En for­ma con el tai­chí en Ce­lei­ro

Es­tas mu­je­res de 70 a 83 años lle­van años prac­ti­can­do la mi­le­na­ria téc­ni­ca orien­tal

La Voz de Galicia (Viveiro) - Viveiro local - - A MARIÑA - YO­LAN­DA GARCÍA

Ima­gi­né­mo­nos que es­ta­mos en Chi­na. Sí, Chi­na. Pa­sea­mos por un her­mo­so par­que en Pe­kín. Al ama­ne­cer, se­gu­ra­men­te vea­mos có­mo gru­pos de ma­yo­res prac­ti­can con en­tu­sias­mo el an­ti­guo ar­te mar­cial chino del tai­chí. Es la gim­na­sia sua­ve que vino de allá ha­ce tiem­po y que en A Ma­ri­ña ca­ló en­tre po­bla­ción jo­ven... y no tan jo­ven (re­fi­rién­do­nos a la edad, no al es­pí­ri­tu). Un ejem­plo lo te­ne­mos en Ce­lei­ro, en Vi­vei­ro. La ver­dad es que la Ca­sa do Forno y su en­torno se pres­tan pa­ra la prác­ti­ca: pa­re­des de pie­dra, sa­la lu­mi­no­sa y es­pa­cio­sa, campo ver­de y con ár­bo­les en ple­na ebu­lli­ción pri­ma­ve­ral... Rei­na la paz, mien­tras un gru­po de una de­ce­na de mu­je­res de en­tre 70 y 83 años rea­li­zan los ejer­ci­cios si­guien­do las in­di­ca­cio­nes de José Ma­nuel Be­llas. Es el mo­ni­tor de es­te gru­po que co­men- zó ha­ce ca­si diez años. En es­ta cla­se en con­cre­to es­tán Do­lo­res Fran­co (la más lon­ge­va), Cha­ro Mei­tín, Ol­ga Fernández, Luz Ri­vas Co­bo, Mi­la­gros Va­re­la Cin­za, Ma­nue­la Cam­bei­ro, Carmen Pino Fernández y Carmen González Po­sa­da. Fal­tan Fe­li, Ma­ru­xa, Til­de y Carmen, avi­san las pre­sen­tes. Son al­re­de­dor de 13, pe­ro lle­ga­ron a ser unas 30.

Ha­bla Ma­nue­la: «Em­pe­cei por fa­cer un pou­co de exer­ci­zo. Non sa­bía o que era o tai­chí. O día que non vi­mos pa­re­ce que es­ta­mos máis aga­rro­ta­das». «O día que ve­ño a xim­na­sia ou se vou an­dar ata dur­mo me­llor. Aquí re­lá­xas­te, es­tás coas com­pa­ñei­ras... Eu bó­too de me­nos can­do se aca­ba», si­gue Cha­ro Mei­tín. «É un­ha ru­ti­na», aña­de Mi­la­gros.

Be­llas ex­pli­ca que lo que más cues­ta es in­tro­du­cir «for­mas, se­cuen­cias de téc­ni­cas con­ti­nua­das; o que máis lles gus­ta é fa­cer xim­na­sia, moverse... Non é tai­chí cen por cen, é un­ha xim­na­sia un pou­co light, xim­na­sia atai­cha­da di­ga­mos, re­la­xa­da, len­ta, sua­ve e non re­per­cu­te nas ar­ti­cu­la­cións(...) Ta­mén tra­ba­lla­mos moi­to a coor­di­na­ción». A ve­ces re­cu­rren a las pe­lo­tas de pi­la­tes o al «bo», un pa­lo de 1,82 me­tros de lar­go. Él re­cuer­da la re­cien­te vi­si­ta del maes­tro Ko­da­ma a Vi­vei­ro: «Di que de quen apren­deu máis foi dun­ha se- ño­ra maior. Es­ti­vo con ela ca­tro ho­ras... pe­ro non a vol­veu a ver».

«Es­ta­mos de ma­ra­vi­lla», di­cen las alum­nas de su pro­fe­sor. Y le dan no­ta al­ta: 10, 9... «Da ca­ña», se­ña­la Carmen. «Fa­ce­mos o que po­de­mos», de­fien­de otra. «Se po­de­mos, vi­mos, por­que o pa­sa­mos ben», aña­de otra com­pa­ñe­ra. Lo tie­nen cla­ro: «Non o dei­xa­mos».

Les pi­do que avi­sen si van a Chi­na: «Se nos pa­gan a via­xe...»

P. LOSADA

El gru­po de mu­je­res que acu­de dos ve­ces por se­ma­na a la Ca­sa do Forno pa­ra rea­li­zar los ejer­ci­cios guia­das por José Ma­nuel Be­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.