOIS, lo pu­so por có­mo se lla­ma el barco de un ami­go su­yo.

pin­ta­da en el sue­lo de co­lor ne­gro con coor­de­na­das; te da­ban unas coor­de­na­das de ori­gen y des­tino y el ro­bot te­nía que cal­cu­lar la ru­ta y eje­cu­tar­la. Otra se lla­ma­ba «mi­ni­fá­bri­ca», con cir­cui­tos im­pre­sos en el sue­lo y zo­nas de re­co­gi­da y de­pó­si­to de pa­lés. Otra prue­ba era de bo­los y otra era de su­mo. Y por úl­ti­mo, otra que era un laberinto.

—Me­nu­da ra­cha en concursos.

—Me pre­sen­té a tres concursos y ga­né los tres, así que no me pue­do

—¿Le pue­de ayu­dar to­do es­to en el mer­ca­do la­bo­ral fu­tu­ro?

—Ayu­da un mon­tón a en­san­char el cu­rrícu­lo.

—¿Y ha­ce fal­ta ser un «co­co» pa­ra el mun­do de la ro­bó­ti­ca?

—Ha­ce fal­ta te­ner pa­cien­cia y ga­nas de ha­cer­lo, en reali­dad.

—¿Cuán­do vino el gu­sa­ni­llo?

—Re­cuer­do decirle a mi ma­dre que que­ría ser in­ven­tor, de pe­que­ño. Des­de el pri­mer tor­neo al que me pre­sen­té empecé a to­mar con­tac­to con la ro­bó­ti­ca y no pa­ré. Ha si­do un año in­ten­so.

—¿Es di­fí­cil crear un ro­bot?

—Pues el mío que com­pi­tió el sá­ba­do empecé a desa­rro­llar­lo des­de pri­me­ros de enero. Es muy te­dio­so. El día de la com­pe­ti­ción tu­ve pro­ble­mas por­que se que­mó. Lo pa­sa­mos mal en al­gún mo­men­to.

—¿Qué le gus­ta­ría que le fa­ci­li­ta­ra en la vi­da un ro­bot?

—Con te­ner uno que me tra­je­ra la be­bi­da de la co­ci­na a la ha­bi­ta­ción se­ría su­fi­cien­te.

CEDIDA POR ÁL­VA­RO MAR­TÍ­NEZ

Ál­va­ro Mar­tí­nez, de Ri­ba­deo, en el mo­men­to de la en­tre­ga del pre­mio en la con­vo­ca­to­ria ce­le­bra­da en Bur­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.